JUGUETES: una fuente de estimulación para el niño

0
781


Los juguetes constituyen una fuente de estimulación durante el crecimiento del niño, favoreciendo el desarrollo de las funciones psíquicas, físicas, afectivas y sociales del niño. “Por ello es importante saber escoger los juguetes adecuados para cada niño, ya que así se favorecerá su personalidad en cualquiera de sus aspectos. A pesar de ello, en muchas ocasiones los padres escogen juguetes que no se ajustan a las necesidades del niño”, explica el doctor Jordi Mateu, coordinador del Comité de Seguridad y Prevención de Accidentes de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Junto a estos, es importante recordar otros aspectos como la seguridad del juguete. “De entre los juguetes que pueden causar accidentes hay que citar, en primer lugar, aquellos que por su forma y medida no sean adecuados a la edad del niño (los juguetes para niños mayores suelen ser peligrosos y frustrantes en niños pequeños debido a su falta de habilidad para usarlos); aquellos que pueden desmontarse en piezas pequeñas que el niño puede introducirse en la boca y en otros orificios naturales (nariz y oreja); los que están deteriorados o con algún defecto en su construcción (lo que puede dar lugar a cortes y pinchazos), y por ultimo los que transfieren energía (dando lugar a quemaduras y hasta electrocución)”, explica el doctor Mateu.


Botellón electrónico


Un momento de especial importancia es cuando el niño  alcanza la adolescencia abandonando los juguetes clásicos para incorporar a su mundo lúdico otros más sofisticados de estructura electrónica, como ordenadores, videojuegos. “Es precisamente en esta etapa cuando los padres deben estar más pendientes del juego sus hijos y del contenido de los mismos”,-subraya el doctor Castells-.

“Mientras se utilicen con mesura, no más de dos horas al día, no suelen tener ninguna connotación negativa, sino al contrario, pueden ayudar a medir las habilidades del jugador y acrecentar la autoestima del niño. Pero en el momento, en el que el niño/adolescente se desentiende de sus amigos, se desconecta de su familia y se refugia en el mundo de los audiovisuales se puede caer en lo que se denomina el botellón electrónico: niños que se  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosquedan recluidos en casa para satisfacción de sus padres pero que pueden estar elaborando una adicción a las pantallas.El principal problema es que este enganche exclusivo–destaca el especialista- impide al niño relacionarse con el mundo real que le envuelve. Y menores que presentan cierta fragilidad en su personalidad, que son inhibidos, introvertidos e inseguros, pueden llegar a desconectarse del mundo real”.


Recomendaciones para los padres

* Colocar siempre los juguetes  en  lugar seguro (estanterías, dentro de un baúl, contenedor o cesta) evitando que estén por el suelo puesto que el numero de juguetes crece en relación con los meses que van cumpliendo el niño y cada vez se van acumulando más cantidad de ellos.  
* Comprar siempre juguetes apropiados a la edad y capacidad del niño.
* Vigilar siempre al niño cuando juega.
* No dejar juguetes para niños mayores al alcance de los lactantes ya que pudieran contener piezas con las que podría atragantarse.
* No dejar al alcance de los niños menores de un año juguetes de felpa o peluche (antes compruebe que sus ojos están bien fijos).
* No dejar que un niño juegue con globos. En caso de explotar hay que recoger los trozos inmediatamente y tirarlos a la basura.
* Procurar que el niño no juegue con los juguetes de su hermano mayores pues pueden contener pieza pequeñas fáciles de desmontar.
* No comprar a los niños de menos de 10 años juguetes que tengan que funcionen con gasolina, alcohol o que enchufarse a la corriente eléctrica.
* No comprar a los niños juguetes que tengan dardos o flechas.
* Guardar los juguetes siempre dentro de una caja.
* No dejar los juguetes en el suelo pues los niños pudieran tropezar con ellos y caerse.
* Retirar de la cuna aquellos juguetes voluminosos pues pueden servir al niño  de apoyo para elevarse.
* Evitar comprar a los niños juguetes plegables pues podría atraparse los dedos con ellos.
* Procurar que los niños menores de un año no muerdan los juguetes de felpa por el peligro de asfixia que ello pueda comportar.