Un 20% de los pacientes diagnosticados de celiaquía tiene más de 60 años

0
1147

El número de personas afectadas por enfermedad celíaca está creciendo en los últimos años de manera sustancial y, especialmente, aumentan los casos diagnosticados en adultos. Según el resultado de investigaciones se estima que la prevalencia de la enfermedad celíaca es muy alta, en torno al 1% de la población, lo que quiere decir que casi 1 de cada 100 personas es celíaca, si bien algunos estudios recogen que un 75% de pacientes no están diagnosticados.

La celiaquía y otros trastornos relacionados con el gluten serán tratados en un Simposio Satélite durante la celebración del LXXIII Congreso anual de la SEPD que tendrá lugar el próximo mes de junio en Valencia. Los expertos de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD) consideran que la enfermedad celíaca es un trastorno mucho más común de lo que se suele pensar.

“Existen muchos casos sin identificar porque los pacientes no manifiestan síntomas o presentan síntomas no digestivos que hacen que el diagnóstico se retrase durante años y que el paciente visite numerosos médicos hasta llegar al especialista del aparato digestivo”, explica el doctor Federico Argüelles Arias, especialista en patología digestiva y experto de la SEPD. En este sentido, los expertos suelen describir la enfermedad celíaca como un iceberg. “Según esta metáfora, el hielo exterior serían los casos de enfermedad celíaca diagnosticados porque presentan síntomas típicos, mientras que permanecen ocultos bajo el agua los casos más difíciles de detectar”, explica el doctor Argüelles. Gracias a un mayor conocimiento de la enfermedad y su sintomatología, en los últimos años está mejorando el diagnóstico, y los clínicos tienen en cuenta los síntomas no digestivos antes de descartar la enfermedad.

De este modo, la edad media de los pacientes diagnosticados ha ido aumentando situándose en la actualidad por encima de los 40 años. De hecho, se considera que el 20% de los casos se diagnostica en adultos de más de 60 años, por lo que la celiaquía ha dejado de ser considerada una enfermedad infantil. Otros trastornos relacionados con el gluten Al mismo tiempo que ha aumentado el número de casos diagnosticados de pacientes con enfermedad celíaca, la mejora de la tecnología en las pruebas diagnósticas y un mayor conocimiento de los mecanismos desencadenados por el gluten, han permitido detectar otros trastornos relacionados con el consumo del gluten.

Son patologías que cursan mediante procesos diferentes a la enfermedad celíaca, pero que tienen en común que mejoran al eliminar de la dieta el gluten, explica el doctor Francesc Casellas Jordá, especialista en Aparato Digestivo y experto de la SEPD. Entre estas patologías cabe destacar: la alergia al gluten, una sensibilidad al gluten que actúa mediante mecanismos propios de la alergia, por lo que, por ejemplo, puede detectarse mediante pruebas cutáneas; y la sensibilidad al gluten no celíaca, que provoca síntomas digestivos que pueden confundirse con la celiaquía, pero cuyas pruebas diagnósticas son negativas para esta enfermedad.

“Estamos empezando a reconocer la sensibilidad al gluten no celíaca. Sabemos que tiene una sintomatología muy parecida a la enfermedad celíaca, pero actúa mediante otros mecanismos relacionados con la inmunidad y que no tiene el componente hereditario. No es una enfermedad rara, sabemos que tiene una alta prevalencia, por lo que en los próximos años, deberemos trabajar para encontrar pruebas diagnósticas objetivas que nos permitan reconocer estas situaciones”, concluye el doctor Casellas.

¿Qué es la celiaquía?

La enfermedad celíaca es una intolerancia a una proteína presente en el gluten que contienen cereales como el trigo, la cebada o el centeno y que provoca una atrofia de la mucosa en el intestino delgado que impide la absorción de determinados nutrientes. La intolerancia al gluten es de carácter permanente y es consecuencia de una respuesta anormal contra el gluten en personas genéticamente predispuestas. La supresión del gluten en la dieta mejora la alteración de la mucosa y la sintomatología asociada. La enfermedad celiaca se asocia a la dermatitis herpetiforme, que se considera su manifestación dermatológica y está presente aproximadamente en la cuarta parte de los pacientes celíacos; a enfermedades del tiroides, sobre todo la tiroiditis autoinmune; al déficit selectivo de IgA; a la diabetes mellitus tipo 1; y a alguna enfermedad hepática también mediada inmunológicamente. Síntomas de la enfermedad celíaca Los síntomas típicos o digestivos de la enfermedad celíaca son diarrea, dolor abdominal, hinchazón después de comer, nauseas y vómitos, astenia, anorexia o pérdida de peso.

En la edad adulta estos síntomas suelen ser menos intensos, o bien el paciente puede estar sufriéndolos desde hace tiempo sin darles importancia. Entre los síntomas no digestivos están por ejemplo: la anemia ferropénica crónica, los abortos de repetición, trastornos de la coagulación, molestias abdominales difusas, osteoporosis, incluso trastornos psiquiátricos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here