La COVID-19 ha afectado de manera negativa a la detección de nuevos casos de osteoporosis, que ha llegado a caer hasta un 40%, según un estudio.  Además, a lo largo de este año y medio de pandemia una parte de la población ha dejado de lado hábitos saludables que promueven la salud ósea, lo que se podría relacionar con un peor pronóstico.

La pandemia COVID-19 ha afectado a la salud ósea y se ha visto disminuido el diagnóstico de la osteoporosis, así como su tratamiento, aunque, lamentablemente, sus complicaciones no se han visto reducidas”, ha explicado hoy en rueda de prensa el Dr. Santiago Palacios, presidente de la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO). “A esta situación actual tenemos que unir el hecho de que la osteoporosis es una de las patologías más infradiagnosticadas y menos tratadas, ya que no presenta síntomas hasta que se sufre su principal consecuencia: la fractura”.

Con motivo del Día Mundial de la Osteporosis que se celebra el 20 de octubre, FHOEMO, junto con la Sociedad Española de Investigación Ósea y Metabolismo Mineral (SEIOMM), la asociación de pacientes AECOSAR y la colaboración de la biotecnológica Amgen y la biofarmacéutica UCB, refuerzan la iniciativa #206razonescentrándose en la prevención de las fracturas causadas por osteoporosis.

La osteoporosis es un problema de salud global que afecta a más de 300 millones de personas y causa más de 8,9 millones de fracturas en todo el mundo. Según el estudio “SCOPE 2021: a new scorecard for osteoporosis in Europe”, casi 250.000 muertes al año en Europa son consecuencia directa de las fracturas de cadera o columna.

En lo que se refiere a nuestro país, cerca de 3 millones de personas sufren esta patología ósea, en su mayoría mujeres. En concreto, el 22,5% de las mujeres y el 6,8% de los hombres mayores de 50 tienen osteoporosis, lo que provoca alrededor de 330.000 fracturas por fragilidad por año.

Implantación de Unidades de Fractura, clave para el diagnóstico precoz de la osteoporosis

La campaña #206razones pone especial foco este año en la necesidad de implantar Unidades de Fractura en todos los hospitales lo que permitiría mejorar las cifras de diagnóstico además de disminuir la importante carga económica y psicológica que suponen las fracturas por fragilidad. “Actualmente contamos con alrededor de 70 unidades de este tipo en España, un número claramente insuficiente”, comenta el Dr. Santiago Palacios.

Estas Unidades de Fractura, formadas por equipos multidisciplinares se antojan esenciales si tenemos en cuenta que las personas que han sufrido una fractura por fragilidad tienen un riesgo cinco veces mayor de tener una segunda fractura al cabo de un año12.   

De esta forma se podrían evitar más de 1.200 fracturas por fragilidad al año, con un ahorro en el Sistema Nacional deSsalud de 18,4 millones de euros anuales13”, ha explicado el Dr. Manuel Naves, presidente de SEIOMM. “Es esencial identificar a estas personas y prevenir las fracturas secundarias. Para ello, utilizamos dos factores predictivos fundamentales como son: la edad y haberse fracturado previamente”.

Fracturas por fragilidad, causa de la pérdida de autonomía y calidad de vida

Por su parte, el Dr. Naves  ha señalado que, “se estima que en nuestro país las fracturas por fragilidad son responsables de la pérdida de unos 12 años de vida y el 80% de los pacientes que ha tenido al menos una fractura por fragilidad no está diagnosticado ni tratado”. Sin embargo, subraya, “la atención médica sigue fallando en la mayoría de los pacientes y se producen muchas fracturas que podrían prevenirse”.  

Estos datos de incidencia de fracturas por fragilidad podrían empeorar, llegando a 420.000 en 2030, debido al progresivo envejecimiento de la población11, razón por la que el Dr. Palacios ha insistido en la necesidad de concienciar acerca del cuidado de la salud de nuestros huesos. “La osteoporosis y las fracturas por fragilidad han sido ignoradas durante demasiado tiempo en las políticas de salud, incluso, las estrategias y programas que se centran en el envejecimiento saludable y la salud de la mujer ignoran en muchos casos el impacto de la osteoporosis y la fragilidad, dejando a millones de personas, en su mayoría mujeres, sin acceso a la atención y el apoyo que necesitan para vivir una vida plena e independiente”.

Diversos estudios muestran que durante las primeas etapas de la pandemia se disminuyó en más de un 50% las tasas de exploraciones DEXA (densitometrías óseas), en tanto que se incrementó el riesgo de padecer fracturas por fragilidad, como consecuencia de la significativa disminución de la actividad física.

Comunicación con el paciente, clave para el seguimiento y tratamiento de la osteoporosis

En relación a la atención y trato con los pacientes, el Dr. Josep Vergés, presidente de la Asociación Española Contra la Osteoporosis y la Artrosis (AECOSAR), ha destacado la necesidad de mejorar la información disponible sobre la osteoporosis y las fracturas por fragilidad, así como la comunicación entre los profesionales sanitarios y los pacientes con esta enfermedad. “En el último estudio cualitativo OPDAR: Ruta asistencial del paciente con osteoporosis, se desprende la necesidad de mejorar las vías de comunicación entre médicos especialistas y de atención primaria con los pacientes con osteoporosis como vía para tener un control sobre la evolución de la enfermedad, desde la detección, seguimiento y tratamiento y evitar así las fracturas secundarias”.

Para el Dr. Manuel Naves, presidente de la SEIOMM, una fórmula para mejorar la comunicación entre los profesionales sanitarios y los pacientes y, en definitiva, mejorar el seguimiento de la enfermedad radica en la implantación de Unidades de Fractura. Estas unidades, ha comentado, “son fundamentales para el diagnóstico y tratamiento de la osteoporosis, ya que pueden contribuir a que el 70% de los pacientes con fracturas mantenga el tratamiento para prevenir una segunda”.

Carmen Sánchez, tesorera de AECOSAR y paciente de osteoporosis, ha comentado que “la campaña #206razones hace hincapié en la importancia de mantener unos huesos sanos para lograr un envejecimiento saludable con razones de peso”. Muchas de las razones responden a actividades cotidianas por las que merece la pena seguir cuidándose y que solo echamos de menos cuando no podemos realizarlas. Otras razones, muestran las principales consecuencias de la osteoporosis con el objetivo de hacer un llamamiento a la mejora de los hábitos de vida y lograr así un envejecimiento saludable.

La actriz y cantante Lolita Flores se ha unido este año a la campaña #206razones con el fin de recordar a toda la población la importancia de acudir al médico para prevenir las fracturas por fragilidad, la consecuencia más grave de la osteoporosis. “Me he sumado a #206razones porque soy mujer y tengo una familia que aún me necesita, porque quiero seguir cuidando a mi nieto y verlo crecer, por mi público, pero, sobre todo, por mí”, explica la actriz. “Ninguno de nosotros, ni mujeres ni hombres, queremos que nuestra vida se pare a causa de una fractura ósea. Por eso animo a todas las personas que ya han cumplido los 50 a hacer lo posible para prevenirlas, acudiendo al médico, que es el que mejor puede aconsejarnos”.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...