ESTÁS LEYENDO...

Cáncer: efectos secundarios más comunes a los trat...

Cáncer: efectos secundarios más comunes a los tratamientos

Cáncer: efectos secundarios más comunes a los tratamientos

Estos son los efectos secundarios más comunes a los tratamientos contra el cáncer. Te contamos cómo cambatirlos.

*Basado en declaraciones del doctor Gonzalo Guerra Flecha, cirujano general y digestivo y gastroenterólogo del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas.

BAJADA DE DEFENSAS: Los tratamientos de quimio y radioterapia bajan las defensas de los pacientes. Una forma natural de mejorar nuestro sistema inmune es a través de la dieta. Frutas y verduras son ricas en vitaminas y minerales y ayudan, de manera natural, a conseguirlo.

ANEMIA: La anemia es otra de las patologías que afectan de forma recurrente a los pacientes que están pasando por un proceso oncológico. “En este caso recomendamos consumir alimentos ricos en hierro (carne de vacuno muy magra, espinacas y lentejas) y en ácido fólico (huevos cocidos, lácteos desnatados, atún y salmón)”.

MALESTAR DIGESTIVO: En general, los tratamientos contra el cáncer causan malestar digestivo debido a que las mucosas del aparato digestivo se ven alteradas (esofagitis, enteritis, rectitis), por lo que es recomendable que los alimentos sean ingeridos en forma de puré, crema o líquido (caldos y sopas). Esto implica también no tomar alimentos irritantes, como son picantes, ácidos, alcohol, café y bebidas carbonatadas.  En el caso de los pacientes con diarrea, el consumo de frutas y verduras debe moderarse (por su alto contenido en fibra que estimula la digestión) hasta que se solucione el problema. Para ello se aconseja no tomarlas crudas (preferentemente cocidas, en forma de puré y las frutas en compota) e incluir en la dieta alimentos astringentes, como el arroz y la patata cocida. La hidratación es también un pilar fundamental, ya que es beneficiosa en los casos de diarrea para evitar la deshidratación, cuando existe estreñimiento, al ayudar a que las heces sean más blandas y por tanto facilitar su expulsión, y cuando se esté sometido a radioterapia, ya que ésta deshidrata los tejidos.

NÁUSEAS: para combatir las náuseas, es conveniente aprovechar el momento del día en que se tiene más apetito para comer y hacer comidas pequeñas pero frecuentes (6-10 tomas al día).

SABOR METÁLICO: “Los pacientes que son radiados suelen referir que la comida no le sabe a nada e, incluso, que tiene un sabor metálico. En estos casos, además de las recomendaciones generales, les decimos que utilicen más especias a la hora de cocinar (menos picantes y que utilicen sal en exceso). Éstas consiguen dar un gusto diferente a los platos, darles más sabor.

MUCOSITIS: uno de los efectos más temidos de la quimio es la llamada mucositis, una inflamación en el interior de la boca y la garganta que puede generar úlceras y llagas dolorosas. Es recomendable no tomar alimentos ácidos (tomate, cebolla cruda, ajo, naranja, kiwi, fresa, melón), picantes (chorizo, alioli, guindilla, etc,) fritos, a la plancha o al horno, ni con piel y añadir a las carnes y pescados, salsas o cremas (bechamel, mayonesa, mantequilla, nata líquida, aceite de oliva, puré de patata o verdura, caldos).





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.