9 de cada 10 trasplantes culminan con éxito

0
3349
Cerca del 90% de los trasplantes que se llevan cabo en España culmina con éxito. En la actualidad, la inmunosupresión ya no es un problema gracias a los nuevos tratamientos que han logrado disminuir la tasa de rechazo agudo en pacientes trasplantados por debajo del 15-10%.

“Aún así, el trasplante de vísceras sigue siendo un reto en estos momentos, como es el caso del intestino, puesto que tienen una capacidad inmunogénica muy grande, lo que se entiende como la capacidad que tiene el órgano de estimular la producción de células o anticuerpos de defensa inmunológico”, explica el doctor José Luis García-Sabrido, coordinador de la Sección de Trasplantes de la Asociación Española de Cirujanos (AEC), con motivo del Día Nacional de Trasplante que se celebra hoy.
 
A nivel mundial, España sigue siendo el país líder en número de trasplantes por habitante, por delante incluso de Estados Unidos, que ostenta la hegemonía en base a números absolutos. Por actividad quirúrgica, el trasplante renal encabeza la lista de trasplantes que se realizan en nuestro país. En 2009, 2.328 personas recibieron un nuevo riñón, casi el doble de pacientes que fueron trasplantados de hígado (1.099), y muy por delante del número de trasplantes de corazón (274), según datos de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Lejos de estos números, el año pasado se realizaron 219 trasplantes de pulmón, 97 de páncreas y 11 de intestino.
  
España, líder en donantes
España sobresale además por ser el país con mayor número de donantes cadáver para trasplante de órganos. En lo que respecta a nuestro país, Andalucía, Cataluña y Madrid  son las comunidades autónomas con mayor número de donantes de órganos. Mientras Andalucía registraba 292 donaciones el año pasado, Cataluña y Madrid recibían 265 y 223 respectivamente.
 
A diferencia de los países orientales, que por cuestiones sociales y religiosas recurren al donante vivo como fuente estándar de órganos, en occidente, como es el caso de España, el donante de cadáver es el más común. En 2009 hubo 34,4 donantes de cadáver por millón de habitantes frente a los 34.2 en 2008. “En los últimos años, el perfil del donante ha cambiado y  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosresulta raro ver donantes de menos de 40 años”, señala el doctor García-Sabrido. Hasta ahora, la muerte más habitual de los donantes era el traumatismo craneoencefálico, por lo general un joven o adolescente que fallecía en un accidente de tráfico. Las medidas de seguridad vial han logrado disminuir el número de víctimas mortales en carretera, lo que explica, en parte, que en la actualidad más del 75% de los donantes en nuestro país supere los 65 años.
 
En los últimos cinco años ha aparecido una nueva fuente de órganos: el donante cadavérico en parada cardiaca en el que, a diferencia del cadavérico, la causa de muerte no es por traumatismo craneoencefálico sino por parada cardiaca. “Salvados los problemas iniciales de perfusión de órganos –procedimiento mediante el cual logramos mantener la integridad de todos los sistemas celulares-, en la actualidad podemos decir que España es líder europeo en donantes cadavéricos en parada cardiaca”, destaca el doctor García-Sabrido. En cuanto al donante vivo, éste ha tenido especial desarrollo en trasplante renal. Por lo general, la donación se lleva a cabo con familiares, sobre todo padres o hermanos, y amigos con lo que comparte un alto grado de identidad genética. “Por el momento, el donante vivo apenas representa el 5-8% de los casos de trasplante de hígado que se realizan en España”.
 
Un órgano, un tipo de donante
La idea de donante universal no es válida en el caso de los trasplantes. Así, en los casos concretos del trasplante hepático y páncreas, en estos momentos se está trabajando con donantes de hasta 80 años con una tasa de supervivencia del órgano y del receptor alta. “Este paso nos permite disponer de más órganos que hace quince años, pero también son de menor calidad dado el desgaste biológico y las enfermedades inherentes a la edad de estos donantes”, explica este experto. Pese a las ventajas que ha supuesto este paso, el corazón, el pulmón y el páncreas son órganos que requieren de donantes jóvenes en buen estado de salud. “Por ejemplo, el páncreas requiere de donantes muy jóvenes porque con la edad se pierde la población de células insulares, algo fundamental para la supervivencia del órgano”, puntualiza el doctor García-Sabrido.
 
Líneas futuras
Pese a que España encumbra la lista de trasplantes y donaciones, “el aumento de indicaciones de trasplante de pacientes hace que en todos los órganos la curva de pacientes en lista de espera ser mucho más alta que la curva de reservorio de órganos”, explica el coordinador de la Sección de Trasplantes de la AEC. En este sentido, en los últimos años han surgido nuevas líneas de investigación en respuesta a este problema. “En estos momentos se está trabajando en los laboratorios con células madre y sistemas de resucitación de órganos por medios de máquinas, ambas en fase experimental, que esperamos que, en un futuro próximo, nos permita equilibrar la balanza entre la demanda de trasplantes y el número de trasplantes realizados”, concluye el doctor García-Sabrido.
 
Asociación Española de Cirujanos
Fundada en 1935, la Asociación Española de Cirujanos (AEC) tiene como principal objetivo promover la formación, el desarrollo y el perfeccionamiento profesional de los cirujanos, procurando la mejor calidad en la asistencia a los pacientes y fomentando la docencia y la investigación. En la actualidad, la AEC representa alrededor del 70% de los cirujanos de España, un hecho que le confiere especial visibilidad en todos los foros de la especialidad.
 
Dotada de un Comité Científico que vela por la calidad y seriedad académica y científica de todas sus actividades, la Asociación Española de Cirujanos cuenta además con el impulso científico de dieciséis secciones, cuya actividad va dirigida a atender las necesidades de los expertos y la sociedad en la actualidad, en un momento en el que la subespecialización se hace cada vez más necesaria.