La toxina botulínica, eficaz frente a la espasticidad en el ictus, EM y parálisis cerebral

2
1732

¿Qué tienen en común la migraña crónica, la vejiga hiperactiva y la espasticidad que padecen las personas que han sufrido un ictus o tienen parálisis cerebral infantil? El nexo entre todas ellas es que la toxina botulínica es una alternativa terapéutica eficaz para su tratamiento o, como en el caso de la espasticidad, una terapia básica.

La toxina botulínica tipo A de Allergan cumple 20 años en España “y ha llegado a convertirse en el mayor éxito terapéutico del mundo en el campo de la rehabilitación”, asegura el doctor Anthony B. Ward, profesor y director del centro de Rehabilitación Médica North Staffordshire en el Hospital Haywood de Stoke-on-Trent (Reino Unido), vicepresidente de la Federación Mundial de NeuroRehabilitación y miembro de la Sociedad Internacional de Medicina Física y Rehabilitación.

En España, entre 300.000 y 400.000 personas sufren espasticidad, un síntoma que aparece en diferentes enfermedades neurológicas como la esclerosis múltiple, las lesiones medulares, el ictus, los traumatismos craneoencefálicos o la parálisis cerebral. Consiste básicamente en el aumento de tono de uno o varios músculos que no son capaces de relajarse y esto da lugar a posturas forzadas que provocan dolor, dificultad para realizar actividades cotidianas como caminar e incluso afecta al crecimiento de los niños.

“En la parálisis cerebral infantil se tiende a iniciar el tratamiento con toxina botulínica muy precozmente, sobre los 2 años de edad. Se utiliza para ralentizar el desarrollo de las contracturas articulares que se producen y mejorar la funcionalidad como, por ejemplo, la marcha o la puesta en pie”, explica la doctora Mercedes Martínez, de la Unidad de Rehabilitación Infantil del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario La Paz en Madrid, quien añade que esta terapia es básica en los más pequeños. “BOTOX ha contribuido a la mejora del manejo de los pacientes con parálisis cerebral infantil, ya que antes de su aparición el tratamiento se basaba únicamente en terapias físicas que tenían resultados limitados; además, gracias al uso de toxina podemos retrasar las cirugías ortopédicas y el número total de operaciones con sus correspondientes riesgos”, afirma.

“La relajación muscular que produce la toxina botulínica facilita el movimiento y la relajación de los músculos espásticos, colaborando al mantenimiento de la congruencia articular como en el caso de las caderas, evitando en algunos casos la rápida progresión hacia la luxación de caderas”, explica esta especialista. “Sin duda ha demostrado su eficacia y por ello debe ofrecerse como tratamiento para todos los pacientes espásticos con parálisis cerebral; además, la tendencia actual es iniciar su uso cada vez a una edad más temprana”, añade la doctora Martínez.

En la actualidad más de 200.000 españoles tienen espasticidad tras haber sufrido un ictus
Otro colectivo que suele tener espasticidad son aquellas personas que han sufrido un ictus, en concreto, se calcula que entre un 20 y un 30% de los pacientes que padecen este accidente cerebrovascular desarrollarán este síntoma. “Aproximadamente en España hay entre 180.000 y 230.000 personas que ahora mismo tienen espasticidad como consecuencia de un ictus”, señala la doctora Susana Moraleda, médico adjunto del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario La Paz.

“Por la rigidez que produce la espasticidad hay muchos pacientes que no pueden vestirse ni andar, o les es imposible hacerse una correcta higiene palmar o axilar y no se pueden cortar las uñas, por lo que esto les puede provocar heridas e infecciones. Con la infiltración de toxina botulínica se consigue minimizar o incluso hacer desaparecer estos problemas”, manifiesta esta especialista.

Se ha comprobado además, continúa la doctora Moraleda, que el tratamiento repetido con BOTOX reduce el tono muscular al mes, mejora la fuerza a los tres meses y facilita las tareas básicas al mes, tres y 12 meses.

Por su parte, el doctor Ward predice el futuro a corto plazo de BOTOX de acuerdo con la práctica clínica que se realiza a diario: “La toxina se utilizará en dosis más altas para conseguir mayores resultados terapéuticos, ya que se está viendo que, además ser un fármaco muy coste-eficaz, es altamente seguro y con escasos efectos secundarios, y por ello seguramente se amplíen sus indicaciones a más enfermedades”.

BOTOX reduce a la mitad el número de días con migraña
La toxina botulínica también juega un papel crucial en el tratamiento de la migraña crónica, una enfermedad discapacitante que afecta en nuestro país a casi 2 millones de personas (2,3-5% de la población).  “Los pacientes con migraña crónica sufren dolor crónico, ansiedad o depresión con una frecuencia 2-3 veces superior a la migraña episódica. Por ello, su abordaje requiere un tratamiento preventivo eficaz y personalizado”, explica el doctor Julio Pascual, director del Área de Neurociencias y profesor titular de Neurología del Hospital Universitario Central de Asturias (Oviedo).

Según el estudio PREEMPT, después de 12 meses en tratamiento con BOTOX, cerca del 70% de los pacientes experimentan una reducción del ≥50% en número de días que sufren migraña. Asimismo, el uso de BOTOX, que ha sido reembolsado recientemente por el Sistema Nacional de Salud, reduce significativamente los días con cefalea moderada a severa y mejora la calidad de vida.

“Los neurólogos disponemos ahora de una alternativa más para tratar una enfermedad altamente incapacitante para la que hasta el momento no teníamos casi opciones: BOTOX es el único tratamiento preventivo sin efectos secundarios depresores sobre el sistema nervioso central, sin efectos secundarios sistémicos, reduce de forma muy relevante la frecuencia y la severidad de las crisis, hace que el paciente tenga que consumir muchos menos analgésicos, goza de una excelente tolerabilidad y evita acudir a Urgencias para tratamiento parenteral”, asegura este especialista.

En este campo también se han producido muchos avances en los últimos años. “Ahora sabemos que es sumamente importante inyectar entre 155 y 195 unidades en un mínimo de 31 puntos de la cabeza y el cuello, con una técnica que sigue la distribución de los nervios pericraneales que dependen de las primeras raíces cervicales y sobre todo del nervio trigémino, y que sólo sabremos si el paciente es respondedor si le administramos BOTOX en al menos dos ocasiones”, apunta el doctor Pascual. En el futuro, prevé, BOTOX se convertirá en un tratamiento de rutina para el paciente con migraña crónica que acuda a cualquier servicio de neurología.

La incontinencia urinaria aumenta al doble el riesgo de padecer una depresión
Más de 6,5 millones de personas padecen incontinencia urinaria y/o vejiga hiperactiva en España, afectando aproximadamente al 10% de las mujeres entre 25 y 64 años, alrededor del 5% en hombres entre 50 y 65 años y siendo superior al 50% en personas de más de 65 años de ambos sexos. “La incontinencia urinaria aumenta al doble el riesgo de padecer una depresión y el 86% de estos pacientes reconoce que se siente socialmente rechazado”, señala el doctor Manuel Esteban, jefe de Servicio de Urología del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo y coordinador nacional de Urología Funcional de la Asociación Española de Urología.

En estos casos, BOTOX también presenta una solución para muchos pacientes. “La toxina botulínica reduce significativamente o corrige completamente la incontinencia urinaria en casos rebeldes al tratamiento inicial hasta en el 75% de los casos”, revela este especialista. Además, añade, “también se consigue mejorar la capacidad vesical, disminuye la presión excesiva dentro de la vejiga e incluso desaparecen las contracciones involuntarias que provocan la incontinencia”.

El doctor Esteban asevera que el uso de BOTOX constituye una herramienta terapéutica mínimamente invasiva con una relación coste-efectividad muy interesante. “Los urólogos hemos adquirido mayor experiencia y destreza en la técnica de aplicación, mejorar los tiempos quirúrgicos y se pueden repetir los tratamientos sin restar efectividad, por lo que estimamos un crecimiento en el uso de la toxina en los próximos años debido a su perfil de seguridad”, concluye.

2 Comentarios

  1. Hola soy paco, sufrí’, un ictus hace año y medio y se me ha complicado con espasticidad severa de miembro
    Inferior y superior, casi no puedo andar con muletas, ni llevar mi vida normal, quisiera me aconsejaran , que métodos seguir para mejorarme, gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here