El 17% de los pacientes que sigue un tratamiento renal sustitutivo lo hace con diálisis peritoneal

0
843

En el año 2013, aproximadamente 54.000 personas en España estaban recibiendo un tratamiento renal sustitutivo (trasplante o diálisis). De éstos, un 49% seguía un tratamiento de diálisis, ya fuera de hemodiálisis, en torno a 21.500 pacientes, o de diálisis peritoneal, unos 2.800. Según los expertos reunidos en XLVI Congreso de la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.), estas cifras suponen un ligero cambio de tendencia en los tratamientos renales sustitutivos hacia la implantación de manera paulatina de la diálisis peritoneal.

La diálisis peritoneal (DP) es un tratamiento que depura la sangre a través del peritoneo, que es una membrana natural. A través de un catéter que se introduce al paciente en el vientre, varias veces al día se produce la limpieza de toxinas gracias a unos líquidos especiales. El doctor Alberto Martinez Castelao, presidente de la S.E.N. y del Congreso, explica que “una de las ventajas de la DP es que es una técnica domiciliaria, de modo que el paciente puede realizarla en su propia casa, lo que resulta más cómodo”. En cambio, uno de los inconvenientes es que no está indicada para todos los pacientes ya que puede tener algunas contraindicaciones (hernias en el abdomen, algún trastorno intestinal o respiratorio, etc.) que se pueden corregir.

En nuestro país, la DP es la técnica de diálisis menos empleada, aunque desde hace unos años, los especialistas la indican con más frecuencia. ”En el año 2013 el porcentaje de pacientes que seguían este tratamiento fue de más del 17%, cifra que está creciendo de manera lenta pero constante”, apunta el doctor.

Dentro de la DP existen dos modalidades, la diálisis peritoneal continua ambulatoria (DPCA) y la diálisis peritoneal automática (DPA). La primera requiere que el paciente, que previamente ha sido formado para poder llevar a cabo el proceso, lo realice cuatro veces al día, manteniendo los líquidos dentro de su abdomen durante unas 4-6 horas. En cambio, en la DPA, el proceso lo hace una máquina, “un momento indicado suele ser por la noche, mientras el paciente está durmiendo”, comenta el experto.

Hemodiálisis, indicada para todos los pacientes
La hemodiálisis (HD) es técnica que elimina las toxinas urémicas (de la insuficiencia renal) mediante depuración sanguínea. Esta se realiza mediante una máquina que extrae la sangre y la devuelve “limpia”. Esta técnica requiere de una cirugía previa en la que se inserta el catéter o la fístula arteriovenosa.

Se trata del tratamiento renal sustitutivo más empleado en España y según los datos aportados en el Congreso, en el 2013, se incorporaron 4.327 nuevos pacientes a esta modalidad.

Cada sesión dura un promedio de cuatro horas y el proceso se repite como mínimo tres veces por semana, lo que supone unas 12 horas, aproximadamente. “La HD es un tratamiento renal sustitutivo apto para cualquier tipo de paciente, aunque los que tienen presión arterial baja o problemas cardiovasculares son peores candidatos a la misma”, comenta el doctor Martinez Castelao.

La HD se practica en un centro de diálisis o en el hospital, pero si el paciente reúne buenas condiciones y recibe un adecuado entrenamiento también puede realizarse en el domicilio.

Investigación
“La investigación en este campo, tanto en la HD como en la DP, está centrada en la búsqueda de mejorías en los tratamientos que aumenten la calidad de vida de los enfermos renales”, comenta el doctor Martinez Castelao.

“Actualmente, para hemodiálisis, hay que destacar un estudio catalán, el ESHOL, que combina una técnica llamada conectiva con la hemodiálisis convencional”, resalta el especialista. Este estudio ha demostrado que a los tres años de tratamiento se reduce la mortalidad en un 30%. Según los expertos, los principales inconvenientes de este sistema es que no todos los pacientes pueden ser tratados con él, y que es más costoso.

En cuanto a la DP, la investigación está encaminada a perfeccionar el tipo de líquidos que se infunden en el peritoneo, así como a mejorar la implantación de catéteres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here