Un cigarrillo contiene 3.500 productos tóxicos como monóxido de carbono, acetona, naftalina, disolventes, cianuro, alquitrán e incluso algún elemento radioactivo. De todas estas sustancias, solo la nicotina tiene una capacidad adictiva 5 veces superior a la de la cocaína. Con todos estos argumentos, ¿te decides a dejarlo hoy?

El tabaquismo es una enfermedad adictiva, crónica y recurrente. Por ello, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) nos recuerda que dejar de fumar es la decisión más saludable que cualquier persona puede tomar en cualquier momento de su vida. Y para ayudar en esta determinación los expertos en tabaquismo de SEPAR ofrecen múltiples argumentos para animar a los fumadores, recordándonos que existen tratamientos y programas eficaces para conseguir vencer el hábito tabáquico.

“Los fumadores no son conscientes de que un cigarrillo es un producto diseñado para crear y mantener la adicción, la nicotina tiene una capacidad adictiva que supera 5 veces a la cocaína y su única finalidad es producir una falsa sensación de placer que engancha”, expone el doctor Juan Antonio Riesco, coordinador del Año SEPAR 2015-2016 de la EPOC y el tabaco, “una adicción que además acaba matando a la mitad de sus consumidores habituales”.

3.500 razones para dejar de fumar
A la hora de encontrar argumentos que te ayuden a dejar de fumar, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica los encuentra fácilmente. Empezando por todo lo que se inhala y llega a los pulmones al encender un cigarrillo: más de 3.500 sustancias tóxicas para la salud y que de ningún otro modo aceptaríamos inhalar o ingerir: monóxido de carbono, acetona, naftalina, disolventes, amoniaco, un veneno tan potente como el arsénico, insecticida DDT, plomo, cadmio, incluso elementos radioactivos como Polonio 210, y hasta 40 sustancias cancerígenas como por ejemplo, el alquitrán que al quemar se descompone en hidrocarburos policíclicos. Además, el tabaco es una DROGA que produce más dependencia en quien la consume que la heroína o la cocaína. Hace que el fumador se mantenga fumando durante años (una media de 30 años).

La droga “muerte”
El tabaco es responsable de aproximadamente 50.000 muertes anuales en España: a él se achacan el 30% de las muertes por cáncer, el 20% de las producidas por enfermedades cardiovasculares y del 80% de las causadas por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).


Lo que ganarás

  • El riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, respiratorias y cancerosas disminuye considerablemente.
  • Ganarás en agilidad física y rendimiento en el deporte.
  • Aumentará tu capacidad respiratoria.
  • Mejorarás la oxigenación de los tejidos y órganos, lo que se traduce en un aumento de la elasticidad de la piel, una disminución de las arrugas, etc.
  • Mejorará tu aspecto personal: desaparecerá el mal aliento y el mal olor de tu ropa y de la casa; olvídate del color amarillento que deja el cigarrillo en las manos y uñas.
  • Se regulará tu tensión arterial y tu frecuencia cardíaca a los 20 minutos de no fumar.
  • Los niveles de monóxido de carbono y oxígeno se normalizarán a las 24-48 horas.
  • Recuperarás el gusto y el olfato pasadas 48 horas.
  • Las piernas cansadas o con varices también se beneficiarán.
  • Si estás embarazada, se eliminan algunos riesgos graves para tu hijo.
  • En mujeres que toman anticonceptivos se reduce el riesgo de infartos y embolias.
  • Se iguala el riesgo de padecer cáncer de pulmón y otros tumores al de los no fumadores, pasados 10 a 15 años sin fumar.
  • Se iguala el riesgo de padecer infartos, trombosis o embolias cerebrales al de los no fumadores, tras cinco años sin fumar.

Una persona que consume un paquete de cigarrillos al día se gasta al año alrededor de 1.460 €.

Datos que darán que pensar

  1. El tabaco disminuye la calidad de vida.
  2. El 30% de la población española mayor de 16 años fuma. Lo que significa que 14 millones de personas están inhalando directamente un carcinógeno, como es el humo del tabaco.
  3. Los fumadores viven menos: a partir de los 35 años, por cada año fumado se estima una pérdida de 3 meses de vida. Cada fumador pierde una media de 16 años de vida.
  4. Las personas fumadoras tienen más riesgo de enfermar. El tabaco produce 25 enfermedades conocidas divididas en tres grandes grupos de enfermedades: tumorales, cardiovasculares y respiratorias crónicas.
  5. El 30% de los cánceres, el 20% de las enfermedades cardiovasculares y el 80% de las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas (EPOC) están producidas por el consumo de tabaco. El tabaco está en el origen del 90% de los casos de cáncer de pulmón. Además, en las últimas décadas, los expertos han observado un claro incremento de la incidencia en mujeres, debido a su incorporación al tabaquismo.
  6. El 50% de las personas que fuman morirán prematuramente como consecuencia del tabaco. Tantas como si cada día se estrellara un avión con más cien pasajeros a bordo, sin que quedase ningún superviviente.
  7. El tabaquismo pasivo no es sólo un problema de convivencia. El riesgo de padecer cáncer broncopulmonar se incrementa en un 35% en los fumadores pasivos o involuntarios.
  8. De madre a hijo: el tabaquismo en las mujeres, al igual que la obesidad, acaba modificando sus células (también las del endometrio). Esto produce que el líquido endometrial cambie también y en su secreción, se encuentre la liberación de información genética de la gestante que es tomada por el embrión, modificando así su desarrollo. Esta comunicación puede inducir a que en el embrión se expresen o se inhiban funciones específicas dándose lugar a modificaciones que nos muestra el proceso de transmisión de enfermedades como la diabetes o la obesidad.
  9. La reducción de peso, el control de la sal en las comidas, la reducción del consumo de alcohol y tabaco y la actividad física son los factores más relevantes a la hora de reducir el riesgo de sufrir hipertensión.
  10. No fumar, llevar una alimentación equilibrada y sana, un descanso adecuado y la práctica de ejercicio ayudan a mantener una adecuada salud de sus encías.

En el tabaco todo suma
No hay que olvidar que el tabaquismo es un trastorno adictivo y, como tal, requiere la intervención de profesionales sanitarios. Según la doctora Mª Jesús García Blanco, presidenta de la Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo (SEDET) “nuestra filosofía es que en el tabaco todo suma”. De ahí, la importancia que tienen todos los profesionales sanitarios a la hora de ayudar a que nuestra población sea una población cada vez más sana y consciente de los efectos negativos que provoca el tabaco; ya no sólo para el fumador activo, sino también para el fumador pasivo.

Una de las ayudas creadas por SEDET y que cuenta con el aval del Ministerio de Sanidad, es la aplicación móvil “S’Acabó”, una app gratuita para teléfonos móviles (sistemas operativos IOS y Android) específicamente diseñada para dejar de fumar. Puedes descargarte la aplicación “S’Acabó” directamente desde la página web de SEDET y del Ministerio de Sanidad.

El farmacéutico, clave
Facilitar el abandono del tabaquismo constituye una de las intervenciones sanitarias preventivas más necesarias y con un mayor coste-efectividad. La farmacia es un enclave estratégico para ello, ya que es el lugar donde más fácilmente se detecta a los fumadores, se valora la disponibilidad que tienen para abandonar el hábito y donde la ayuda resulta más asequible para aquellos que deseen dejar de fumar. Además de la formación en cesación tabáquica del farmacéutico, la farmacia constituye el centro sanitario más accesible para el ciudadano.

Para que el fumador supere su dependencia y deje de fumar a través de un procedimiento guiado por el farmacéutico, los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Aragón han elaborado la Guía para dejar de fumar Tu farmacéutico te ayuda. Además de la ficha para apuntar las características del paciente, la guía incluye el Test de portadaguía2-223x300Richmond, para conocer la verdadera motivación del fumador a la hora de dejarlo, así como el test de Fagerström, para valorar su dependencia a la nicotina. La guía incluye un calendario de visitas para realizar un seguimiento del exfumador y controlar los posibles efectos adversos de la medicación y/o síntomas de abstinencia como por ejemplo, irritabilidad, ansiedad, cansancio, cefalea, estreñimiento o insomnio. El farmacéutico derivará al paciente al médico en las situaciones que así lo requieran (menores de 18 años, mayores de 70, polimedicados, alta dependencia nicotínica, patologías cardíacas o metabólicas no controladas, etc.). Por eso la guía también incluye un informe para el médico.

En esta preparación para dejar de fumar, el vocal de Atención Farmacéutica del COFZ, Luis Hernández Tomás, destaca la importancia de avisar a familiares y amigos de la intención de abandonar el tabaco ya que “su ayuda y compresión serán importantes para el éxito”; también recomienda elegir un día para dejarlo, “lo llamamos el día D”, que no coincida con días de tensión, cambios que alteren el estado de ánimo o celebraciones. Por último, Hernández recuerda que “las ganas de fumar no son eternas, desaparecen al cabo del tiempo”.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...