700.000 personas padecen hipotiroidismo en España

0
679
El hipotiroidismo es una producción deficiente de hormonas
tiroideas. Es la enfermedad más frecuente del tiroides, que padecen
casi 700.000 personas en España (en torno al 2% de la población).
Cansancio crónico, debilidad, piel seca, intolerancia al frío, caída de
pelo, dificultad de concentración, mala memoria, estreñimiento y
aumento discreto del peso corporal, son algunos de los síntomas que se
presentan en las personas que lo padecen cuando es severo. Si es poco
intenso puede pasar desapercibido, descubriéndose al hacer análisis de
sangre.

El tiroides es una glándula endocrina, es decir, una
agrupación de células que segrega sustancias, que son las hormonas, que
vierte a la sangre. Está formado por dos lóbulos a ambos lados de la
tráquea unidos en la zona central por un istmo, lo que provoca que
tenga forma de mariposa. Según el profesor Manel Puig Domingo,
Vicepresidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición,
“su función es fundamental, ya que se encarga de regular el metabolismo
del cuerpo, regula la producción de proteínas, así como la sensibilidad
del cuerpo a otras hormonas”. No obstante, este experto hace hincapié
en la falta de conocimiento por parte de la población general respecto
a los trastornos que pueden darse en relación a esta glándula.

Por
ello, en el marco del 52 Congreso de la Sociedad Española de
Endocrinología y Nutrición, tiene lugar la celebración de la Semana
Internacional del Tiroides, “con el fin de dar a conocer los trastornos
asociados a la glándula tiroides y los síntomas de los mismos a la
población general, así como concienciar sobre la importancia de
prevenirlos, diagnosticarlos y tratarlos cuanto antes”, explica el
profesor Puig Domingo. Se trata de una iniciativa de divulgación que se
lleva a cabo en todo el mundo con el auspicio de la Federación
Internacional del Tiroides y de otras sociedades científicas
internacionales dedicadas al estudio de esta glándula y que, en España,
está impulsado por la SEEN, con la colaboración de Merck Serono.

Hipotiroidismo
Los
mayoría de los trastornos del tiroides son más frecuentes en las
mujeres que en los varones. Según el profesor Puig Domingo, “la razón
es que la mujer es más propensa a las enfermedades autoinmunes y en el
origen de los trastornos de la funcionalidad del tiroides hay implicado
un mecanismo autoinmune”. De hecho, se estima que este tipo de
enfermedades es hasta diez veces más frecuente en el sexo femenino,
sobre todo a partir de los 40 años.

Según el doctor Lluís Vila
Ballester, Coordinador en la SEEN del Grupo de Trabajo de Trastornos
por Deficiencia de Yodo, “además de los síntomas propios, el
hipotiroidismo, si no se trata, puede causar reducción de la fertilidad
y algunos estudios han observado un mayor  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosriesgo
de enfermedades del corazón, que podrían estar relacionadas con un
aumento del colesterol asociado a la situación”. En caso de embarazo,
el doctor Vila Ballester destaca que “no sólo aumenta el riesgo de
abortos y de prematuridad, sino también de que los hijos tengan una
disminución en sus capacidades intelectuales”.

Los expertos
destacan la importancia de adoptar una alimentación que facilite la
cantidad de yodo necesaria para que el tiroides funcione bien, mediante
la ingesta de sal yodada (si el aporte alimenticio es escaso), leche y
pescado marino. “Esto es fundamental en las mujeres embarazadas y en
los niños”, hace hincapié el Vicepresidente de la SEEN. Precisamente,
en embarazadas y en niños es donde la falta de diagnóstico puede tener
más consecuencias graves.

En la actualidad, el diagnóstico del
hipotiroidismo es muy sencillo, aunque se estima que cerca del 50% de
los casos se diagnostica por casualidad, debido a la ausencia de signos
en las fases tempranas. “Un estudio reciente realizado por el Grupo de
Trabajo de Estudio de los Trastornos Causados por la Deficiencia de
Yodo de la SEEN evidencia una prevalencia de hipotiroidismo ‘no
conocido’ del 1,3%”, explica el doctor Vila. La detección se lleva a
cabo a través de la determinación de la tirotropina (TSH), que es una
hormona hipofisaria que se eleva de manera muy sensible cuando la
tiroides reduce su función.

En cuanto al hipertiroidismo, es un
trastorno menos frecuente, causado por una producción mayor de hormonas
tiroideas de las necesarias. Sus síntomas son los contrarios a los que
se producen por el hipotiroidismo, dándose una cierta aceleración del
ritmo normal del organismo: taquicardia que pude manifestarse con
palpitaciones, insomnio, aumento de la sudoración, pequeño temblor,
fatiga muscular, pérdida de peso, molestias en los ojos, incluso
fiebre, en algunos casos.

Alteraciones morfológicas del tiroides
Además
de los trastornos relacionados con el funcionamiento del tiroides,
existen otros trastornos, asociados a alteraciones morfológicas de esta
glándula. Según el profesor Puig Domingo, “se trata de la aparición de
nódulos tiroideos, que pueden ser malignos o benignos. En el primero de
los casos se requiere cirugía y seguimiento posterior por un
endocrinólogo y en el caso de los nódulos benignos la realización o no
de una intervención quirúrgica depende de cada caso”.