Recomendaciones sobre la ingesta de agua

0
3008
El ser humano adulto, según su condición física, sexo, edad, estilo de vida y clima en el que viva, contiene en promedio un 65% de agua, del cual, cada día perdemos en torno a dos litros y medio por la orina (1500 ml), las heces (150 ml), el sudor (350 ml) y la respiración (400 ml).

Debido pues a la cantidad de agua que eliminamos cada 24 horas, es necesario que la restituyamos con el fin de mantener el organismo bien hidratado siempre y en cualquier etapa de la vida, dedicando especial atención a la reposición de agua cuando hace calor y cuando sufrimos mayores pérdidas de líquidos, como con el ejercicio intenso, la diarrea, las quemaduras, los vómitos o la fiebre.

Pero, ¿cuánta agua necesita nuestro organismo de forma habitual?, expertos en salud y nutrición dan una respuesta científica a esta pregunta. Tras una petición de la Comisión Europea, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) reunió a un panel de 21 expertos en nutrición y salud para elaborar un dictamen científico sobre este asunto. Este estudio está basado en 138 artículos y fue publicado el 26 de marzo de 2010. Se puso en marcha en 2008 y fue evaluado por el Panel Europeo de Expertos de Nutrición y Salud en nombre de la EFSA. Para ello, se definieron 9 grupos de población desde menores de 6 meses hasta personas mayores de 75 años. Además de la edad, las diferencias se establecieron también de acuerdo al sexo pero, en el caso de las mujeres, las embarazadas y las lactantes se consideraron aparte.

El resultado ha sido un documento de 48 páginas donde se expone la cantidad de agua que necesita nuestro cuerpo para estar saludable y funcionar correctamente. A través de este Informe, la EFSA ha profundizado en el papel clave que juega el agua en la vida, en la salud, y en el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y así como en la ingesta necesaria de agua  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentospara equilibrar las pérdidas que a diario está expuesto nuestro organismo. Entre las recomendaciones sobre ingesta de agua que los científicos europeos destacan en el Informe “How much water does my body need? están que:

–  Como recomendación general y en condiciones de temperatura y actividad física moderada, los adolescentes a partir de 14 años, los adultos y los ancianos deben tomar entre 2 y 2,5 litros de agua, una ingesta recomendable tanto para hombres como para mujeres.

–  Las mujeres embarazadas deben incrementar en 300 ml al día su ingesta de agua.

–  Las mujeres en época de lactancia, deben aumentar su ingesta de agua en 700 ml al día.

–  Las personas mayores deben beber entre 2 y 2,5 litros de agua debido a que con la edad disminuye la sensación de sed y su capacidad renal.

El Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) recuerda que en nuestra ingesta diaria de agua es recomendable beber agua mineral natural porque:
•    El agua mineral natural procede de manantiales subterráneos que están protegidos de cualquier tipo de contaminación.  Al ser sanas desde su origen, las aguas minerales naturales no necesitan tener ningún tratamiento desinfectante ni filtrado doméstico para su consumo, envasándose tal cual están en la Naturaleza. Por eso, cuando se bebe un agua mineral natural se está bebiendo un agua en su estado natural.
•    Dos litros de agua mineral natural al día aportan minerales esenciales y oligoelementos ayudando al organismo a satisfacer las necesidades diarias de forma saludable.
•    La composición en minerales y oligoelementos del agua mineral natural es constante en el tiempo, por lo que siempre que se elija un tipo concreto de agua mineral natural, se está bebiendo lo mismo sin variaciones en su composición y sabor.
•    El agua mineral natural es una bebida sin calorías, por eso es ideal para mantener hábitos de vida saludables.
•    El agua mineral natural va a ayudar también al organismo a transportar nutrientes, eliminar desechos y favorecer la digestión.
•    Gracias a los diferentes formatos en los que se presenta, beber agua mineral es una forma sencilla de hidratarnos en cualquier momento y lugar.