Hongo cándida auris: jaque mate a los fungicidas

0
778

Hongo cándida auris, los riesgos

Las resistencias a los medicamentos han dado el salto de las bacterias a un hongo muy potente llamado Cándida auris, que ha puesto en jaque a toda la comunidad científica, al mostrarse resistente a casi todos los tratamientos existentes y pudiendo provocar la muerte en 90 días.

Un nuevo hongo multirresistente a los tratamientos antifúngicos convencionales usados para tratar este tipo de infecciones, está poniendo en alerta a los servicios sanitarios de todo el mundo. Se trata del hongo Cándida auris, que desde el año 2009 ha provocado brotes en Venezuela, Reino Unido, India, Pakistán, Sudáfrica, Estados Unidos y España. Concretamente, en Europa se han detectado 620 casos, de los que 388 han ocurrido en España, muchos de ellos en el Hospital La Fe de Valencia.

Esta levadura emergente, una de las pocas especies del género Candida que causa candidiasis en humanos, fue descrita por primera vez en 2009 en Tokio en una paciente japonesa de 70 años con otitis (de ahí su nombre Auris, de oído), y desde entonces se ha aislado también de las vías urinarias, respiratorias, en heridas, oído, sistema nervioso central y otros órganos internos y lugares infectados, cursando con fungemia grave y mortal en un 60%, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC), tal y como informa la Asociación Microbiología y Salud (AMYS). Concretamente, esta nueva especie descrita es muy resistente a uno de los tratamientos principales para combatir los otros tipos de Candidas, el fluconazol.

Enfermos de base: los escogidos

En general, los hongos son poco patogénicos en personas que tienen su sistema inmunológico inalterado, es decir, no causan enfermedades en personas sanas, si bien es verdad que el estrés es factor que puede desequilibrar la respuesta inmune, al producir la clásica “bajada de defensas” y propiciar la entrada del patógeno. Según los expertos, la mayor parte de los enfermos infectados suelen tener enfermedades de base importantes o tienen el sistema inmunológico comprometido, pudiendo infectar el tejido y eventualmente, causar diseminación y atacar a oros órganos o sistema nervioso central. También hace especialmente vulnerables a personas que hayan recibido un trasplante o hayan sido sometidos a una cirugía reciente, así como a pacientes que siguen una terapia con antibióticos, ya que, al perder su flora bacteriana, tienen más fácil la entrada del patógeno.

Hongo cándida auris: difícil diagnóstico y fácil propagación

Aunque se desconoce su tasa de colonización y es difícil identificarlo con los métodos de laboratorio estándar, sí se sabe que se propaga fácilmente en el entorno hospitalario a través del contacto con superficies contaminadas o equipos ambientales, o de persona a persona, causando brotes infecciosos. Muchas de las infecciones de sangre se relacionan con el uso de catéter en el paciente para administrar algún antibiótico o cualquier otro tratamiento. Al ser resistentes a múltiples fármacos antifúngicos, es importante identificar rápidamente este hongo en un paciente hospitalizado para que los centros de atención médica puedan tomar precauciones especiales para detener su propagación, aunque también es una especie muy resistente a los desinfectantes que se utilizan en los hospitales, como la clorhexidina, y ello provoca que pueda expandirse más rápido de lo normal. Los enfermos deben ser aislados y, a excepción del 4% de las ocasiones en las que las cepas son multirresistentes y no se dispone de fármacos efectivos, la Candida auris suele tratarse a base de equinocandinas, pues solo menos de un 10% son resistentes a este antifúngico.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here