Diabetes y obesidad, lo que más preocupa al endocrino

0
1491

Madrid ha acogido este año el VII Curso sobre Endocrinología y Nutrición, organizado por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), en colaboración con Lilly, y en el que se han debatido los últimos avances y las principales preocupaciones de los profesionales médicos en estas especialidades. Enfermedades como la diabetes y la obesidad presentan cada vez mayor incidencia entre la población española, seguidas de la osteoporosis.

En palabras del Dr. Isidoro Cano, coordinador del curso, “cuando hablamos de diabetes y obesidad estamos hablando de un conjunto de enfermedades metabólicas con fuerte repercusión en la morbilidad y mortalidad cardiovascular. Estas dos enfermedades son las de mayor prevalencia y que más recursos consumen en la clínica diaria, por lo que se han convertido en un problema de primera magnitud desde el punto de vista de la endocrinología”.

Pese a estos datos, el Dr. Cano reconoce que “la obesidad todavía no ha recibido toda la atención y la importancia que se merece por parte de las Autoridades. El desarrollo de enfermedades cardiovasculares, oncológicas y metabólicas en general está íntimamente ligado a la obesidad, por lo que en cualquier sistema de salud, la falta de control de esta última supondrá un coste económico muy difícil de asumir a medio y largo plazo”.

En cuanto a la diabetes, es fundamental reconocer el papel de los endocrinólogos: “Nosotros cumplimos una función de asesores de las técnicas y procedimientos terapéuticos para que el paciente consiga los objetivos de control de su enfermedad más adecuados a su situación física, psicológica y social. En este contexto, la motivación del paciente y la adecuación de los tratamientos al individuo desempeñan un papel de vital importancia”, comenta el especialista.

Con respecto a la relación entre diabetes y obesidad, el Dr. Cano considera que “la diabetes tipo 2 está relacionada de una forma muy estrecha con el exceso de peso, ya sea de forma causal o asociada. De esta forma, el control ponderal mejora la resistencia a la insulina e influye en los niveles de glucemia, en las dosis farmacológicas y en la evolución de la función pancreática a medio plazo”. Por esta razón, el último tratamiento para la diabetes tipo 2, conocido como exenatida y que es capaz de lograr, además del control glucémico, una pérdida notable de peso, “supone un avance terapéutico importante para los diabéticos tipo 2 con sobrepeso y es la avanzadilla de lo que esperamos sea una nueva estrategia para el control evolutivo de la enfermedad”, comenta el Dr. Cano.

Tratamientos individualizados
En cuanto a los tratamientos para patologías como la diabetes y la obesidad, los especialistas destacan la importancia de los tratamientos individualizados “por ejemplo, la obesidad es una patología relacionada con la genética, con los hábitos de vida, con las actividades sociales y con un componente hedónico importante, por lo que todos estos aspectos sugieren que las estrategias de abordaje no pueden ser iguales para todos los individuos”, indica el Dr Isidoro Cano. Por su parte, “siempre se ha dicho que el tratamiento de la diabetes se fundamenta en tres pilares básicos: la alimentación, el ejercicio y los fármacos. Tanto en la diabetes tipo 1 como en la tipo 2, la base del tratamiento es el control personalizado de la alimentación, puesto que ésta también influye en el desarrollo evolutivo de la diabetes tipo 2”, puntualiza.

Sin embargo, el doctor finaliza con una última reflexión: “hoy en día sólo estamos empezando a rascar en la superficie del diseño de estrategias eficaces de forma individualizada”.