La información y formación del paciente, claves para un correcto abordaje del dolor

0
836

La formación del profesional es imprescindible para uno correcto abordaje del dolor, pero según los expertos, no es menos importante la del paciente. Esta ha sido una de las conclusiones de las VIII Jornadas Científicas Clínica del Dolor de Hospital Quirón Teknon que se han celebrado en Barcelona y que han contado con la colaboración de la Grünenthal Pharma.

Se trata de su VIII edición y el objetivo de la actividad es la actualización de los conocimientos en el abordaje del dolor. Este año, como novedad, se ha querido hacer partícipes a los pacientes, tanto como asistentes como ponentes. El doctor Luis Aliaga Font, director del Servicio de Anestesia y coordinador de la Clínica del Dolor Teknon, de Barcelona, explica que “se ha estructurado de tal manera que favorece el carácter divulgativo de la jornada, de manera que por la mañana las charlas están enfocadas a las asociaciones y a los pacientes y por la tarde se dirigen a los profesionales médicos”. Según los organizadores de la jornada, esta variante ha tenido gran acogida superando los 170 inscritos.

Grela Bravo, psicóloga, paciente con dolor crónico y autora del libro Sobrevivir al dolor, asistió a esta jornadas como ponente y compartió con los asistentes su testimonio como paciente con dolor crónico. Durante su ponencia quiso hacer un llamamiento a los profesionales sanitarios dedicados al abordaje del dolor, animándoles a no abandonar su vocación asistencial para dar más importancia a su vocación investigadora. “Como disciplina científica precisa de parámetros objetivos y medibles para poder intervenir sobre ellos. Detectarlos, evaluarlos, prevenirlos o modificarlos hasta remitirlos. Los esfuerzos de la medicina por conocer el curso, las vías y las formas del daño físico son cada vez mayores. Sin embargo, la insaciable vocación investigadora, que se crece ante el reto de lo desconocido, no puede alejarse de la misión terapéutica, necesariamente más ‘mundana’. Debería hacerse igualmente imprescindible el conocimiento de todas esas subjetividades que acompañan la experiencia única del dolor para avanzar en su comprensión. Probablemente, de todas las áreas de la medicina, de todas las especialidades, aquella que se ocupa y preocupa del dolor debería compaginar más que ninguna otra esa doble intención. Conciliar la tradición y aspiración científica, investigadora, con la voluntad y vocación humana de entender, paliar, sanar; curar y cuidar”, destacó la autora de este libro patrocinado por la Fundación Grünenthal. “Es imprescindible que la bata blanca se tiña de empatía. Porque si aún le faltan datos para alcanzar objetivamente la dimensión física del dolor, tal vez sea necesario completarlos con la comprensión profunda de la experiencia del mismo”, concluyó Grela Bravo.

Otros temas que se abordaron durante las jornadas fueron las indicaciones y los usos de los fármacos opioides, la ética en el tratamiento del dolor, los tratamientos y los problemas derivados de los dolores de columna, además del papel de las terapias complementarias como la acupuntura o las terapias psicológicas.

Formación e información para el paciente

Con el fin de mejorar su calidad de vida y conseguir un abordaje integral del dolor, es esencial que los pacientes estén formados e informados. “Es imprescindible que comprendan por qué le duele, que conozca las distintas opciones de tratamiento y técnicas, sus beneficios y posibles efectos y que sea él, entonces, el que escoja” y  añade el doctor Aliaga, “no hay que olvidar que también existen muchos factores que dependen del paciente. En definitiva, hay que conseguir que entienda el abordaje de la enfermedad de manera completa y así implicarse en él” explica el especialista.

En este sentido, el doctor Aliaga considera que otra de las razones por las que es conveniente que el paciente sea conocedor de su enfermedad, es para prevenir posibles cronificaciones del dolor o que se repitan con frecuencia. “Hábitos y acciones tan sencillos como mejorar la postura, coger correctamente los pesos, practicar ejercicio o llevar una dieta saludable son pautas muy sencillas que pueden evitar cronicidades” apunta el especialista. Por eso es necesaria la implicación de los pacientes acompañando al tratamiento con hábitos saludables.

Además, la información y la formación permiten que el paciente entienda mejor la enfermedad y le ayude a sobrellevarla de manera más positiva “si se le explica cuál es la causa y la tipología del dolor, se evitan miedos y angustias ante una situación que desconocen”, aclara el doctor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here