Los expertos presentan un sistema para asignar mejor los hígados donados en los trasplantes

0
655

Un equipo de especialistas de la Universidad y el Hospital de Córdoba han presentado recientemente un nuevo sistema para asignar mejor los hígados donados en los trasplantes, lo que no es óbice para reconocer el liderato mundial de España en esta materia.

A su juicio, los criterios de asignación de órganos el nuestro país “se establecen de acuerdo a aspectos territoriales y clínicos que garantizan el altruismo en la donación y la igualdad en el acceso”. No obstante, y pese a ello, consideran que “todavía hay algunos aspectos en la asignación de los órganos que se pueden mejorar”.

Concretando en el caso del trasplante de hígado, sostienen que se tienen en cuenta las características del donante, “como su grupo sanguíneo”, así como la gravedad del paciente, la cual se mide con el denominado Modelo de Enfermedad Hepática Terminal (MELD, por sus siglas en inglés).

Ello se traduce en un número “obtenido a partir de las cifras de bilirrubina, creatinina y tiempo de protrombina del paciente”, indican. Éste sirve para priorizarlo en la lista de espera, “según su riesgo de mortalidad en los tres meses siguientes”, manifiestan los expertos.

Para una de las autoras del trabajo de investigación que han llevado a presentar esta propuesta y miembro de este centro académico de la ciudad de la Mezquita, la doctora María Pérez, en esta asignación “no se valoran otras variables que optimizarían la compatibilidad y podrían suponer un factor decisivo en los resultados del trasplante”.

Debido a ello, se propone esta mejora, que “favorece los principios de justicia para el receptor y de utilidad del injerto, adecua los tiempos de espera al riesgo de mortalidad en lista activa y mejora la supervivencia”, argumenta. Así lo ha publicado recientemente la revista especializada Applied Soft Computing.

En sus páginas se expone también que este modelo “destinaría cada órgano a uno de los receptores más graves, entre los que elige al que presenta la máxima probabilidad de supervivencia”. De esta manera, “respeta el principio de urgencia que reclama el MELD y discrimina entre receptores que teóricamente tendrían mejor pronóstico en lista de espera, pero que trasplantados con un determinado hígado se beneficiarían de una mejor supervivencia”, explica Pérez.

En resumen, declara que las interacciones que se establecen en el procedimiento del trasplante “son más complejas que las simplemente derivadas de emparejar un buen donante con un receptor muy grave”. Todo ello en un tipo de trasplante que se realizó en 1.093 ocasiones en España en 2013.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here