En verano las personas con párkinson deben mantener su rutina de cuidado

0
1009

La Federación Española de Párkinson ofrece una serie de recomendaciones y consejos sobre planificación de viajes, alimentación y hábitos saludables

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurológico, crónico, degenerativo e invalidante que afecta a más de 150.000 familias en España, de los cuales el 10% presenta la enfermedad en estado avanzado. Asimismo, se trata de una patología muy compleja en la que intervienen un amplio abanico de síntomas que abarcan desde la rigidez, la lentitud de movimiento, las dificultades en la coordinación hasta el deterioro cognitivo, mermando poco a poco la calidad de vida de las personas afectadas y sus cuidadores.

Dado sus síntomas y las características de la
enfermedad, “independientemente de la
época del año, es imprescindible que las
personas con párkinson mantengan
unos hábitos similares a los del resto del año, aumentando la hidratación y manteniendo las pautas de la medicación
”, declara Lydia Sotillos, enfermera de la Federación Española de Párkinson, tras un análisis de las necesidades y recomendaciones en el periodo estival. En este sentido, a través del Programa Contigo (#‎ProgramaContigo)‬, un servicio de atención y formación a personas con párkinson, cuidadores y familiares, impulsado por la Federación Española de Párkinson (FEP) con la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, la FEP ofrece una serie de recomendaciones para que las personas con párkinson, sus familiares y su entorno puedan disfrutar de la época estival cuidando de su salud. Así, desde la FEP se recomienda:

  • Planificar los viajes con antelación para evitar momentos de nerviosismo y minimizar posibles imprevistos. Elaborar una lista con las cosas por hacer es una forma sencilla y rápida de no olvidarse nada.
  • Calcular la necesidad de tratamiento y llevar el suficiente para todo el período vacacional, de tal forma que se tome correctamente, sin omitir ninguna dosis ni modificar los horarios. Un correcto seguimiento del tratamiento supone una mejora en la calidad de vida de estos pacientes.
  • Las personas con párkinson deben de continuar con sus rutinas de alimentación e hidratación. En este sentido, se aconseja comer fruta y verduras en pocas cantidades pero de forma frecuente e ingerir al menos 1,5 litros de agua al día. También es importante comer tranquilo, bien sentado, dando pequeños bocados y siempre en estado ON para evitar problemas al masticar y de atragantamiento.
  • En cuanto a la vestimenta, además de llevar ropa ligera y que permita la transpiración, es preferible utilizar algunos complementos como el sombrero, las gafas de sol y la crema solar para evitar golpes de calor y quemaduras. Además de evitar la exposición prolongada al sol, sobre todo, entre las 12 y las 17 horas. En caso se experimentar cansancio o mareos se aconseja retirarse a un lugar fresco o ventilado y aflojarse la ropa.
  • Realizar actividades de ocio o practicar ejercicio físico, como pasear o nadar mejoran la salud de las personas con párkinson porque ayudan a despejar la mente, a relajarse y a afrontar mejor el día a día.
  • Cuidar los tiempos de descanso también es importante. Se debe dormir al menos 8 horas al día y en un horario de sueño similar al de otras estaciones del año. Esto favorecerá el bienestar emocional de las personas con párkinson.
  • Por último, tras el período de estival y de descanso llega la vuelta a la rutina. Esta situación puede producir estrés y agobio. Para evitarlo se recomienda hacer la vuelta de forma gradual y evitar imprevistos.

Por ello, durante los meses de verano seguirá activo el teléfono 902 113 942 y el email consultas@fedesparkinson.org del Programa Contigo en el que cualquier persona que lo necesite puede contactar con dos enfermeras y una psicóloga especializadas en párkinson para remitirles sus dudas y consultas sobre cualquier aspecto relacionado con la época estival o la enfermedad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here