8 de cada 10 españoles cree que sufrir problemas de erección es normal

0
955

Sin embargo, puede ser un síntoma de otro trastorno grave, que puede afectar no sólo a la autoestima sino también a la salud

Cuatro de cada diez hombres españoles mayores de 45 años afirman que han tenido alguna vez episodios de disfunción eréctil y prácticamente 8 de cada 10 varones consideran normal sufrir algún problema de este tipo a lo largo de su vida. Estos datos se derivan del estudio realizado por American Medical Systems (AMS) sobre la salud pélvica y sexual de los españoles, del que también se desprende que el 91% de los hombres en España no saben qué es exactamente la disfunción eréctil.

Este trastorno influye en diferentes aspectos de la calidad de vida de la pareja. Tanto es así, que el 51% de hombres que han sufrido alguna vez disfunción afirma que estos episodios han afectado a su autoestima y que también han hecho que se sintiesen cohibidos con su pareja, hasta el punto de que el 60% confiesa haber disminuido la frecuencia de sus relaciones sexuales después de ello. No obstante, un dato esperanzador del estudio indica que el 72,6% de los hombres que conocen de primera mano la disfunción eréctil lo habla abiertamente con su pareja.

A pesar de la confianza demostrada con la pareja, 7 de cada 10 españoles temen volver a sufrir un episodio de disfunción y 8 de cada 10 confiesan no haber consultado nunca su caso con un especialista. La gran mayoría piensa que no es necesario porque lo consideran algo pasajero (44%), seguida de aquellos que achacan la disfunción a causas psicológicas (26%) y de los que temen acudir al urólogo por miedo o por vergüenza (22%); finalmente, un escaso porcentaje cree que el especialista no podrá darle una solución satisfactoria para acabar con este trastorno (7%).

¿Qué es exactamente la disfunción eréctil?
“El gatillazo es una pérdida de erección puntual, mientras que los expertos hablamos de disfunción o de impotencia cuando sucede en repetidas ocasiones. Es decir, se trata de la incapacidad para lograr o mantener una erección lo suficientemente firme para mantener relaciones sexuales satisfactorias. Por otro lado, la esterilidad es la incapacidad de tener hijos, pero no implica necesariamente impotencia”, aclara el Dr. Juan Ignacio Martínez-Salamanca.

El 78,2% de los hombres encuestados cree que sufrir algún problema de erección a lo largo de la vida es normal. Lo consideran así porque directamente lo asocian a problemas o hábitos perjudiciales de la vida cotidiana. El 41,9% de los encuestados considera que el estrés supone un factor que causa la disfunción eréctil, mientras que el 21,3% achaca este trastorno al cansancio, el 10% culpa a la bebida y el 5% cree que se debe a otros motivos.

A pesar de las creencias de los españoles, el Dr. Juan Ignacio Martínez-Salamanca, urólogo del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda y del Centro de Urología Médico-Quirúrgico, explica: “existen diversos orígenes que potencian estos episodios, como son el sedentarismo, el estrés, tener baja la testosterona o a consecuencia de otros tratamientos. No obstante, la disfunción eréctil es una patología vascular causada principalmente por la diabetes, la hipertensión arterial, el colesterol alto, el tabaquismo o también por la edad.”

¿Por qué acudir al especialista?
La disfunción eréctil puede ser un síntoma de otro trastorno grave, que el paciente puede desconocer o no y que puede afectar no solo a su autoestima sino también a su salud. Un ejemplo de ello son las enfermedades cardiovasculares. Los fármacos son una de las primeras opciones a la hora de combatir la disfunción eréctil, pero en un 30% de los casos estas medidas no son suficientes2. Lamentablemente, sólo el 25,9% de los hombres que han sufrido disfunción eréctil lo han consultado con un urólogo.

En la actualidad, existen dispositivos que devuelven al hombre la capacidad de conseguir una erección en el momento que decida durante el tiempo deseado, como es el implante hidráulico, dispositivo completamente interno que resulta imperceptible al ojo humano. Además, según el estudio elaborado por la multinacional especializada en salud pélvica, estos implantes o prótesis de pene cuentan con un grado de satisfacción del 96% entre las parejas.

“La intervención para combatir la disfunción eréctil dura aproximadamente unos 50 minutos. Además, se realiza con anestesia local o loco-regional y solo es necesario hacer una pequeña incisión para colocar el implante. Por este motivo, el postoperatorio suele centrarse en guardar reposo tras las 24 horas de ingreso hospitalario”, añade el Dr. Juan Ignacio Martínez‐Salamanca, del Hospital Universitario Puerta de Hierro Majadahonda y del Centro de Urología Médico-Quirúrgico de Madrid.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here