Alzheimer
Alzheimer

Únete a nuestra comunidad

Toda la actualidad del mundo de la salud y la farmacia en Consejos de tu Farmacéutico.

Además, puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

Ya ha llegado el verano y, con él, muchas personas aprovechan para hacer vacaciones. Es el momento ideal para desconectar, viajar, visitar a familiares, descansar o relajarse… En definitiva, romper con la rutina del resto del año. No obstante, cuando se hacen planes con personas afectadas de Alzheimer pueden aparecer ciertas preocupaciones o angustias en sus cuidadores y familiares. Toda alteración de los hábitos diarios puede afectar a las personas con Alzheimer, por lo que las vacaciones se deben gestionar de la mejor forma posible y con el objetivo de garantizar el bienestar de la persona que padece la enfermedad. Asimismo, es fundamental que el cuidador disponga de tiempo de descanso y espacio para el ocio.

Hay que saber aprovechar las posibilidades que ofrece el verano y convertirlas en una oportunidad. Desconectar de la rutina durante las vacaciones y disfrutar de ello  es posible, además de resultar muy beneficioso. En este sentido, desde la Fundación Pasqual Maragall han elaborado una lista de consejos para aquellas personas que pasarán las vacaciones al cuidado de una persona con Alzheimer.

·         Es muy recomendable contar con apoyo de familiares o amigos para la atención y el cuidado de la persona con Alzheimer, ya que facilitará que el cuidador principal pueda disfrutar también de periodos  de descanso. Estas personas también pueden contribuir a hacer más llevaderas situaciones comprometidas, a menudo consecuencia de los cambios en las rutinas, como podría ser el comportamiento de la persona con Alzheimer en una comida con amigos.

·         Los expertos también recomiendan no romper del todo con las rutinas. En función de la fase de la enfermedad, se deberían mantener algunas de ellas como los horarios de las comidas o las horas de sueño. En vacaciones podemos ser un poco más flexibles pero es aconsejable mantener las rutinas básicas, así como determinadas costumbres, como puede ser hacer la siesta.

·         A menudo, las personas con Alzheimer se muestran ansiosas ante la expectativa de un viaje, un cambio de entorno o una alteración del día a día. Para minimizarlo, y según la fase en la que se encuentre la persona, es preferible no anticiparle con demasiado tiempo los planes.

·         Dependiendo del grado de deterioro, la implicación de la persona que padece Alzheimer en la toma de decisiones o en la organización será mayor o menor. No obstante siempre se le debe hacer partícipe de los planes de alguna forma. En general, los cambios pueden llevar a que la persona con Alzheimer se muestre apática y poco participativa. “En estos casos lo más idóneo sería llegar a acuerdos y, junto con las personas que estén involucradas en las vacaciones, manejar la situación para que quien padece Alzheimer no se vea forzado en exceso. No obstante, el cuidador no debe renunciar a los planes que encuentre más acertados, velando siempre para que ambos estén lo mejor posible”, comenta la Dra. Sandra Poudevida, psicóloga de la Fundación Pasqual Maragall.

·         La persona con Alzheimer puede mostrarse desorientada ante un cambio de entorno, de casa o de habitación, por lo que se debe tener paciencia y no enfadarse. Los primeros días se pueden dedicar a trabajar la ubicación de las habitaciones, de la casa y de la zona. Por la noche, mantener una luz encendida puede evitar accidentes provocados por la desorientación. Para facilitar que la persona con Alzheimer mantenga vínculos de referencia, puedellevar con ella algún objeto familiar que forme parte de su entorno cotidiano. Puede ser, por ejemplo, una foto que está siempre en un mueble del comedor, la colcha que tiene en la cama habitualmente, el cojín de su sofá, etc.

·         No es recomendable tener la agenda llena de compromisos. Es mejor planificar pocas actividades e ir ampliando si se dispone de tiempo y la persona que padece Alzheimer está reaccionando de forma adecuada.

·         Es recomendable proveer a la persona con la enfermedad de algún elemento que facilite su identificación, como una tarjeta, una pulsera o medalla con su nombre, y un teléfono de contacto.

Sigue leyendo

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

María José Merino

Sevillana de adopción y Granadina de nacimiento y de corazón, donde no dudo en escaparme cada vez que puedo. Licenciada en periodismo por la Universidad de Navarra, trabajé durante la carrera en los...