Dermatitis atópica: tratamientos, síntomas y consejos

0
202

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que afecta a gran parte de la población. Aunque suele ser más frecuente en bebés y niños, también puede acompañarte en la edad adulta. La predisposición genética, el clima, el uso de prendas inadecuadas o el consumo de algunos alimentos pueden desencadenar su aparición y agravarla.

¿Quieres saber más? Pues aquí te contamos cuáles son sus síntomas, cómo tratarla con algunos tratamientos actuales, y te damos algunos consejos para reducir las molestias que provoca y espaciar los periodos interbrote lo máximo posible.

Síntomas de la dermatitis atópica

La dermatitis atópica es un problema de la piel que se puede identificar fácilmente ya que provoca unos síntomas muy claros. Los más frecuentes son la sequedad, la descamación, el picor y el enrojecimiento. La piel suele estar más rugosa y pueden llegar a aparecer pequeñas ampollas y costras que no se deben rascar para evitar hacerse heridas y prevenir posibles infecciones.

También pueden aparecer erupciones en las zonas articulares o de flexión como las rodillas y los codos que se pueden extend al rostro, el cuello, las manos y los pies.

Tratamiento

Estos son los tratamientos más recomendados para tratar la dermatitis atópica:

  • Cremas emolientes e hidratantes: Usa lociones lociones, cremas o aceites de ducha que contengan ácidos grasos omega 6, ingredientes antioxidantes y antiinflamatorios que eviten el picor y reparen la piel.
  • Corticoides (orales o tópicos): En caso de brotes agudos, se puede prescribir un tratamiento con corticoides por vía oral o tópica para aliviar y tratar los síntomas como el picor, la irritación o la descamación.
  • Antihistamínicos: El uso de antihistamínicos no sólo ayuda a reducir los síntomas de la alergia, sino que también aliviar los picores y la sensación de comezón cuando se produce un nuevo brote.
  • Cremas o medicamentos antibióticos: Se prescriben cuando hay infección en las heridas que se producen al rascarse.
  • Fototerapia: Este tratamiento consiste en exponer de forma contralada la piel a la luz ultravioleta. Esta terapia se suele utilizar sólo en adultos.
  • Vendajes: Es uno de los tratamientos más eficaces para los casos graves. Consiste en envolver la zona afectada con vendas húmedas impregnadas en corticoesteroides de uso tópico.

Consejos para combatir la dermatitis atópica

Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a sobrellevar este problema cutáneo y evitar que aparezcan nuevos brotes.

Usa prendas de algodón

Si quieres evitar que el problema empeore, te recomendamos que evites usar tejidos tan rugosos como la lana o el nylon. No transpiran bien y pueden provocar irritación y picores. Utiliza otros tejidos más suaves como el agodón que son más suaves y cómodos y previenen posibles alergias.

Ni frío ni calor

Procura evitar los climas demasiados fríos o cálidos, sobre todo al elegir tu destino vacacional. El frío y el calor deshidratan la dermis y resecan, algo que no le va nada bien a la piel atópica.

Evita el estrés

El estrés es uno de los principales desencadenantes de los brotes. Procura evitarlo y, si estás más estresado de lo normal, te aconsejamos practicar yoga, meditación y otras técnicas de relajación.

Huye de la humedad

La humedad es otro de los peores enemigos de la piel atópica, así que, si quieres evitar que la dermatitis empeore, te recomendamos que mantengas una temperatura adecuada en casa y evites los ambientes humedad para no sudar.

Lava la ropa nueva

Aunque te mueras de ganas por estrenar esa prenda que acabas de comprarte, si tienes la piel atópica, es mejor que la laves antes de ponértela por primera vez. Aparte de eliminar los residuos del tinte y las posibles bacterias que se hayan acumulado en la tienda, también quitarás el perfume, evitando que la piel se reseque y se irrite.

Ponte guantes

Si el picor te resulta insoportable y no puedes evitar rascarte, usa guantes. De esta forma, no te harás heridas, sobre todo durante la noche, momento en el que el subconsciente entra en juego y no puede controlar el rascado, llegando incluso a hacerte sangre.

Evita tomar un baño

Un buen baño relajante sea una de las mejores formas de acabar el día, pero si tienes dermatitis atópica, mucho nos tenemos que deberás renunciar a este pequeño placer. Mejor sustituye el baño por una ducha rápida y procura que el agua no supere los 32º. Tampoco uses esponjas duras o cepillos de ducha.

En bebés y niños es importante que no permanezcan dentro del agua más de 10 minutos para evitar el exceso de humedad, algo que, como hemos visto antes, no es nada recomendable si tienes dermatitis atópica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here