GRIPES Y RESFRIADOS Similitudes y diferencias

0
2946

La aparición de estas dos enfermedades típicas del invierno es motivo de consultas frecuentes en la farmacia. Aunque ambas tienen una sintomatología similar no deben confundirse.

Mientras en el resfriado los síntomas son benignos y suelen desaparecer por sí solos al cabo de unos días, la gripe puede ser más grave ya que puede presentar complicaciones. Tanto la gripe como el resfriado son enfermedades de origen vírico pero el agente causal es distinto y en consecuencia los síntomas son también distintos.

msdTodo sobre la gripe
La gripe es una infección viral aguda de las vías respiratorias superiores que aparece bruscamente con un cuadro de fiebre de entre 38 a 40 °C y se acompaña de una sensación de malestar general, cansancio, tos seca, dolor al tragar y dolor muscular. El causante de la gripe es el virus influenza, que se caracteriza por poseer una alta capacidad de mutación, es decir, que cambia de forma cada cierto tiempo, de ahí la importancia de vacunarse cada año en los colectivos de riesgo. Desde el contagio, generalmente suelen pasar entre 1 y 3 días antes de la aparición de los síntomas. Aunque suele requerir de descanso en cama durante 3 días, pero algunas personas necesitan de 1 a 2 semanas para una recuperación completa por que el cuerpo se queda muy debilitado. Las complicaciones más habituales son la bronquitis y la neumonía que, en determinados grupos de riesgo, como por ejemplo los ancianos, requiere especial atención. En niños puede complicarse con otitis y bronquiolitis.

En la edad pediátrica, la inmadurez del sistema inmunitario y la facilitación del contagio por el contacto físico, (guarderías, escuelas), propician la aparición de numerosos casos. Por otra parte los ancianos, las personas debilitadas e inmunodeprimidas y los enfermos crónicos (en especial aquellos con afecciones en las vías respiratorias) son también grupos de riesgo.

Todo sobre el resfriado
El Resfriado o Catarro común es una enfermedad viral del tracto respiratorio que a menudo cursa con inflamación de las vías aéreas altas (nariz, cavidad nasal, laringe, tráquea y bronquios) y generalmente no produce fiebre. Los agentes causales más frecuentes del resfriado común en nuestras latitudes son el rinovirus y el coronavirus. El período estacional determina el predominio de un tipo u otro. Se inicia con la aparición de estornudos, mucosidad fluida, acuosa y abundante, picor y sequedad de garganta, congestión nasal y malestar general. En un par de días, el picor de garganta desaparece, las secreciones nasales se espesan, y pueden ser incluso purulentas. La tos puede aparecer hacia el 4º o 5º día, cuando los síntomas nasales disminuyen, y perdura durante 1 o 2 semanas. La gravedad de la infección dependerá del período de incubación, que puede variar de 1 a 10 días, siendo el más típico de 24-72 h. Como el resfriado tiene una evolución autolimitante, es decir, se resuelve por si solo, transcurridos 3 o 4 días desde el inicio de los sintomas la fiebre empieza a remitir, los síntomas se hacen más leves y, si no surgen complicaciones, desaparecen como máximo en siete días. Es importante también diferenciar el resfriado de una rinitis alérgica, ya que tiene una sintomatología inicial muy parecida, pero la rinitis presenta además conjuntivitis y lagrimeo, y perdura más días.

Un dato interesante: se ha demostrado que los únicos factores que pueden facilitar o predisponer a la infección por el virus son la fatiga excesiva, los trastornos emocionales, las alergias nasofaríngeas o la fase intermedia del ciclo menstrual en las mujeres. (1)

Para prevenir el contagio…
1. Evita el contacto con las personas afectadas al menos durante los 2-4 primeros días del proceso.
2. Tapa siempre la boca y la nariz al toser o estornudar.
3. Lávate las manos con frecuencia y utiliza pañuelos desechables.
4. Evita situaciones de aglomeración de gente en lugares cerrados.
5. No fumes.
6. Sigue una dieta sana y equilibrada rica en frutas y verduras que proporcione un aporte vitamínico y mineral completo.
7. Protégete del frío y de los cambios de temperatura.

¡Si ya estás pillado!

  • Bebe en abundancia (zumos de frutas, infusiones, agua, caldos, etc.) que ayudarán a fluidificar las secreciones respiratorias.
  • Utiliza humidificadores ambientales y realiza inhalaciones de vapor, fundamentales para mantener la humedad en las vías respiratorias y aumentar la fluidez de la mucosidad.
  • La utilización de suero fisiológico o agua de mar en las fosas nasales, o el uso del aspirador nasal ayuda a eliminar la congestión (especialmente útil en niños pequeños).
  • En el caso de fiebre es aconsejable el reposo en cama en una habitación fresca y no muy seca, con ropa ligera, y la ingestión abundante de líquidos.
  • Pregunta a tu médico o farmacéutico sobre el uso de fármacos que alivien tu sintomatología.

¡Distínguelos!
gripe2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here