Cómo prevenir la aparición de estrías

0
388

Como dice el refrán, es mejor prevenir que curar. Así que es hora de tomar cartas en el asunto y empezar a hacer algo para prevenir la aparición de las temidas estrías.

Si estás pensando quedarte embarazada, vas a empezar una dieta para bajar o subir de peso, o quieres muscular rápidamente, tienes en tu mano la posibilidad de evitar las estrías.

Los consejos que vamos a darte no te supondrán demasiado esfuerzo, y los resultados valen la pena: una piel más sana y bonita. Pero antes de empezar vamos a ahondar en el tema de las estrías explicando qué son realmente y qué tipos hay. Así será más fácil evitar su desarrollo.

Qué son realmente las estrías

Al final, aunque nos acompañen a gran parte de las mujeres, muchas veces no nos paramos a reflexionar sobre por qué se producen estos fenómenos.

Lo que sabemos seguro es el aspecto que tienen, como de pliegues (blanquecinos o rojizos, depende de lo recientes que sean) en la piel, casi como si unas líneas nos cruzaran algunas zonas, siendo las más comunes las caderas, los glúteos, los muslos, el estómago, el pecho y los brazos.

Esto se debe a que son las áreas que más tienden a sufrir cambios bruscos de volumen, puesto que las estrías nacen tras un estiramiento tan rápido de la dermis que esta no tiene tiempo de regenerarse, por lo que se rompe.

Por este motivo, las estrías suelen salir sobre todo en momentos de cambios del organismo, sobre todo cuando hay alteraciones hormonales de por medio, como son la adolescencia, el embarazo o la menopausia, así como grandes cambios de peso o determinadas enfermedades. Es decir, que hay muchos factores implicados en su aparición.

Estas marcas también experimentan una evolución que tiene dos fases: inflamatoria y cicatricial. En la primera, la estría es de reciente aparición y es blanda al tacto. En la segunda fase, la estría apareció hace meses y empieza a tener su aspecto definitivo, si no se trata adecuadamente.

La piel se va atrofiando, se extiende a lo largo de toda la marca y se va hundiendo porque cada vez tiene menos elasticidad. En la estría no aparece ningún vello. Y aunque creamos que las estrías son un problema únicamente de mujeres, lo cierto es que los hombres también las sufren, si bien con el vello corporal les suelen quedar más disimuladas.

Tipos de estrías

Las estrías tienen varias fases por las que pasan desde que aparecen en nuestro cuerpo, según el momento en el que se encuentren se diferencian dos tipos según el color de las mismas, las blancas y las rojas.

Las estrías de color rojizo son aquellas que acaban de salir, el color no es más que un síntoma de que la piel acaba de romperse en esa zona, por lo que la “herida” aún está reciente y lo más importante en proceso de cicatrización.

Estas estrías son más fáciles de tratar, incluso se puede llegar a eliminarlas con una buena crema que nos ayude. Lo más importante en este punto es bajo ninguna circunstancia ignorarlas teniendo la fe de que desaparecerán por sí solas, porque ya te digo que eso no sucederá.

En este caso gracias a que aún existe circulación sanguínea en esa zona puedes poner solución y tener éxito, no esperes a que termine de cicatrizar.

Las estrías de color blanco son ya otro tema muy distinto, aquí la herida ya ha cicatrizado por completo y no hay circulación alguna en la zona afectada. Por regla general siempre escucharás que las de color blanco son realmente complejas de eliminar y no se equivocan, no obstante, aunque son más difíciles de tratar no es imposible.

Estrías: la prevención es la clave

Es importante que adoptes una serie de medidas para cuidar la dermis, hacer que se mantenga siempre elástica y de esta manera evitar que se rompa.

Para conseguirlo, una correcta hidratación es el elemento principal, así que bebe mucha agua, apuesta por infusiones diuréticas, huye de las bebidas gaseosas o azucaradas que te hagan retener líquidos (del mismo modo, evita el exceso de sal) y apuesta por cremas, que nutran bien la dermis.

A su vez, necesitas que los niveles de colágeno y elastina sean elevados. Como estos compuestos disminuyen de manera natural con la edad, es importante de nuevo que los refuerces mediante la cosmética especializada, a través de productos antiestrías como este.

En cuanto a porqué alternativa decantarte, mi recomendación es que valores bien tu caso. Algunos productos son aptos para cualquier tipo de piel y sirven como tratamiento de prevención básicamente dándole nutrientes e hidratación a las células cutáneas, además de que no causan problemas durante las ecografías o suponen ningún riesgo para tu bebé, en el caso de que estás embarazada.

Dicho esto, si lo que necesitas es además eliminar y suavizar las estrías ya existentes, será mejor que optes por cremas más específicas, que incluyan ingredientes que puedan mejorar la cicatrización, regenerar las células superficiales y borrar su apariencia, como el silicio, el colágeno hidrolizado, vitaminas y antioxidantes.

Eso sí, para que un cosmético funcione, te recomiendo que sigas dos pautas básicas: ser constante con el tratamiento que elijas, aplicándolo a diario, e intentar llevar un ritmo de vida sano.

La dieta no suele ser un factor que determine la aparición de estrías (más allá de que, evidentemente, lo que comamos sí­ influye y mucho en nuestras subidas y bajadas de peso) pero existen estudios que aseguran que ciertas sustancias como la cafeína, el alcohol y el té favorecen su aparicióN.

En el lado contrario, los alimentos ricos en vitaminas A, C, D y Zinc pueden ayudar a que no aparezcan en nuestra piel.

Si combinas el uso de una buena crema antiestrías con una dieta sana, hidratación constante y algo de ejercicio a la semana, seguro que con constancia y paciencia notarás que las estrías no se manifiestan en tu piel. Y es que por mucho que los cosméticos sean eficaces, tampoco hacen milagros, salvo que tú también pongas algo de tu parte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here