ESTÁS LEYENDO...

ANTIBIÓTICOS ¡Seamos prudentes!

ANTIBIÓTICOS ¡Seamos prudentes!

ANTIBIÓTICOS ¡Seamos prudentes!

“Tengo un hijo de cuatro años y todos los años por esta época se pone malo con algún resfriado o gripe. Siempre que voy al pediatra tarda muchos días en mandarme antibióticos. No entiendo por qué tardan tanto en prescribirlos y tampoco que en la farmacia no los den sin receta ¿podría explicarme los motivos?” María C. (Cáceres)

Buena pregunta, porque precisamente este 18 de noviembre se celebra el Día Europeo para el uso prudente de los antibióticos. El uso de antibióticos tiene un fuerte carácter estacional, concentrado en los meses de noviembre a febrero, es decir, coincidiendo con el período de máxima prevalencia de infecciones respiratorias, la mayoría de ellas virales. La razón por la que se pide prudencia a los profesionales a la hora de prescribir antibióticos y al farmacéutico a la hora de dispensarlos, no es otra que la resistencia que se pueda generar debido a un uso inadecuado de estos medicamentos, de manera que con el tiempo puedan perder eficacia. De entrada, utilizar un antibiótico para procesos virales es ya de por sí un uso inadecuado, ya que los antibióticos sólo tienen eficacia frente a bacterias y no frente a virus. Esta prudencia además es prioritaria cuando hablamos de los primeros cinco años de vida, ya que es justo en este período cuando se produce la mayor exposición innecesaria a antibióticos de toda la población general y cuando se concentran la mayoría de infecciones respiratorias cuya etiología es fundamentalmente viral, como es el caso de una gripe o un resfriado. Por lo tanto, como madre, es importante que sepas que tratar un proceso vírico respiratorio con un antibiótico no solo carece de utilidad y somete a tu hijo a riesgos innecesarios, reacciones alérgicas y otros efectos adversos, sino que además, el impacto ecológico sobre la flora respiratoria e intestinal que se deriva de su consumo es considerable.

Es más, las resistencias a antibióticos también se han descrito en el caso de bacterias patógenas que causan infecciones pediátricas de tipo bacteriano, y para las que sí está indicado el uso de antibióticos (otitis, amigdalitis), como es el caso de Streptococcus pneumoniae, y Haemophilus influenzae, presentando teresa martinasas importantes de resistencia a las familias de antibióticos considerados de primera elección. Esto es así porque un uso inadecuado de estos antibióticos termina eliminando las bacterias sensibles y favoreciendo el crecimiento de las bacterias resistentes, así como su posible diseminación posterior. Así pues, la acción de los antibióticos puede afectar no solo al individuo que los toma sino también a su familia, a la comunidad y a la sociedad en su conjunto.

Recuerda:

  •  Según un estudio europeo comparativo reciente recogido en la web del Ministerio de Sanidad, España se encuentra entre los países de Europa con mayor grado de automedicación con antibióticos y de acopio de los mismos en el hogar.
  • Las resistencias a los antibióticos aumentan si se usan innecesariamente o si se utilizan aquellos de amplio espectro cuando no están indicados.
  • Se administran dosis insuficientes.
  • Se suspende el tratamiento antes de cumplir el tiempo necesario, que es muy variable dependiendo del tipo de infección.

 



COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.