200 expertos elaboran un plan para mejorar el abordaje del TDAH

0
969

El abordaje del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) en España necesita mejorar. Por este motivo, un grupo multidisciplinar de más de 200 expertos del campo científico, asistencial, educativo y socioeconómico, además de pacientes, ha elaborado, como parte del Proyecto PANDAH-Plan de Acción en TDAH, un plan de actuación para introducir cambios en los planteamientos actuales. Entre ellos, el establecimiento de protocolos de cribado, ya que una de las principales barreras a las que se enfrentan los pacientes es la dificultad para tener un diagnóstico o, si se consigue, el retraso con el que llega.

Los expertos han agrupado su plan de acción en cinco grandes ámbitos:

Detección: introducción en los controles periódicos de salud infantil
“La detección es fundamental para la prevención, la evolución y el manejo del trastorno. Sin embargo, sigue siendo tardía en España”, señala César Soutullo, coordinador del Proyecto PANDAH y Director de la Unidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente de la Clínica Universidad de Navarra. Para mejorar este aspecto, el informe propone protocolizar cribados en centros escolares, centros de salud y población con conductas de riesgo (violencia, consumo de drogas, etc), además de introducir el TDAH como parte de los controles periódicos actuales de salud infantil. “Detectando a los pacientes antes podemos iniciar también antes el tratamiento multimodal, lo que equivale a tener la oportunidad de mejorar sus capacidades, desarrollo y calidad de vida”, apunta el experto.

Atención durante todas las fases de la vida y apoyo económico
A fin de mejorar la asistencia a lo largo de todas las fases de la vida, el Comité de expertos propone crear protocolos nacionales consensuados entre educación, sanidad y servicios sociales como garantía para mejorar la transición a la vida adulta. Asimismo, proponen establecer una figura de referencia para la asistencia al paciente. El apoyo económico es otro de los aspectos necesarios para mejorar el abordaje del TDAH. Se ha demostrado que el tratamiento multimodal es el más efectivo para el TDAH. Este tipo de tratamiento, que incluye el farmacológico y el no farmacológico, como terapia psicológica y psicopedagógica, debe adaptarse a las necesidades de cada caso. “Este tipo de tratamiento requiere unos gastos y una dedicación que no todas las familias pueden permitirse, por lo que el apoyo económico sería de gran relevancia para mejorar los niveles de cumplimiento terapéutico y adherencia de los pacientes”, señala Fulgencio Madrid, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (FEAADAH).


Políticas públicas
El TDAH condiciona todos los ámbitos de la vida de la persona, desde la infancia hasta la vida adulta, por ello es necesario implementar una respuesta integral desde el ámbito institucional a la problemática de estas personas. Los expertos proponen incluir este trastorno en los diversos sectores de actuación pública (principalmente educación, sanidad, justicia y política social), fomentando un marco legislativo y ejecutivo a todos los niveles, con una intervención protocolizada y coordinada entre todos los sectores. “La inversión en políticas públicas no solo redundaría en beneficios vitales para los afectados de TDAH y sus familiares, sino también en el conjunto de la sociedad, pues reduciría el impacto económico sobre la red de servicios públicos”, refleja el informe.

Formación
El TDAH debe ser entendido como un factor de riesgo evolutivo, ya que puede ensombrecer el desarrollo de quien lo padece, aumentando algunos riesgos, como el fracaso escolar, el consumo de drogas en la adolescencia o los trastornos emocionales. Por ello que la prevención es una oportunidad también en el TDAH, como lo es en el resto de la medicina. Entre las acciones a desarrollar destaca la formación de los profesionales que, directa o indirectamente, están relacionados con este trastorno. Estos profesionales actualmente no están recibiendo una formación específica en TDAH en la mayoría de los casos. “Mejorar la formación de los profesionales implicados, especialmente en los ámbitos de la sanidad y la educación, aunque no solo, repercutiríaen un desarrollo profesional más adaptado a las circunstancias reales y necesidades  actuales de la sociedad. Invertir en formación es la mejor garantía de un futuro mejor”, subraya el Dr. Javier Quintero, Jefe de Psiquiatría del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid y Director de Psikids.
Asimismo, Marisa Mariana, miembro de la directiva de COPOE, Confederación de Organizaciones de Psicopedagogía y Orientación de España, apunta que “los profesionales que ejercemos en el ámbito de la educación podemos aportar mucho en este trastorno. Tenemos un contacto directo con el alumnado con TDAH y les acompañamos desde su identificación y a lo largo de su desarrollo, a través de medidas que les permitan superar las dificultades de la falta de atención e hiperactividad, así como las implicaciones que el TDAH tendrá en su futuro. Contribuimos al desarrollo tanto educativo como personal, no solo en el ámbito educativo, en coordinación con los equipos docentes y estableciendo las correspondientes medidas de atención a la diversidad, sino también en el familiar, con la coordinación de pautas educativas coherentes con las del centro educativo y el ámbito sanitario. Consideramos que la participación de los orientadores es una de las claves del éxito de la intervención multimodal, porque actuamos de bisagra entre el ámbito educativo, social y sanitario”.

Sensibilización social
La información veraz sobre el TDAH es necesaria para mejorar la concienciación, ya que los niveles de estigmatización siguen siendo altos. Si bien la visibilidad del TDAH en los medios de comunicación ha aumentado en los últimos años, “es necesario que las informaciones se basen en fuentes contrastadas científicamente”, apunta Alipio Gutiérrez, presidente de la ANIS (Asociación Nacional de Informadores de la Salud). Además, los expertos proponen a medios de comunicación, sociedades científicas y asociaciones de pacientes implementar campañas de concienciación para mejorar el conocimiento general que la población tiene sobre este trastorno actualmente.

El TDAH en cifras
El TDAH es uno de los trastornos del neurodesarrollo más frecuentes en la infancia y la adolescencia y una de las principales causas de fracaso escolar y de incapacidad para mantener y desarrollar relaciones sociales. En España, se estima que lo padece un 6,8% de niños y adolescentes, con una mayor prevalencia en niños varones que en chicas. Este trastorno tiene un gran impacto en el desarrollo y la vida del niño, de su familia y su entorno en general. Esta realidad se traduce en un incremento de las consultas médicas y en la necesidad de intervención de los equipos de orientación educativa de los centros escolares.

Aunque a menudo se considera un problema infantil, en muchos casos el TDAH persiste durante la etapa adulta. Se sabe que hasta un 50% de los niños que presentaban TDAH en la infancia continúa presentando síntomas conductuales y cognitivos en la edad adulta. Las estimaciones actuales de la prevalencia de TDAH en adultos la sitúan en torno a un 3-4%. Estos pacientes presentan dificultades en sus relaciones sociales, laborales y familiares.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here