Establecer rutinas tres o cuatro días antes ayuda a los niños a retomar su día a día

0
852

Los niños lo suelen pasar mal cuando les toca volver al colegio. Por eso, el Equipo Médico de Servicio de la Promoción de la Salud de Sanitas asegura que “es importante preparar el terreno tres o cuatro días antes e introducir poco a poco las nuevas rutinas sin esperar al último día para cambiar todo de golpe”.

Adquirir y mantener un hábito requiere tiempo. Eeste periodo puede variar puesto que depende de varios factores: las rutinas que estén establecidas en casa en ese momento, los hábitos previos, las conductas que queramos instaurar/modificar y/o el ritmo de aprendizaje de cada niño. Además, las pautas deben aplicarse de forma consistente por parte de los padres, es decir, hay que fijar una rutina, por ejemplo: cenar-bañarse-dormir (siempre a la misma hora) y aplicarla de manera sistemática de lunes a viernes. Una vez que se ha acostumbrando progresivamente al niño a esta rutina, el pequeño aprenderá a diferenciar que durante la semana, cuando hay colegio, la rutina es siempre la misma.

A la hora de ayudar al niño en el comienzo de la etapa académica, los padres tienen un papel fundamental. Para un niño hacer cosas con sus padres es un aprendizaje tan importante y necesario como asistir al colegio. El hecho de que se den este tipo de interacciones va a mejorar la comunicación, y por ende, la relación entre ambos.

Más de la mitad de los niños han sufrido dolores de espalda

El dolor de espalda es bastante común en los más pequeños, sobre todo en la etapa escolar, posiblemente porque estos permanecen sentados con malas posturas durante mucho tiempo o porque transportan mucho peso en sus mochilas. Los estudios hablan de que antes de los 15 años un 50’9% de los niños habrán sufrido problemas en la espalda, y un 69,3% de las niñas sufrirán algún dolor de espalda.
“Una buena opción sería una mochila con dos tirantes acolchados y una anchura de cuatro centímetros que posea también acolchado en toda la zona que se encuentra en contacto con la espalda, y que sea regulable para que se ajuste bien y quede acoplada a la espalda, así se consigue que el peso este distribuido. Además, la mochila del pequeño, deben pesar alrededor de 10-15% del peso del niño como máximo”, afirman desde el Equipo Médico de Servicio de la Promoción de la Salud de Sanitas.

La importancia de la alimentación en los niños

La alimentación también influye a la hora de que los niños mantengan un estado de salud óptimo. Lo recomendable es realizar una dieta equilibrada que incluya abundantes frutas, verduras, legumbres y pescados. Además, para evitar el desarrollo de sobrepeso que puede llevar consigo los problemas de espalda en un futuro, se debe moderar el consumo de grasas, dulces, refrescos y snacks.

Los lácteos o los frutos secos también son productos de consumo recomendado para que los pequeños no sufran dolores de espalda. El Equipo Médico de Servicio de la Promoción de la Salud de Sanitas los recomienda para favorecer el crecimiento y posterior fortalecimiento de los huesos de la espalda, ya que es importante llevar a cabo una alimentación rica en calcio, fósforo y magnesio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here