Los expertos apuestan por nuevos fármacos para el tratamiento de la angina estable

0
1112

Uno de los Simposios más destacados en el marco del Congreso de Enfermedades Cardiovasculares de la SEC (Sociedad Española de Cardiología), celebrado estos días en Valencia, es el organizado por Área Científica de Menarini España bajo el título “Angina estable. Nuevas guías, nuevos retos”, celebrado el 25 de octubre.

Moderado por el doctor José Luis López-Sendón, miembro del Comité Científico y jefe del Servicio de Cardiología del Hospital La Paz de Madrid, y por el Dr. Andrés Iñiguez, Jefe de Servicio de Cardiología y Director del Área de Gestión de Cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, en él se debaten las novedades más destacadas en referencia al diagnóstico y tratamiento de la angina estable.

Asimismo, en esta edición se presentan las nuevas guías de la Sociedad Europea de Cardiología, con recomendaciones para el manejo de esta patología. Los expertos coinciden en destacar que, en los últimos años, se está produciendo un cambio de rumbo en el tratamiento farmacológico de la cardiopatía isquémica, gracias a la acción de nuevos fármacos. Asimismo, aseguran que es preciso continuar insistiendo en la necesidad de un mayor compromiso tanto de médicos como pacientes en el control de los factores de riesgo cardiovascular. Así se ha señalado en este Congreso anual, el mayor en español dirigido a profesionales involucrados en la prevención, diagnóstico y tratamiento de enfermedades cardiovasculares.

El Simposio contará con la participación del doctor José Ramón González-Juanatey (Santiago de Compostela), el doctor José Luis Zamorano (Madrid) y el doctor Ángel Cequier (Barcelona), además del doctor López-Sendón.

El diagnóstico de la angina estable, punto de partida y auténtico reto

La prevalencia de la angina estable en la población general es superior al 10% en hombres mayores de 65 años, representa un 5% de las mujeres en esa misma franja de edad y no deja de aumentar, debido al envejecimiento progresivo, la mayor esperanza de vida y el aumento de la obesidad, entre otros factores. Además, aproximadamente el 50% de los pacientes que han sufrido infarto de miocardio también presentan angina estable, así como entre el 30 y 40% de los pacientes que han sido sometidos a revascularización o cateterismo.

Sin embargo, según el doctor López-Sendón, “su diagnóstico es todavía un reto, a causa de las diversas comorbilidades que presentan los pacientes de edades avanzadas y a una tendencia general a dar importancia al dolor sólo cuando es realmente intenso. Por tanto, todavía es preciso avanzar en ese sentido, ya que el diagnóstico es el punto de partida para garantizar un tratamiento adecuado en cada caso, confirmando o descartando la existencia de posibles lesiones coronarias”. Esta necesidad de un correcto diagnóstico es uno de los principales temas tratados en las nuevas guías de la Sociedad Europea de Cardiología, que recoge el conjunto de recomendaciones y necesidades en el tratamiento de la angina crónica estable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here