Ya estamos en pleno verano y, como todos los años, vienen días en los que las temperaturas son muy elevadas. Fernando Miralles, profesor del Grado en Psicología de la Universidad CEU San Pablo, explica que la mayoría de las personas sienten cansancio y apatía durante estas fechas de notable calor. No obstante, hay otras personas denominadas meteorosensibles que, además de agotamiento y desgana, pueden llegar a sentirse malhumoradas.

El doctor Miralles apunta que estos síntomas negativos se ven agravados cuando, además del excesivo calor, existe humedad y viento caliente, pues en plena ola de calor, las condiciones climatológicas pueden aumentar los efectos negativos en la conducta de las personas. “Esto se ve reflejado en una mayor falta de atención, un carácter más impaciente e impulsivo y mal humor”, subraya el psicólogo.

Las fuertes olas de calor provocan que las personas sufran vasodilatación, sudoración abundante, pérdida de líquidos y electrolitos a través de la piel, falta de sueño y, en algunas ocasiones, casi nulo descanso. Sin embargo, al haber más horas de luz, cuando el calor es limitado y las condiciones atmosféricas no son adversas, el verano es la época del año en la que nuestro estado de ánimo positivo aumenta y nos volvemos más extrovertidos y tolerantes. Según explica el doctor Miralles, “las personas meteorosensibles pueden sentirse en otoño e invierno deprimidas por la falta de luz, mientras que en primavera y verano se encuentran más activas y alegres”, señala el profesor de la CEU USP.

De esta forma, apunta el doctor: “podemos comprobar cómo al salir de trabajar en verano y tener luz del día, la sensación de alegría aumenta. En el invierno ocurre lo contrario, cuando entramos o salimos de trabajar y no hay luz solar, las personas se sienten menos activas y alegres”.

Además, comenta el profesor Miralles, este año se puede observar cómo las personas meteorosensibles pueden llegar a sufrir estos cambios negativos en su conducta de manera más acentuada, ya que casi toda la población está con niveles más elevados de ansiedad debido a los efectos que está haciendo en la población la pandemia que estamos sufriendo.

“Este verano, las personas meteorosensibles deberían tener más cuidado con los efectos negativos que ocasionan las altas temperaturas, cuidarse más y, si lo ven necesario, acudir a un centro de Psicología Clínica, donde les enseñarán técnicas para disminuir la ansiedad y ser más conscientes de sus cambios conductuales”, explica el especialista.

Qué hacer si eres una persona «meteorosensible»

Para combatir estos problemas, el profesor Miralles aconseja comer alimentos con pocas calorías, no ingerir alcohol, descansar más horas de las normales (en especial en las horas de más calor) y echarse la siesta, reducir drásticamente la actividad física, usar ropas ligeras y, sobre todo, no exponerse directamente al sol y beber muchos líquidos.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...