Con el desparpajo que le caracteriza, Boris Izaguirre (Venezuela, 1965) nos desvela los secretos de su campaña de Krissia y qué proyectos le mantienen en forma. En el evento (y la entrevista) ha hablado sobre salud nutricional y salud emocional, dos temas muy importantes en nuestro día a día, porque como se ha destacado, “somos lo que comemos”. En la ponencia se ha afirmado que la comida tiene dos funciones: la de nutrición y la de disfrute, confort y placer. Así que vamos a saborear lo que el presentador de televisión, escritor y periodista nos tiene que contar.

¿Cómo se encuentra Boris Izaguirre en este momento?
Agotado (entre risas). No, me siento más fuerte en verdad. Esta situación, dentro de lo terrible que es, muy en el fondo, nos ha dado una lección, para que nos cuidemos. Yo lo veo así. Al haber bajado la velocidad en la que nos encontrábamos hemos sido más conscientes de la importancia de nuestro cuidado. Ahora revisamos el etiquetado de los productos que compramos, prestamos más atención a lo que consumimos cada día, cómo lo hacemos, cuidamos las cosas que nos afecten, hacemos más deporte …estamos más concienciados en general. Hay una salud emocional derivada de tu estado y experiencia, pero también hay una salud nutricional que hay que tener en cuenta. Con la unión de ambas tenemos un mensaje de positividad y supervivencia. Al final, llegaremos a controlar la pandemia, pero tendremos que haber aprendido a controlar nuestros hábitos.

Sí, precisamente en su intervención ha opinado que de las situaciones malas siempre hay que quedarse con lo positivo. ¿Qué ha sacado de positivo Boris Izaguirre de esta situación en la que estamos?
Pues mira, algo muy práctico, lo primero, es que he vuelto a nadar. Yo nunca supe hacer deporte. Es el único que practico desde muy joven. Eso sí, hay que acompañarlo de alguna manera en la vida diaria.

En el evento han resaltado la importancia de comer bien, tanto por salud como para verse bien y conseguir un buen aspecto, estando bien con uno mismo. ¿Cómo se cuida Boris Izaguirre en el día a día?
Pues con la alimentación como hablamos. En mi casa tenemos cuidado con la sal, los condimentos, las cantidades…Antes estábamos acostumbrados a hacer varias comidas fuera. Ahora, con esta situación todo ha cambiado, y comemos más en casa, por ejemplo, y nos damos cuenta de lo que realmente es saludable para cada uno porque cada persona tiene una relación diferente con cada alimento. Yo, por ejemplo, soy muy esclavo de la patata, de la cebolla y del tomate y me he dado cuenta que la metabolizo diferente y tengo que tener más precaución.

Boris Izaguirre: «He vuelto a nadar, es el único deporte que practico desde muy joven»

¿Y qué hábitos alimentarios cree que han cambiado los españoles tras la pandemia y qué opina que hemos aprendido?
Pues que hay que ser paciente y aprender a bajar el ritmo. Es muy importante ser pacientes. Yo, por ejemplo, como soy disléxico tardé mucho en leer y escribir, que era desde niño lo que quería hacer, a lo que me quería dedicar. Y me he dado cuenta que pasaban los años y no avanzaba, pero siempre tuve paciencia (y la sigo teniendo). También para los sueños, en mis relaciones personales…es algo que tenemos que aprender a mejorar muchísimo.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?
Conocer gente, de verdad. Muchas veces un apretón de manos, una conversación interesante y reveladora… Yo soy un enamorado del ser humano. Me fascina todo lo que haga, aunque también me horrorizan otras. Pero ese contacto, a veces inesperado, que supone en mi trabajo, es muy interesante. Aprendes muchísimo.

Como sabe esta es una revista de salud que se distribuye en farmacias. ¿Tiene alguna farmacia de referencia? ¿Y alguna anécdota curiosa?  ¿Suele pedirle consejo al farmacéutico?
Por supuesto. Yo soy muy de farmacia. En la de al lado de mi casa son extraordinarios. En mi país de origen hay una crisis en este ámbito y yo me tengo que ocupar de las medicinas de mi padre desde aquí y no es nada fácil. Pero en todas las farmacias y, en este caso, la de mi barrio, son muy solidarios. Es como si mi papá fuera el de ellas también y eso me hace sentir muy cuidado. En mi caso personal, estoy muy agradecido.

¿Qué le ha animado a ser de nuevo el embajador de Krissia? ¿qué tiene que no tengan otros productos?
Pues es un magnífico acompañamiento alimentario. Para mí ha significado algo que siempre me lo había imaginado y, de repente, sucedió. No tiene nada que ver con lo que había comido en mi país de origen. Nosotros tenemos otra relación con el mar y me fascinó lo versátil que es, y su color, que es el de la suerte.

¿Qué próximos proyectos tiene?
Estoy escribiendo dos libretos de dos producciones muy distintas entre sí. Una es una serie de TV y otra de una zarzuela.

PARA CONOCERLE MEJOR

¿Cuál ha sido el mejor consejo que le han dado? No respondas nunca a una crítica. Es de mi padre, que es crítico de cine.

Su leitmotiv: Enamorarme. Aunque estés enamorado, siempre te puedes enamorar de alguna cosa. Y si es más inesperado mejor, porque entonces es más amor.

Cómo se describiría: como un buen compañero de viaje.

¿Qué huella quiere dejar en el mundo? Yo creo que he dejado varias. La más importante es normalizar lo difícil como una mirada inteligente…

Su libro de cabecera: Retorno a  Brideshead.

Un reto que le quede por cumplir: No acostarme muy tarde cuando tengo que levantarme temprano.

Por Bárbara Fernández

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...