Únete a nuestra comunidad

Toda la actualidad del mundo de la salud y la farmacia en Consejos de tu Farmacéutico.

Además, puedes seguirnos en nuestras redes sociales:

          

Alrededor del 40% de los niños padece miopía infantil, un defecto refractivo que puede ir aumentando de forma progresiva, principalmente durante la etapa de crecimiento. Pararla a tiempo es muy importante, ya que una elevada graduación de miopía se asocia a enfermedades oculares como desprendimientos de retina, cataratas, glaucoma o atrofia coroide, entre otras.

La miopía es una patología ocular que provoca visión borrosa al mirar objetos lejanos. Alrededor del 40% de la población infantil padece este defecto refractivo que puede ir aumentando de forma progresiva, principalmente durante la etapa de crecimiento. Según afirma el doctor Francisco Sánchez-Waisen, especialista en oftalmología pediátrica de Vithas Almería, “es fundamental cuidar y controlar la miopía entre los 7 y los 17 años, ya que es la única posibilidad que tenemos de intervenir en este proceso que se estabiliza alrededor de los 19-22 años”.

Aumento de 0.5 dioptrías al año

La miopía aumenta unas 0.5 dioptrías de media cada año, especialmente entre la niñez y la adolescencia y, aunque puede corregirse mediante gafas y/o lentes de contacto convencionales, no ralentizan su progresión. “Uno de cada diez niños miopes crecerá por encima de las 6 dioptrías, siendo una de las mayores causas de patologías como la retinopatía miópica o discapacidades visuales, entre otras”, explica el especialista.

Las personas con una elevada graduación de miopía pueden sufrir enfermedades oculares como pueden ser desprendimientos de retina, cataratas, glaucoma o atrofia coroidea, entre otras. “Según la evidencia científica publicada al respecto, las técnicas actuales que permiten una mayor ralentización de la miopía son: tratamiento farmacológico mediante atropina y el uso de lentes de contacto (orto-k y diseños de borrosidad periférica)”, afirma el doctor Sánchez-Waisen.

Miopía infantil: cómo salir de dudas

  • El niño que es miope suele quejarse de dolor de cabeza, picor y ojos rojos.
  • Suele frotarse los ojos.
  • Aumenta la frecuencia del parpadeo e incluso mira de lado.
  • Es habitual también, que el niño se acerque más a un libro o a la televisión.
  • En caso de presentar estos síntomas, es importante acudir al oftalmólogo para que se explore al niño con gotas de ciclopléjico, de modo que la refracción sea exacta.

Apúntate a nuestra newsletter

* La newsletter para farmacéuticos es para uso exclusivo de profesionales sanitarios (médicos, enfermeros, farmacéuticos) involucrados en la prescripción o dispensación de medicamentos, así como profesionales de la industria farmacéutica y la política sanitaria. Publicitario Farmacéutico SL no se hace responsable del uso de esta newsletter por parte de profesionales no cualificados.

Consejos de tu Farmacéutico

Pertenezco a la primera promoción de Periodismo que salía del "horno" de Sevilla (en todos los sentidos), allá por el año 94. La falta de experiencia de una facultad que empezaba me llevó a tener...