ESTÁS LEYENDO...

PÁNCREAS: tabaco, alcohol y obesidad, ¡táchalos!...

PÁNCREAS: tabaco, alcohol y obesidad, ¡táchalos!

PÁNCREAS: tabaco, alcohol y obesidad, ¡táchalos!

Su función es vital, y tan importante como la de los pulmones y el corazón, sin embargo, es un gran desconocido. Dado que las enfermedades que afectan al páncreas son en su mayoría graves, los expertos recomiendan estar alerta a cualquiera de sus síntomas.

Más de 30.000 personas son diagnosticadas cada año en España de una enfermedad relacionada con el páncreas. Estas enfermedades son en su mayoría graves, con tratamiento limitado y mortalidad elevada si el diagnóstico, que es difícil, no se realiza en un estadio precoz. El páncreas es un gran desconocido, a pesar de que su función es fundamental para la vida porque produce los enzimas que permiten al organismo digerir los alimentos y facilitar su absorción. Por este motivo, la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) quiere sensibilizar a la población sobre la importancia de cuidar el páncreas y prevenir las enfermedades pancreáticas.

“La función del páncreas es vital y tan importante como la de los pulmones y el corazón. Por un lado, produce la insulina necesaria para el control del nivel de azúcar en sangre; y por otro lado, produce los enzimas que permiten digerir los enrique dominguezalimentos”, explica el doctor J. Enrique Domínguez-Muñoz, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico Universitario de Santiago y experto de la FEAD. “El diagnóstico de las enfermedades del páncreas -señala- ha sido tradicionalmente difícil, aunque en los últimos 15 años el desarrollo de la investigación, la aparición de nuevas técnicas diagnósticas a través de la imagen (como la ecografía endoscópica o la resonancia magnética) o la implantación en los hospitales del país de unidades especializadas en páncreas, están favoreciendo el conocimiento de las enfermedades de este órgano y el aumento de pacientes correctamente diagnosticados. En consecuencia, todo ello ha puesto al descubierto la alta prevalencia de las enfermedades relacionadas con el páncreas”. “Por su papel esencial en la función digestiva y como productor de insulina, y porque las enfermedades que afectan al páncreas son graves o muy graves y de difícil diagnóstico, ahora que tenemos un mayor conocimiento de su funcionamiento, y pruebas diagnósticas que nos permiten detectar las patologías con mayor precocidad, es deber de todos, especialistas y población, prestar mayor atención a nuestro páncreas”, concluye el experto.

Enemigos del páncreas

1. El alcohol y el tabaco son los principales factores de riesgo de las enfermedades del páncreas. Tal y como apunta el doctor Domínguez-Muñoz “no es necesario ser un bebedor abusivo o un gran fumador para que el páncreas se vea afectado, cada persona tiene un umbral propio, por lo que la recomendación es evitar completamente ambos hábitos”.

2. Otro factor de riesgo importante es el sobrepeso, sobre todo para el cáncer, y “aunque no hay dieta con evidencia científica que dañe el páncreas, sí hay hábitos dietéticos que se asocian con mayor riesgo de enfermedad pancreática como, por ejemplo, una dieta rica en carne roja, pobre en frutas y verduras, y pobre en vitamina D”, explica el especialista, que señala también la importancia de practicar ejercicio físico de forma regular.

Un órgano oculto tras el estómago
El dolor que causa el páncreas se suele confundir con dolor de estómago ( está situado detrás de éste) o de espalda, lo que retrasa el diagnóstico. Y este dolor es uno de los principales síntomas de las enfermedades relacionadas con este órgano.

Otros síntomas relacionados con un mal funcionamiento del páncreas están relacionados con un proceso digestivo incorrecto. Así puede producirse, hinchazón, diarreas o flatulencias. Estos síntomas aparecen de manera inconstante dependiendo de la dieta, por lo que este motivo también retrasa o dificulta el diagnóstico.

La recomendación para evitar el diagnóstico tardío de las enfermedades del páncreas es que “cuando una persona sienta dolor en la zona abdominal, fundamentalmente a nivel del estómago, diarrea crónica, hinchazón u otros síntomas digestivos y, sobre todo cuando, además, pierde peso, debe acudir al médico”, explica el doctor.

ENFERMEDADES DEL PÁNCREAS
De los más de 30.000 nuevos pacientes diagnosticados de enfermedades de páncreas en el país, unos 25.000 corresponden a casos de pancreatitis aguda, 2.000 a pacientes con pancreatitis crónica y 6.000 a nuevos casos de cáncer de páncreas.

1. Pancreatitis crónica
La pancreatitis se produce por una inflamación del páncreas y puede ser reversible (aguda) o irreversible (crónica). En ambos casos se produce una pérdida de las funciones del páncreas. La inflamación crónica del páncreas conlleva la pérdida de función del órgano, dando lugar básicamente al desarrollo de diabetes mellitus y de insuficiencia pancreática exocrina que impide realizar adecuadamente la digestión de los alimentos

  • Causas. Clásicamente esta enfermedad se ha asociado a sujetos con elevado consumo de alcohol. Sin embargo, actualmente se reconocen otras muchas causas de esta enfermedad, siendo el tabaco la principal. Su síntoma más habitual es el dolor localizado en la zona del estómago, lo que la confunde con otras enfermedades más frecuentes como la gastritis, la úlcera gástrica o la dispepsia. La dificultad de explorar el páncreas hasta el desarrollo de las técnicas de imagen más modernas como la resonancia magnética o, sobre todo, la ecografía endoscópica, ha hecho que esta enfermedad haya permanecido infradiagnosticada hasta la actualidad.

“En los últimos 10 años se han desarrollado nuevos métodos diagnósticos que facilitan la visualización del páncreas y que nos permiten alcanzar el diagnóstico de la pancreatitis crónica, lo que ha tenido como consecuencia un progresivo aumento del número de casos”, explica Domínguez-Muñoz. Así, en la actualidad, para la detección de la pancreatitis crónica en nuestro país se utiliza en un 80% de los casos la ecografía endoscópica y en un 60% la resonancia magnética.“La implantación de unidades de ecografía endoscópica en los hospitales ha permitido aumentar el número de pacientes diagnosticados correctamente. En la actualidad existen estas unidades en prácticamente todos los hospitales de tercer nivel de nuestro país, y en muchos otros de menor tamaño”, explica el experto. “El siguiente paso es ofrecer a estos pacientes unidades especializadas en las enfermedades del páncreas, con el fin de optimizar el tratamiento de las mismas y detectar precozmente sus complicaciones”, señala el experto.

  • Tratamiento. Hoy por hoy no existe un tratamiento curativo de la pancreatitis crónica, la cual produce la pérdida de las funciones del páncreas: realizar la digestión de los alimentos mediante la producción de enzimas digestivas y controlar los niveles de azúcar en sangre mediante la producción de insulina y otras hormonas. Según un estudio, en nuestro país el 40% de los pacientes con pancreatitis crónica presentan insuficiencia pancreática exocrina y, por tanto, malnutrición, y el 35% son diabéticos. El tratamiento, además de la administración de insulina en los casos que ya han desarrollado una diabetes, consiste entre otras medidas en la abstinencia absoluta de alcohol y tabaco, y en la administración con las comidas de fármacos que contienen las enzimas pancreáticas que el propio órgano no es capaz de producir.

2. Pancreatitis aguda
Es una inflamación brusca de este órgano provocada por la activación dentro de él de las enzimas que produce para la digestión. En casos graves, parte del páncreas se destruye en un proceso que se llama necrosis, que produce una reacción inflamatoria generalizada que puede afectar a otros órganos vitales.

  • Causas. Según la Fundación Española del Aparato Digestivo, las dos más frecuentes son los cálculos en la vesícula biliar (colelitiasis) y el consumo excesivo de alcohol. Los cálculos de la vesícula producen pancreatitis al moverse hacia el conducto biliar y atascar la salida del páncreas hacia el intestino. El alcohol tiene un efecto tóxico directo. En aproximadamente un 20% de los pacientes no se descubre la causa (pancreatitis aguda idiopática).

La enfermedad se manifiesta casi siempre con un dolor de abdomen continuo e intenso, -explica la FEAD- localizado principalmente en su parte superior aunque puede ocupar todo el vientre, con frecuencia irradiado a la espalda “en cinturón” y acompañado en muchos casos de náuseas y vómitos. En la mayoría de las pancreatitis agudas la inflamación es leve, pero en 1 de cada 5 casos es grave. Cuando es leve el pronóstico es bueno y la recuperación completa. Los pacientes con cuadros graves tienen un riesgo de fallecer de hasta el 20%, generalmente en personas con necrosis extensa del páncreas e insuficiencia de varios órganos o funciones.
En los casos graves pueden aparecer complicaciones locales (que afectan al páncreas) y de otros órganos a distancia, principalmente corazón, pulmón y riñones. La principal complicación local es la necrosis y la infección de la misma. Cuanto mayor es la necrosis de páncreas y sobre todo si esta se infecta, mayor es el riesgo de fracaso de otros órganos.

  • Tratamiento. No existe un tratamiento específico para la inflamación pancreática. Las principales medidas son no dar alimentos por boca, aportar abundantes líquidos por vena y administrar medicamentos para aliviar el dolor y los vómitos. En los casos leves no suelen ser necesarios más tratamientos y en aproximadamente una semana el paciente se recupera totalmente. Sin embargo, en los casos graves el enfermo necesita una vigilancia estrecha en una unidad de cuidados intensivos, recibiendo otros tratamientos como administración de antibióticos para tratar la infección y alimentación por sonda. En ocasiones se precisa cirugía, en los casos en que la necrosis se infecta, con intención de limpiar lo más posible la zona del páncreas y sus alrededores (necrosectomía).

3. Cáncer de páncreas
Es uno de los más mortales; la quinta causa de muerte por cáncer en España. Menos del 5% de los pacientes sobreviven a los cinco años tras el diagnóstico. La falta de síntomas en los inicios de la enfermedad, hace que el diagnóstico llegue en estadios muy avanzados del tumor, cuando las soluciones son poco eficaces. En España, alrededor de 6.300 personas son diagnosticadas cada año con cáncer de páncreas, y sólo el 4% de los pacientes sobrevive a los 5 años. Aunque representa menos del 5% de las neoplasias malignas, es la cuarta causa de mortalidad por cáncer en los países desarrollados.

Los tumores en el páncreas son diagnosticados mayoritariamente en una etapa muy avanzada, sin apenas posibilidades quirúrgicas, y con un comportamiento muy agresivo. De los pacientes operados, el 80% recaen y fallecen. Actualmente sólo se disponen de fármacos que son útiles para disminuir el porcentaje de recaídas tras la cirugía y para incrementar la supervivencia media y la calidad de vida en los pacientes con enfermedad localmente alfredo carratoavanzada y metastásica. A este respecto, al doctor Alfredo Carrato, Jefe de Oncología Médica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, le preocupa que “a pesar de su alta mortalidad, no hay conciencia político-social ni inversiones para investigar cómo abordar eficazmente este problema sanitario de primer orden. No existe ningún programa de prevención primaria ni secundaria. Por otra parte, carecemos de material tumoral que permita conocer en profundidad la biología tumoral y diseñar nuevos fármacos y estrategias terapéuticas más eficaces. Todavía queda mucho camino por recorrer”. Una opinión que comparte el doctor Julio Zarco al admitir que “parece lógica la necesidad de implementar más recursos que favorezcan la investigación dirigida tanto al cribado de personas de riesgo, como al diagnóstico precoz y al impulso de nuevas terapias que mejoren el pronóstico de estos tumores”. Sobre los últimos avances en el tratamiento del cáncer de páncreas, ha añadido Carrato, “conocemos que hay un diálogo y una interacción entre las células tumorales y el estoma o células aparentemente sanas que rodean las tumorales. Existen múltiples ensayos clínicos de nuevos medicamentos dirigidos a dianas específicas cuyos resultados conoceremos pronto”.

Trasplante de páncreas
De seguir el ritmo de vida actual, en los próximos años aumentará la demanda de pacientes que necesitan un trasplante de páncreas. La diabetes e hipertensión arterial son los principales responsables de esta situación y es que, como explica el doctor Eduardo Martín Escobar, miembro de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), “ambas enfermedades están relacionadas entre sí con la insuficiencia renal y su incidencia seguirá aumentando progresivamente en los próximos años como consecuencia de los malos hábitos de vida, por lo que tendremos necesidad de realizar más trasplantes para restaurar la función del órgano dañado”.

El trasplante de páncreas está indicado en pacientes diabéticos mal controlados con problemas de insuficiencia renal. Hasta ahora, es el único método terapéutico capaz de controlar la diabetes sin necesidad de tratamiento con insulina y estabilizar los niveles de glucosa a largo plazo, a fin de evitar las complicaciones crónicas asociadas a un mal control de la diabetes como es la afectación del riñón y, por lo tanto, la necesidad de tratamiento con diálisis de por vida. El trasplante aislado de páncreas es poco frecuente, siendo el más común el trasplante doble riñón-páncreas, seguido del trasplante de páncreas tras un trasplante renal. “El trasplante sólo de páncreas ha quedado relegado a pacientes diabéticos que tienen muy mal control de la hipoglucemia, sobre todo con bajadas de glucosa en sangre muy peligrosas que puede poner en peligro su vida, lo que, por lo general, es más común en personas jóvenes con diabetes tipo 1”, aclara este experto. En el trasplante de páncreas plantea un grave problema, ya que la edad del donante no debe superar los 45-50 años si queremos que éste sea válido”, prosigue este experto.

En la actualidad se está trabajando en una nueva línea de investigación, basada en el trasplante de islotes pancreáticos que consiste en trasplantar sólo la parte del páncreas que producen la insulina, es decir, los islotes pancreáticos o de Langerhans.

Para afectados y familiares
A finales de 2014, el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC) presentó su nueva división ‘Cáncer de Páncreas España’, que tiene como objetivo ofrecer información y servicios gratuitos de apoyo psicológico, social y asesoramiento jurídico a los afectados por esta enfermedad y a sus familiares. “Mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer de páncreas es uno de nuestros compromisos y el principal motivo por el que nace esta nueva división. Éste es un lugar donde los afectados y sus allegados van a encontrar información y asesoramiento”, ha explicado Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC). Asimismo, en su página web cancer-pancreas.org se ofrece información sobre tipos, pruebas diagnósticas y tratamientos, información supervisada por profesionales especializados en este tipo de cáncer.

 





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.