Más de 200 profesionales sanitarios se unen para mejorar el control de la dislipemia aterogénica

0
799

Con motivo del 2º Día de la Dislipemia Aterogénica (DA), la Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA), con la colaboración de la compañía al cuidado de la salud Abbott, ha celebrado una jornada científica en la que han participado más de 200 expertos y especialistas, conectados desde ocho ciudades españolas vía streaming, con el fin de mejorar el control y disminuir el riesgo cardiovascular de los pacientes con DA. Una patología que presenta una prevalencia notoria en España, con aproximadamente un millón cuatrocientas mil personas en edad laboral que la padeceni.

La jornada, que ha contado con la participación de médicos de Madrid, Barcelona, La Coruña, Burgos, Valencia, Murcia, Sevilla y Granada – ha comenzado con las ponencias del Comité Científico, compuesto por el Dr. Jesús Millán, Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Gregorio Marañón, el Dr. Pedro Botet, Jefe de sección del Servicio de Medicina Interna, Hospital del Mar, Barcelona, y el Dr. Diaz Rodriguez, Médico de Atención Primaria en León y coordinador del Grupo de Trabajo de Lípidos de la SEMERGEN.

En su ponencia, el Dr. Pedro Botet ha destacado la importancia de revertir la situación de las dislipemias en España, ya que actualmente siguen siendo procesos infradiagnosticados, infratratados e infracontrolados. Un hecho particularmente llamativo en la población con un riesgo cardiovascular elevado o con antecedentes de enfermedad cardiovascularii.

En ese sentido, un trabajo muy reciente señala cómo la percepción del médico tiende a infravalorar la dislipemia, a menos que las alteraciones lipídicas sean muy llamativas, tanto en atención primaria como en especializada. Y eso impide intensificar o combinar los fármacos en el tratamiento hipolipemiante a pesar de la existencia clara y creíble de guías clínicas accesiblesiii. Por eso, y con el fin de mejorar aspectos como la detección y la adecuada selección del tratamiento, se ha expuesto un caso clínico que, de manera interactiva, cada una de las sedes conectadas ha resuelto.

“Iniciativas como esta ayudan a mejorar el conocimiento y manejo de esta patología muy prevalente en pacientes con alto o muy alto riesgo cardiovascular, como los que presentan obesidad visceral, diabetes tipo 2 o síndrome metabólico” ha comentado el Dr. Juan F. Ascaso, Presidente de la SEA.

Guía clínica para la detección, diagnóstico y tratamiento de la DA
Una de las principales novedades ha sido la presentación de la primera guía clínica para la detección, diagnóstico y tratamiento de la dislipemia aterogénica en atención primaria, motivada por la creciente importancia de la DA en España, y en cuya elaboración han participado tres sociedades científicas de atención primaria – SEMERGEN. semFYC y SEMG – y la SEA. Entre otros aspectos, la guía establece que en pacientes tratados con estatinas que han alcanzado los objetivos de cLDL pero presentan concentraciones altas de TG (> 150 mg/dl) y bajas de cHDL (< 39 mg/dl) se recomienda asociar un fibrato.

“La combinación a dosis fijas de pravastatina (40 mg) y fenofibrato (160 mg), recientemente comercializada en España, presenta eficacia en el control lipídico integral, acompañada del favorecimiento del cumplimiento terapéutico -al administrarse una única cápsula al día- especialmente importante en este tipo de pacientes frecuentemente polimedicados” ha comentado el Dr. Jesús Millán Núñez Cortés, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid y Jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

La dislipemia aterogénica, un riesgo cardiovascular
La DA es una alteración del metabolismo lipídico caracterizada por aumento de los triglicéridos y/o descenso del colesterol unido a las lipoproteínas de alta densidad (HDL). Junto a ello existen otras alteraciones derivadas, como unas partículas LDL pequeñas y densas, o un aumento general de lipoproteínas que contienen apoB, que configuran un perfil dislipémico asociado a un alto riesgo de padecer arterioesclerosis. De ahí su denominación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here