Únete a nuestra comunidad

Toda la actualidad del mundo de la salud y la farmacia en Consejos de tu Farmacéutico.

Además, puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

El impétigo es una infección de la piel muy común y contagiosa que afecta principalmente a bebés y niños. Se manifiesta en forma de ampollas o úlceras que aparecen generalmente en la cara, manos y pies o zona del pañal.

Esta infección de la piel causada por bacterias (estafilococo y estreptococo) suele aparecer principalmente en niños de entre 2 y 6 años. Se contagia al entrar en contacto con una persona infectada o a través de la ropa u objetos que esta haya utilizado, como sábanas, toallas o juguetes.

Si el niño ya presenta un problema cutáneo, un eccema, cortes o rasguños o una picadura de insectos, será más más propenso a desarrollar impétigo, ya que será más fácil que las bacterias atraviesen la barrera cutánea a través de estas lesiones. Por ello, es muy importante que, como prevención, se laven bien las manos y la cara. El impétigo se contagia fácilmente si el tiempo es caluroso y húmedo, en lugares concurridos como colegios y guarderías y en actividades que impliquen un contacto piel con piel, como ciertos deportes o juegos.

Puede afectar a la piel de cualquier parte del cuerpo, pero es más frecuente en la zona que rodea la nariz y la boca, en las manos y antebrazos y, en los niños pequeños, en la zona del pañal. Puede causar dolor leve y también picazón lo que puede provocar que al rascarse y tocarse otra parte del cuerpo la infección se extienda.

Impétigo, ¿qué aspecto tiene?

  • El impétigo aparece en forma de llagas rojas que acaban reventándose, supuran durante algunos días y finalmente provocan costras color miel. Es el impétigo “no ampolloso”, la forma más común y por lo general más leve.
  • Una forma menos frecuente de la afección denominada “impétigo ampolloso” causa unas ampollas de mayor tamaño, generalmente en el tronco, llenas de un líquido transparente que luego se vuelve turbio.
  • Más grave es el impétigo denominado “ectima” ya que penetra en capas más profundas de la piel. Produce llagas dolorosas que se transforman en úlceras con costras amarillas y bordes rojos.

¿Cómo se trata?

Generalmente no es peligroso y cuando la infección es leve las llagas se curan sin dejar cicatrices. Si el médico lo considera recetará antibióticos, ya sea en forma de pomada o de medicamento oral. Es recomendable lavar la piel con delicadeza con una gasa limpia y antiséptico todos los días. Si existen costras se pueden poner en remojo en agua tibia con jabón para ayudar a eliminarlas. Otras recomendaciones incluyen cubrir las áreas de piel infectadas con gasa para impedir que el impétigo se extienda a otras partes del cuerpo, mantener las uñas del niño bien cortas y limpias, lavar frecuentemente la ropa y utensilios de la persona infectada y evitar que las comparta, y permanecer en casa para impedir el contagio.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Redacción Consejos

Equipo de redacción de la revista Consejos de tu farmacéutico. Revista especializada en el sector sanitario, editada en España y con más de 20 años de experiencia. Todo nuestro contenido está...