El programa ‘Alimentación Saludable en la Escuela’ llega a 155.000 menores en Andalucía

0
759

El programa ‘Alimentación Saludable en la Escuela’ de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, en colaboración con la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, llega ya a más de 155.000 menores en Andalucía, pertenecientes a un total de 948 centros educativos. De ellos, 149 están localizados en Zonas con Necesidades de Transformación Social, lo que representa casi la mitad del alumnado de estas zonas de especial vulnerabilidad. Y es que desde un enfoque de desigualdades en salud, según la directora del Plan Integral de Obesidad Infantil, Begoña Gil, “se sabe que la obesidad infantil es más prevalerte en los grupos sociales más desfavorecidos y también en los menores con problemas de discapacidad”.

Son, precisamente, los más pequeños de la familia el colectivo diana este año en la conmemoración del Día Nacional de la Nutrición, una efeméride impulsada por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) y que lleva por lema en esta edición ‘Comer sano es divertido, la obesidad infantil no’.

La consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, ha expresado que “desde Andalucía, nos sumamos a este día conmemorativo, ya que la obesidad infantil en nuestra comunidad autónoma es, al igual que en el resto de España, un problema de salud pública que preocupa en gran medida a profesionales sanitarios, administración sanitaria y sociedades científicas, ya que está en la base del aumento de las enfermedades crónicas en la etapa adulta”.

En la última Encuesta Andaluza de Salud, se concluye que el 20,9% de menores de 2 a 15 años tiene sobrepeso y que el 17,7% tiene obesidad. A nivel nacional, los datos del estudio ALADINO, de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, revelan que más de un 45% de menores de entre 6 y 9 años sufre obesidad o sobrepeso. Concretamente, un 26,2% presenta sobrepeso y un 18,3% obesidad.

Asimismo, y por primera vez, se ha hecho una valoración preliminar sobre la situación del exceso de peso en las gestantes de la comunidad autónoma, relevante por las consecuencias que este exceso tiene no sólo para la salud de las embarazadas, sino también para sus bebés.

El Programa de Evaluación de Menús Escolares en Andalucía es otra herramienta de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales para promocionar hábitos saludables de alimentación entre la población infantil, ya que verifica la oferta alimentaria de los comedores escolares desde el punto de vista nutricional, de gestión y organización, así como desde la educación para la salud y la promoción de una alimentación equilibrada y saludable.

Con la colaboración de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte y la Sociedad Andaluza de Nutrición Clínica y Dietética, se ha puesto en marcha en este contexto el servicio de asesoramiento directo sobre menús y alimentación denominado ‘Comedores saludables’, que no sólo incluye el asesoramiento a centros educativos, sino que también ofrece información a centros de personas mayores y personas con discapacidad. En 2013, de las 440 asesorías y 246.626 visitas a su web (http://comedoressaludables.org), correspondían a centros educativos 165 y 19.595, respectivamente.

El programa ‘Fruta en la escuela’ también está ayudando a promover en los colegios andaluces el consumo de un alimento clave en la dieta mediterránea. En este curso escolar se encuentran inscritos 900 centros y 178.396 alumnos y alumnas. La Encuesta Andaluza de Salud reflejaba que el 53,4% de los niños y el 57,5% de las niñas consumían fruta a diario. El de verdura, con una frecuencia de 3 a 4 veces en semana, es algo inferior, con un 32,5% de chicos y un 32,3% de chicas.

También fruto de la colaboración entre la Consejería de Educación, Cultura y Deporte y la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, deben destacarse los programas ‘Aprende a sonreír’ y ‘Sonrisitas’, ambos orientados a promocionar la salud bucodental de los menores en Andalucía de la mano de una alimentación saludable y una buena higiene dental. En el curso 2013-2014, estos programas cuentan con 1.606 centros inscritos, beneficiando a 260.517 niños y niñas de educación infantil, en primer y segundo ciclo, y primaria. Como novedad en este curso, se ha iniciado dentro de ‘Sonrisitas’ un taller para padres y madres de alimentación saludable y actividad física.

La Red de la Sandía (www.lareddelasandia.org) es otra iniciativa de calado en este ámbito. Integrada por más de 800 profesionales de la salud que trabajan en la prevención de la obesidad infantil, ofrece información a las familias sobre cómo atender a los hijos con exceso de peso, da consejos para elegir los alimentos más saludables, fomenta la práctica de actividad física, etc. ‘El libro de las perlas y los delfines’, escrito por la experta en obesidad infantil Rita Tanas está disponible en este espacio virtual. Esta experta huye de hacer recomendaciones sobre dietas específicas y hace énfasis en la necesidad de cambiar los estilos de vida de toda la familia para evitar la obesidad en los niños y niñas.

Ventana Abierta a la Familia (http://www.janela-aberta-familia.org/es) es otro programa que oferta información en formato audiovisual a las familias andaluzas sobre prevención de la obesidad infantil; lactancia materna; y alimentación en los primeros meses de vida, la infancia y la adolescencia, entre otros contenidos.

La promoción de la lactancia materna es otra línea impulsada por la administración andaluza desde sus planes integrales y el Proyecto de Humanización de la Atención Perinatal en Andalucía, en cuanto sigue considerándose como la mejor opción para iniciar una alimentación saludable desde el primer día de vida. Para ello, en todas las unidades de gestión clínica andaluzas se realizan actividades individuales y grupales de apoyo a la lactancia materna, en el marco. Según la Encuesta Andaluza de Salud, la leche materna es la opción más frecuente para niños y niñas en el primer trimestre de vida.

Luchar contra el sendetarismo
El sedentarismo es otro problema asociado a la obesidad, subrayan todos los expertos. El 18,2% de los menores en Andalucía no realiza ninguna actividad física y el 90,1% ve la tele diariamente (el 50% de 1 a 2 horas diarias). Con estos datos de la Encuesta Andaluza de Salud, desde el Plan para la Actividad Física y la Alimentación Equilibrada y el Plan Integral de Obesidad Infantil, se han diseñado diversas medidas para combatir el sedentarismo en esta etapa de la vida.

Con el apoyo de las AMPAS de 449 colegios y dentro del Programa ‘Por un millón de pasos’, participan en el presente curso escolar un total de 15.833 menores en esta actividad de promoción de la actividad física, con más de 154 millones de pasos dados.

Igualmente, en el ámbito comunitario, los profesionales de Atención Primaria participan activamente con las corporaciones locales y asociaciones ciudadanas para realizar actividades formativas y jornadas en las que se promueve la alimentación saludable y el ejercicio físico entre la población infantojuvenil y sus familias. Durante 2013 se contabilizaron hasta 377 encuentros.

Los centros de salud también acogen intervenciones combinadas sobre dieta, ejercicio físico y modificación conductual para el control del peso y cambios de estilo de vida en menores de 6 a 14 años,. Durante 2013, los pediatras de la sanidad andaluza diagnosticaron con exceso de peso a 42.451 menores de esta edad, se atendió en consultas individualmente a 29.926 niños y niñas y a 2.989 familias en educación grupal.

Tanto para la directora del Plan Integral de Obesidad Infantil, Begoña Gil, como para el director del Plan para la Actividad Física y la Alimentación Equilibrada, Jesús Muñoz, la dieta mediterránea y el ejercicio físico son los mejores aliados tanto para la población pediátrica como la adulta.

“La globalización alimentaria y el cambio de valores culturales y del modo de vida mediterráneo están dejando de lado la dieta de nuestras abuelas y abuelos y sus excelencias nutricionales para la salud, a pesar de los beneficios probados en el mundo científico”, argumentan. Ambos insisten en comer variado, usar productos frescos, consumir muchas verduras y frutas, bajar el consumo de azúcar y grasas, moverse y comer en compañía disfrutando de la comida y de la conversación y, para los más pequeños, no servir raciones grandes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here