La revisión de la vista ayuda a identificar otros problemas de salud

0
1558

El 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Visión, que este año se centra en la importancia de las revisiones anuales de la vista y el acceso universal a la Salud Ocular. Para celebrar la cita Alain Afflelou nos presenta la revisión de la vista perfecta.

“No todas las revisiones son iguales” indica Elvira Jiménez Guerra, máster en optometría clínica y portavoz de Alain Afflelou. “Para que una revisión de la vista sea completa se necesita una anamnesis general: conocer la queja principal y síntomas, historia ocular y médica, antecedentes familiares y necesidades particulares de cada paciente”. Las pruebas van desde un estudio de restricciones en los movimientos oculares, desviaciones, estado de la acomodación (capacidad de enfocar) y el sistema binocular (capacidad para mantener enfocados los objetos sin ver doble), campos visuales, visión en 3D (profundidad de los objetos y control de las distancias), estudio de la respuesta pupilar (valora el sistema nervioso responsable de llevar la información de nuestros ojos al cerebro), medida de la presión intraocular (relacionada con el glaucoma), estudio del estado de la retina tanto con pruebas subjetivas (rejilla de Amsler) como objetivas (fondo de ojo). Y por supuesto, refracción completa (graduación) y estudio exhaustivo de la salud ocular (valoración del estado de las diferentes estructuras y medios oculares).

Como explica Jiménez, “no se trata de hacer una batería de pruebas sin sentido a todo el mundo, sino de hacer las pruebas adecuadas que nos ayuden obtener los resultados necesarios para prescribir a nuestro paciente la mejor solución a su caso particular”. Además, el examen visual debe seguir un guión diferente dependiendo de la edad del paciente, “el sistema visual de un niño no está igual de desarrollado que el de un adulto hasta que no llega a cierta edad, por lo que las alteraciones o patologías visuales que afectan a unas y otras edades son completamente diferentes”.

Esta revisión completa de la vista puede aportarnos más información sobre nuestro estado de salud. Elvira Jiménez destaca que “siempre y cuando se haga una buena anamnesis y que el paciente sea totalmente transparente en sus respuestas, la revisión puede darnos mucha información sobre el estado de salud de nuestro paciente”. Entre las principales enfermedades que se pueden detectar se encuentran tumores, hipertensión arterial, problemas de corazón, derrames cerebrales, diabetes, hipertiroidismo, artritis, placas de colesterol o aneurismas… Y en niños también podemos detectar problemas de habilidad perceptual o de desarrollo, dislexia, etc. Cuando esto ocurre, el optometrista tiene que derivar al paciente al especialista explicando los hallazgos encontrados en el examen, nunca diagnosticando.

5 FALSOS MITOS DE LA REVISIÓN DE LA VISTA
1. “Empiezo a tener problemas en cerca pero me han dicho que me espere porque si voy a la óptica y me ponen gafas voy a empezar a ver peor y dependeré siempre de las gafas”.
Falso: Es importante revisar la visión al menos una vez al año, sobre todo si tenemos síntomas. El optometrista, tras hacer un estudio del caso, recomendará al paciente si necesita una prescripción de gafas para cerca o no.

2. “Noto que veo mal de lejos, pero no voy a ir a graduarme aún porque me han dicho que si me ponen gafas para corregir la miopía, me va a subir más rápido. Tengo que dejar trabajar al ojo”
Falso: El aumento de la miopía no depende de si llevas gafas o no, existen otros factores que afectan a las variaciones de la graduación (tanto genéticos como ambientales) independientes del uso de gafas. Si no llevamos la corrección adecuada podemos provocar otras alteraciones visuales, derivadas del sobreesfuerzo que realizamos al no llevar las gafas.

3. “Mi hijo es aún muy pequeño para hacerle un examen visual, esperaré a las revisiones del pediatra, que en la óptica no gradúan a niños”.
Falso: Está claro que debemos acudir al pediatra con nuestros hijos para realizar todas las revisiones y, si éste encuentra algún indicio de problema visual, derivará al oftalmólogo. su salud visual está estrechamente relacionada con su desarrollo y su aprendizaje. Por este motivo, deberíamos realizar un examen visual completo a los niños a partir de 3 años.

4. “Últimamente se me secan mucho los ojos con mis lentillas, voy a ir a la farmacia a por unas gotas que con eso será suficiente, no hace falta hacer una revisión”.
Falso: Es habitual tener sensación de sequedad ocular, arenilla, irritación en los ojos debido a los ambientes secos donde nos movemos habitualmente, provocados por los aires acondicionados y calefacciones. Sin embargo, hay ocasiones en que esta sequedad viene provocada bien por el uso inadecuado de la lente de contacto, por llevar una lente de contacto que no es la adecuada para nuestro caso, o simplemente por un cambio de graduación que nos obliga a forzar la visión más de lo debido, por lo que no debemos dejar pasar estas situaciones e ir a revisarnos tanto si es un problema de salud ocular como un simple cambio de graduación.

5. “Ya ni me acuerdo de la última vez que me revisé, pero como veo bien ya iré cuando note algo”.
Falso: Debemos hacernos una revisión de la vista al menos 1 vez al año para comprobar el estado de nuestro sistema visual, ya que pueden existir complicaciones que en principio no nos parezcan importante pero que si no se tratan a tiempo pueden desencadenar en problemas más graves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here