En 2015 se diagnosticarán 32.197 nuevos pacientes con cáncer colorrectal en España

0
427

En España, el cáncer colorrectal es el tercero más común en hombres con una tasa de incidencia de 39,7 casos y una mortalidad de 18 casos cada 100.000 habitantes. En mujeres, en cambio, este tipo de cáncer ocupa la segunda posición con una incidencia de 23 casos y una mortalidad de 9,5 casos por 100.000 habitantes.

Las proyecciones de este estudio realizado en Aragón, se basan en los datos de 1998 a 2007 y revelan que en hombres la prevalencia pasaría de una tasa de 237,2 a 273,7 casos por  100.000 habitantes/año al comparar datos entre 2007 y 2022. La tasa de incidencia  aumentaría de 48,2 a 55,2 casos y la mortalidad de 22,7 a 26,0. En mujeres, se espera una reducción de la prevalencia de 181,5 a 167,9 casos por 100.000 habitantes/año, de la tasa de incidencia que disminuiría de 25,0 a 22 y de la mortalidad igualmente descendería de 11,3 a 10,3 casos por 100.000 habitantes/año. En sus conclusiones los autores defienden que estos datos sugieren que se hace necesario plan mujer piscinaificar medidas de prevención y tratamiento más eficaces para este tipo de neoplasia.

Programas de cribado colorrectal
El estudio señala que existen tres causas que pueden relacionarse con el descenso de las tasas
de mortalidad por cáncer colorrectal: los cambios en los factores de riesgo (obesidad, la
actividad física reducida y el consumo de tabaco y alcohol), los programas de cribado y las
mejoras en los tratamientos. Según el doctor Miguel Muñoz Navas, actual Presidente de SEPD, y co-autor en el mismo número de REED de un artículo de revisión (2) sobre este mismo tema, “la mayor esperanza para revertir esta situación es la prevención y el cribado.

Los datos epidemiológicos apoyan la necesidad de extender los programas de cribado a todo el territorio español, tanto para evitar el sufrimiento de las personas como porque son coste efectivos”. En la misma línea, los autores del estudio aragonés indican que la detección de lesiones precancerígenas o en estadio precoz, a través de programas de screening, juntamente con los avances en las técnicas quirúrgicas y la adopción de protocolos de tratamiento deben ser medidas utilizadas para reducir la mortalidad y la incidencia del cáncer colorrectal.

Los programas de screening son cada vez más comunes en los países desarrollados a través de la prueba de detección de sangre en heces y la colonoscopia. Se ha constatado que la colonoscopia, tras una prueba de detección de sangre en heces positiva, encuentra algún tipo de neoplasia en el 70 % de los sujetos explorados. Además, como explica el doctor Fernando Carballo, Responsable de Excelencia Clínica de SEPD, y también co-autor de la antes mencionada revisión, “el efecto de la colonoscopia es doble, ya que suma  capacidad de diagnóstico con tratamiento directo de precursores malignos (adenomas) e incluso carcinomas no invasivos con buen pronóstico”.

En España, la primera comunidad autónoma en iniciar un programa institucional de cribado
fue Cataluña en el año 2000. En los años 2005-2006 se sumaron la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia, y en los años 2008 y 2009 País Vasco, Cantabria e Islas Canarias. En el año 2010 se añadió La Rioja. Actualmente, Navarra, Aragón y Castilla León desarrollan sus
programas piloto.

Costes de tratamiento de cáncer colorrectal y de cribado

Se sabe además que el cribado del colon es altamente coste-efectivo con una ratio alrededor
de los 2.500 euros por año de vida ajustado por calidad. Los costes directos del cáncer de
colon y recto en España se estiman en mas de mil millones de euros. “En País Vasco, por
ejemplo, se ha realizado una estimación de todos los costes imputables a su programa de
cribado y se llega a la conclusión que cada cáncer detectado cuesta 7.324,4 euros, cada
adenoma avanzado 941,8 euros y cada persona cribada tan solo 28,7 euros”, explica el Dr.
Carballo. “El programa ha diagnosticado 3.874 personas con adenomas de alto riesgo en el
periodo 2009-2012, y estimando un 20% de malignización en este grupo, el ahorro alcanzado
al evitar la enfermedad es de 23.244.000 euros”, concluye el experto. Se calcula que el coste
medio en el primer año de un cáncer colorrectal detectado en estadio avanzado es superior a
los 30.000 euros, por lo que la detección precoz de los 543 pacientes diagnosticados de cáncer en ese mismo programa e intervalo suponen otros 12.303.068 euros de ahorro. Si se suman ambas cantidades el total es 35.547.068 euros, para algo más de dos años, y sin que se haya alcanzado aún la cobertura completa de la población.

“Los costes del cribado, aun siendo significativos, son mucho menores que los del
tratamiento del cáncer colorrectal no diagnosticado precozmente, y los costes del cáncer
colorrectal evitado al eliminar los adenomas gracias a la colonoscopia, es coste ahorrado en
cáncer en el futuro. La espectacular ratio de coste efectividad de los programas de cribado no
deja margen de duda sobre la necesidad de desarrollarlos en todas las Comunidades
Autónomas” concluye el Dr. Muñoz, “del mismo modo que la población entiende y reclama el
cribado del cáncer de mama”. La cobertura de estos programas en España para la población de 50-69 años es actualmente del 14,26%.