Mundipharma y la SED presentan el documental ‘Rebélate contra el dolor: un testimonio real’

0
1008

Se quiere trasmitir un mensaje claro: el dolor crónico se puede tratar, no hay que resignarse

El Instituto Mundipharma y la Sociedad Española del Dolor (SED) ha presentado esta mañana, en rueda de prensa, su última iniciativa en la lucha contra el dolor crónico: ‘Rebélate contra el Dolor’. Un documental con el que se pretende llamar la atención de la opinión pública mediante un mensaje directo sobre la lucha diaria de afamados personajes populares, como Mayra Gómez Kemp, Pablo Carbonell, Sebastián Palomo Danko o Esmeralda Moya. El testimonio real de todos ellos lanza un mensaje común: el dolor crónico se puede tratar, no hay que resignarse.

Al acto de presentación han asistido José Ramón Cisneros, Director del Instituto Mundipharma, Pablo Carbonell y Sebastián Palomo Danko, que además de haber participado en el documental, sufren en primera persona las consecuencias del dolor crónico y se han rebelado contra él. En palabras de Cisneros “el dolor que se muestra en el documental es una realidad tangible que sufren 7 millones de españoles, pero hay que afrontarlo con positivismo y con una lucha continua”.

En este sentido, Sebastián Palomo Danko ha afirmado que “lo peor que se puede hacer es resignarse, cuando uno lucha es capaz de amoldarse al dolor físico y de salir adelante, encontrando muchas otras cosas con las que ser feliz”.

Según ha indicado José Ramón Cisneros, “Estamos trabajado juntos para concienciar a la población de la importancia que conlleva tratar el dolor crónico. Desde el Instituto investigamos, formamos a profesionales sanitarios y sensibilizamos con campañas como esta, intentando evitar que, por ejemplo, las clases en las universidades españolas especializadas en dolor crónico no ocupen tan sólo 11,5 horas de media al año”.

Con el objetivo de concienciar a la población del creciente número de pacientes con dolor crónico que continúan a la sombra en España, Pablo Carbonell ha indicado que el peor problema es el cultural: “no tenemos por qué sufrir un dolor que no se ha diagnosticado y que no merecemos, hay que vivir activamente contra él”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here