Hiperpotasemia: causas, dieta y tratamiento

0
148
Hiperpotasemia

El potasio es un mineral con carga eléctrica, esencial para el funcionamiento de todas las células, músculos, tejidos y órganos del cuerpo. Se considera que hay hiperpotasemia o hipercalemia cuando los niveles son superiores a 5 miliequivalentes por litro (mEq/l).

“Una de las funciones más importantes del potasio es el mantenimiento de la frecuencia cardiaca, además de permitir la contracción de los músculos y la transmisión de los impulsos nerviosos”, explica el doctor Nicolás Manito, de la Fundación Española del Corazón (FEC). Así, la concentración de potasio en sangre debe mantenerse dentro de unos límites fisiológicos para evitar problemas graves (se consideran niveles normales entre 3.5-5 mEq/l). Por encima de estos parámetros pueden producirse anomalías de las funciones musculares (debilidad muscular, parálisis) y la aparición de trastornos del ritmo cardiaco (ventricular, especialmente parada cardiaca).  

Causas de la hiperpotasemia

Normalmente los riñones ayudan a mantener el nivel correcto de potasio igualando la cantidad que se ingiere con la cantidad que se elimina, en su mayor parte por la orina. Por esto, “la insuficiencia renal es una de las causas más frecuentes de hiperpotasemia”, asegura este experto. Además del daño renal o nefropatía, pueden provocar hiperpotasemia la toma de determinados fármacos o el aumento de la ingesta de potasio. La diabetes también puede conducir a esta anomalía y entre el 4 y el 8% de los pacientes con insuficiencia cardiaca tiene hiperpotasemia. Los pacientes con enfermedad cardiovascular, y en especial los diabéticos, presentan mayor tasa de afectación renal en forma de insuficiencia renal crónica, lo que contribuye al aumento del potasio crónico en sangre.

Tratamiento de la hiperpotasemia

Por lo general, las alteraciones del potasio se detectan en un análisis de sangre rutinario o al observar alteraciones en un electrocardiograma. El tratamiento puede requerir disminución de la ingesta de potasio, modificación de los medicamentos que toma el paciente y la administración de fármacos. El tratamiento dependerá de los niveles de hiperpotasemia: la moderada y grave (superior a 6.5 mEq/l) se consideran una emergencia médica.

Dieta pobre en potasio

Tal y como indica el Dr. Nicolás Manito, “la mayoría de nosotros obtenemos el potasio que necesita nuestro cuerpo a través de lo que comemos y bebemos, por lo que para controlarlo, hemos de controlar nuestra dieta”. Estas son las principales fuentes de potasio a evitar:

Frutas: naranjas, uvas, moras, plátanos, kiwis, aguacates, nectarinas, mangos, papayas, ciruelas o granadas

Vegetales: coles de Bruselas, zanahorias, patatas, espinacas, calabazas, tomates, judías o legumbres

Productos lácteos: yogures y quesos

Frutos secos y semillas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here