Se presenta en Sevilla un libro sobre el síndrome del intestino irritable desde la perspectiva de los pacientes

0
890

Un estudio pionero que promueve una atención integral y una mejor información al paciente en un entorno más seguro

Existe un vacío sobre la percepción que los pacientes con SII tienen de su experiencia con el Sistema Sanitario y las principales dificultades con las que se encuentran. De ahí que la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA), en colaboración con la compañía farmacéutica Almirall, ha desarrollado el manual “El proceso asistencial del síndrome del intestino irritable desde la perspectiva de los pacientes. Un estudio cualitativo”, pionero en nuestro país. Los resultados de este estudio y el manual presentan hoy en Sevilla, en el congreso anual de la Sociedad Andaluza de Calidad Asistencial, en una mesa redonda moderada por la Dra. Reyes Álvarez-Ossorio, Presidenta de esta sociedad.

El objetivo del estudio es promover una atención integral y una mejor información al paciente con SII en un entorno más seguro. Para ello se han identificado el proceso asistencial que siguen los pacientes con SII, las barreras que les generan mayor inseguridad y los errores más comunes en relación con el tratamiento farmacológico, dieta o cambio en los patrones de conducta, y se ha diseñado y validado una escala para evaluar la percepción del paciente que promueva una mejor información y una atención integral en un entorno más seguro.

Se trata de un estudio observacional basado en técnicas de investigación cualitativas y cuantitativas. “Primero hemos analizado información sobre cómo viven los pacientes su tránsito por el proceso asistencial del SII, sus principales dificultades y errores. Posteriormente, a partir de toda la información recogida, hemos elaborado herramientas que pueden ayudar a mejorar la atención que reciben estos pacientes. Por un lado, hemos diseñado y validado una escala para conocer la percepción de los pacientes sobre las atenciones que reciben y, por otro, hemos elaborado una guía para Atención Primaria”, ha explicado D. Emilio Ignacio García, Presidente de SECA.

“El manual pretende ser una herramienta de apoyo a los profesionales que atienden a los pacientes con SII, aportando desde una visión multidisciplinar y de continuidad de la asistencia, buenas prácticas, sustentadas en evidencias y consensos profesionales, que permitan la mejora de la calidad asistencial en esta patología”, ha comentado el Dr. Jose Joaquín Mira, catedrático de Psicología Social de la Universidad Miguel Hernández de Alicante. En la configuración del grupo de trabajo ha sido importante la colaboración de profesionales clínicos expertos en la atención de estos pacientes. En este sentido, el trabajo ha sido coordinado por el Dr. Enrique Rey Díaz-Rubio, del Hospital Universitario Clínico San Carlos, y las Dras. Laura Sempere e Isabel María Almenta, del Hospital General Universitario de Alicante, con la participación de otros trece especialistas de toda España. De igual manera para el desarrollo metodológico del trabajo se ha contado con miembros de la Sociedad Española de Calidad Asistencial que a su vez tienen una experiencia contrastada en este tipo de abordajes.

“Nuestro apoyo a este proyecto responde al compromiso de Almirall en promover la salud pública y contribuir a dar respuesta a las necesidades cambiantes de los profesionales y gestores sanitarios para mejorar los resultados en salud de los paciente. Apoyamos numerosos proyectos que permiten aportar valor a los pacientes y mejorar los procesos asistenciales”, ha indicado Ignacio Martí Ragué, Director División Relaciones Institucionales de Almirall. “Estamos muy involucrados en generar herramientas de apoyo para que los profesionales de la salud mejoren de forma continuada la atención integral a los pacientes, como es el caso del estudio y el libro que hoy presentamos relacionado con el SII”, ha añadido.

Barreras y dificultades
La percepción que los pacientes que padecen SII tienen del proceso asistencial, de la información que reciben, de la capacidad diagnóstica y terapéutica y de la coordinación entre niveles asistenciales de nuestro Sistema de Salud apenas han sido estudiados. Se trata de pacientes que deambulan en ocasiones durante varios meses por el Sistema de Salud en busca de un diagnóstico, que son sometidos a pruebas diagnósticas sin hallazgos significativos, que buscan un tratamiento que esperan que sea efectivo con expectativas que no siempre se logran satisfacer y que viven con cierta desesperación, vergüenza e incomprensión su sintomatología, sobre todo en la esfera laboral.

No hay una prueba diagnóstica para el SII y este se establece mediante comparación de los síntomas del paciente con un conjunto de criterios, conocidos como criterios de Roma, que no son del todo específicos para distinguir este síndrome de otros trastornos digestivos. Son la historia médica, el examen físico y el resultado normal de algunas pruebas seleccionadas, los que en definitiva ayudarán a diferenciar el SII de otra patología. Por otra parte, actualmente están disponibles diversas formas de tratamiento que mejoran los síntomas, pero no curan la enfermedad.

La naturaleza crónica de la enfermedad, la ausencia de una causa clara y la dificultad que supone el control de los síntomas puede ser frustrante tanto para los pacientes como para los profesionales que los atienden. También, en ocasiones, los pacientes se sienten ansiosos y frustrados porque sus médicos no parecen tener en cuenta su trastorno de una manera seria.

Teniendo en cuenta que la información que reciben los pacientes, la coordinación entre niveles asistenciales y la capacidad de respuesta a nivel diagnóstico son claves en este proceso asistencial, el estudio refleja que hay una percepción de desconfianza en la relación de los médicos con los pacientes en la atención de este trastorno. En este estudio, pionero en nuestro país, se analiza esta situación mediante un trabajo en el que han participado pacientes, psicólogos, médicos de familia y gastroenterólogos, todos ellos con el fin de ayudar a mejorar la atención a los enfermos con SII.

Fuerte impacto en la calidad de vida
El SII es un trastorno funcional del intestino en el que se asocia dolor o molestia abdominal con alteraciones en el hábito intestinal. Los síntomas clave del SII son dolor abdominal y molestias recurrentes, además de una función intestinal alterada.

Según expone en el estudio el Dr. Enrique Rey, del Hospital Clínico San Carlos, la prevalencia del síndrome de intestino irritable en los países occidentales oscila entre el 9 y el 21%, variabilidad que depende en gran medida de los criterios empleados en cada estudio concreto para definir el SII1. En la población española, la prevalencia oscila entre el 3 y el 10%, según los criterios que se utilicen para definirlo2. Afecta más frecuentemente al sexo femenino, señalándose habitualmente una mayor prevalencia entre los 20 y 50 años, aunque este último aspecto no es tan evidente en la población española.

El SII tiene un considerable impacto sobre la persona que lo sufre y sobre la sociedad. A pesar de que no se asocia con un aumento de la mortalidad3, produce un considerable impacto sobre la calidad de vida de la persona que lo sufre4 y sobre la productividad laboral5. Junto a ello, el SII se asocia con múltiples comorbilidades6 que amplifican su impacto sobre la calidad de vida y sobre el coste de la enfermedad. Aunque los costes de la enfermedad son difíciles de calcular, desde hace años se reconoce el alto coste médico directo que genera7, derivado fundamentalmente de las consultas médicas y los procedimientos diagnósticos8, habiéndose estimado hace unos años un coste de 700 a 1600 € por paciente y año en Europa9.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here