Una “caja simuladora” recrea la sensación de un paciente con dolor neuropático localizado

0
592

Alrededor de 20 millones de personas en todo el mundo sufren dolor neuropático. Así se puso de manifiesto durante la IX Mediterranean Multidisciplinary Pain Meeting, en el que participó Grünenthal Pharma en el marco del World Medicine Park Minorca celebrado los pasados 7 al 11 de mayo.

Cerca de 1.200 profesionales sanitarios se han dado cita en Menorca para presentar y debatir las principales novedades sobre dolor. En este contexto, Grünenthal ha organizado en el IX Mediterranean Multidisciplianry una jornada en la que profesionales sanitarios han podido actualizar sus conocimientos sobre dolor intenso crónico y dolor neuropático localizado (DNL).

Dolor neuropático localizado, ¿mito o realidad?
“El dolor neuropático (DN) nunca es un mito, es una realidad que afecta en torno a 20 millones de personas en todo el mundo”, explica la doctora Esther Lopez, coordinadora de la Unidad de Dolor del Hospital Gregorio Marañón y presidenta de la Sociedad Madrileña del Dolor. El DN es el se produce por una lesión del sistema somatosensorial, es decir una lesión no exclusivamente de los nervios. Su causa puede ser, entre otras, un traumatismo, una cirugía, una infección o una enfermedad metabólica como puede ser la diabetes. La doctora López resalta que, “a pesar de que cada día está mejor controlada la glucemia en pacientes diabéticos, el DNL en estos pacientes tiene una alta incidencia”.

Según los expertos, el DNL tiene unas características clínicas que lo hacen claramente inidentificable y por tanto, de fácil diagnóstico pero, a su vez, está considerado como uno de los tipos de dolor más complicados de tratar. “La subjetividad del paciente unida a la falta de herramientas de diagnóstico precisas hace que, en muchas ocasiones, la evaluación no sea del todo individualizada”, comenta la doctora. En este sentido la especialista ha destacado que, “desde hace unos años existen nuevas herramientas para identificar y detectar el DNL que, unido al desarrollo y a las nuevas indicaciones clínicas de los fármacos han mejorado considerablemente su abordaje”.

“Mi dolor es como…”
Además del IX Mediterranean Multidisciplinary Pain Meeting, Grünenthal ha puesto a disposición de los asistentes una caja simuladora que recrea las sensaciones que produce el DNL en el paciente que lo sufre. Introduciendo el brazo en esta caja, unos electrodos en las fibras nerviosas simulan el estímulo de este tipo de dolor. En el 80% de los casos, los médicos no llegan a ser conscientes completamente del nivel de discapacidad de sus pacientes por eso, la “Caja Simuladora” permite que los profesionales perciban de manera más directa esta sensación.

Por otra parte, la Fundación Grünenthal ha patrocinado la edición del libro “Sobrevivir al dolor” cuya autora, Grela Bravo, ha estado presente en este Congreso. La escritora ha podido acercar a los asistentes su experiencia en la lucha contra esta realidad. Su testimonio es un ejemplo de hasta qué punto es necesario conocer mejor esta enfermedad para hacerle frente y sobrevivir al dolor.

Dolor crónico intenso
Está considerado que el dolor crónico intenso es aquel que tiene una duración de más de tres meses y cuya intensidad está por encima de siete en una escala analógica visual de diez puntos. “Se trata de un tipo de dolor relativamente frecuente y que, en los casos de ser un dolor no maligno, no acorta la esperanza de vida. En cambio, si se trata de dolor oncológico sí que la disminuye de manera importante”, comenta el doctor Jesús Tornero, jefe de Servicio de Reumatología del Hospital Universitario de Guadalajara y Profesor de Medicina de la Universidad de Alcalá de Madrid.

El cáncer suele ser la causa principal de este tipo de dolor, aunque no es la única, ya que existe un grupo importante de pacientes en los que el origen de este síntoma es de carácter vascular. “También es importante destacar el dolor crónico osteoarticular que, aunque es un dolor asociado a edad, se ha comprobado que hasta en el 30% de las ocasiones puede alcanzar una intensidad elevada”, aclara el doctor Tornero. En muchas ocasiones, la enfermedad que origina el dolor no puede curarse, por lo que los profesionales deben aliviar el dolor con fármacos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here