manchas solares


Con el paso del tiempo, pueden aparecer las primeras manchas en la piel. Principalmente, existen dos tipos de manchas: las vasculares y las pigmentadas. El Dr. Miguel Sánchez Viera, coordinador del Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica (GEDET) de la AEDV, explica que «las primeras se deben a problemas de vascularización, mientras que las segundas tienen su origen en una acumulación de melanina (nevus, pecas, léntigos, melasma y cicatrices hiperpigmentadas)». Según Isabel del Campo, también del GEDET, «el paso del tiempo y la exposición a radiación UV son los factores más comunes que provocan la aparición de manchas cutáneas».

El Dr. Emilio del Río, también del GEDET, menciona otro tipo de pigmentaciones:

  1. Pigmentación post-inflamatoria: Aparece después de quemaduras o abrasiones. Ejemplos de esto incluyen quemaduras por el tubo de escape de una moto o la exposición a la savia de algunas plantas, como la higuera, cuando incide la luz solar sobre la piel afectada. El tratamiento suele implicar esperar a que desaparezca con el tiempo, aunque se puede acelerar con preparados de hidroquinona o ácido tranexámico.
  2. Marchas oscuras en los brazos femeninos: Discromatosis braquial adquirida. Este tipo de pigmentación castaña reticulada se observa especialmente en el dorso de los antebrazos de mujeres mayores de 40 años. Puede mejorar con fotoprotección, hidroquinona tópica y ácido tranexámico.

Prevención: Fotoprotección esencial

La clave para prevenir la aparición de manchas cutáneas es la fotoprotección. Según el Dr. Josep González Castro, del GEDET, es fundamental exponerse al sol de manera responsable, ya que «el bronceado es la respuesta del organismo a una agresión y una señal de que las células de la piel están produciendo más pigmentos debido a una lesión». Además, se deben evitar las horas de máxima radiación (entre las 12 y las 16 horas), exponerse gradualmente al sol, utilizar gafas de sol y aplicar siempre un protector solar de alto índice (existen protectores específicos para pieles pigmentadas) generosamente y cada dos horas, incluso en días nublados. Es importante recordar que el agua, el sudor y el roce con la toalla pueden disminuir la eficacia del protector solar. Si se está tomando algún medicamento que cause fotosensibilidad, durante el embarazo o después de un tratamiento cutáneo, es crucial extremar las precauciones. Se recomienda aplicar el protector solar media hora antes de la exposición al sol y no dejar de usarlo incluso si la piel ya está bronceada, según el Dr. González Castro. Además, los ingredientes como la vitamina C, la vitamina E y la niacinamida se pueden incluir en fórmulas cosméticas para prevenir las manchas, pero siempre deben ser recomendados por un dermatólogo debido a las variaciones en el tiempo de uso y la dosis según el tipo de piel.

Diagnóstico, la clave

Es fundamental diferenciar si una mancha en la piel es benigna, potencialmente maligna o maligna, por lo que el diagnóstico debe ser realizado por un dermatólogo, quien tiene las herramientas necesarias. La dermatoscopia digital es especialmente precisa, ya que permite hacer imágenes microscópicas que revelan anomalías en las manchas que son difíciles de observar a simple vista. También es esencial la autoexploración. La regla del ABCDE es efectiva: A de asimetría, B de bordes irregulares, C de color, D de diámetro (más de 6 milímetros) y E de evolución. Además, es importante acudir al dermatólogo de manera regular y si se nota algún cambio en alguna de las manchas para descartar un posible cáncer de piel, según el Dr. Sánchez Viera.

Tratamiento: láser, peeling y activos

  1. Láser: Uno de los tratamientos más efectivos para eliminar las pigmentaciones cutáneas. El láser fragmenta los pigmentos en las zonas oscuras, y estos se reducen con cada sesión y son eliminados por el organismo a través del sistema linfático. El láser Q-Switched (nano o pico segundos) es el más apropiado para tratar léntigos solares y seniles, según la Dra. Isabel del Campo. Además, se pueden usar láseres de CO2 o Erbio fraccionados, aunque pueden dañar tejidos adyacentes. La luz pulsada intensa también es efectiva, pero generalmente se necesitan más sesiones. Para el melasma, marcas de acné o hiperpigmentaciones postinflamatorias, es común combinar varios tipos de láser. El tratamiento con láser es seguro si se utiliza la tecnología adecuada y suele ser prácticamente indoloro. Los efectos secundarios suelen incluir costras superficiales que desaparecen en 5-7 días, con posibilidad de enrojecimiento durante 4-7 semanas. En este período, es importante evitar la exposición solar. El número de sesiones necesario varía según el caso.
  2. Luz Pulsada Intensa (IPL): Emite un rango amplio de longitudes de onda en el espectro visible e infrarrojo cercano. La IPL es menos selectiva que el láser, pero es versátil y puede tratar simultáneamente manchas, venas dilatadas y textura cutánea. Los efectos secundarios incluyen un aumento temporal en la intensidad de las manchas durante 2 semanas y la posible aparición de costras que se resuelven en unos días. Se suelen requerir entre 1 y 3 sesiones.
  3. Peeling: Un peeling químico estimula la renovación celular en la epidermis, reemplazando las células con alta cantidad de melanina por otras nuevas. También mejora la textura y luminosidad de la piel. Es la opción preferida para el melasma y puede ser útil para léntigos solares. El ácido salicílico, los alfa hidroxiácidos, el ácido retinoico y el ácido tranexámico se utilizan para tratar el melasma, a menudo combinados con agentes despigmentantes como la hidroquinona, el ácido kójico y la vitamina C. Para léntigos, se utiliza el ácido tricloroacético, aunque el láser puede ser más efectivo. Los efectos secundarios incluyen descamación y enrojecimiento que puede durar entre 5 y 12 días, por lo que se recomienda hidratar la piel, usar cremas despigmentantes y fotoprotegerla. Se aconseja evitar el tratamiento en épocas con mucha exposición solar. El número de sesiones varía según cada caso.
  4. Cosmética: La hidroquinona, el retinol, el ácido kójico y el ácido tranexámico son activos efectivos en el tratamiento de las manchas. Sin embargo, deben ser recomendados por un dermatólogo, ya que su concentración y duración de uso pueden variar según el tipo de piel. El uso excesivo de hidroquinona puede causar manchas gris-pizarrosas difíciles de eliminar.

Es importante destacar que antes de someterse a cualquier tratamiento, se debe consultar a un dermatólogo para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado para las manchas en la piel.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...