ESTÁS LEYENDO...

Decálogo para el correcto cuidado de tus lentillas...

Decálogo para el correcto cuidado de tus lentillas

Decálogo para el correcto cuidado de tus lentillas

10 consejos para el correcto uso de lentillas

El uso diario de lentillas implica llevar una rutina diaria de cuidado que hay que respetar siempre para no correr el riesgo de contraer alguna infección o complicación más grave como puede ser el desprendimiento de retina o la aparición de úlceras corneales.

Además de seguir las instrucciones respecto a su limpieza y cuidado, es conveniente la supervisión habitual de un oftalmólogo, quién nos ayudará a mejorar nuestra experiencia diaria. Os presentamos un decálogo para salir airoso, elaborado el grupo STADA, que ofrece soluciones oftálmicas como Care+, Solución oftálmica calmante.

  1. Lavarse las manos antes de tocar las lentillas, ya sea antes de ponerlas o antes de quitarlas. Es una tarea absolutamente imprescindible para evitar la transmisión de gérmenes de las manos a las lentes de contacto y, por tanto, a los ojos.
  2. Mantener limpias las lentillas de más de un uso. Para hacerlo hay que utilizar un dedo limpio y la solución desinfectante recomendada por vuestro óptico. Con este proceso se eliminarán posibles partículas que haya sobre la superficie de la lentilla y que, con el siguiente uso, podrían causar irritación, sensación de cuerpo extraño o conjuntivitis.
  3. Lavar el estuche en el que se guardan las lentillas. Lo ideal es hacerlo de manera semanal y desecharlo aproximadamente una vez al mes. Así evitaremos posibles microorganismos y bacterias que pueda haber en su interior.
  4. No dormir con lentillas. Al hacerlo, la superficie de la córnea reduce sus niveles de oxígeno y esto puede hacer que la lentilla se quede adherida al ojo, provocando una úlcera al extraerla. Además, también incrementa el riesgo de contraer infecciones bacterianas.
  5. No ducharse o bañarse con las lentillas puestas. En el agua potable y en el agua de las piscinas, puede encontrarse una ameba que, al entrar en contacto con los ojos de usuarios de lentes de contacto, puede provocar una infección ocular.
  6. Usar lentes de contacto un máximo de 8 horas diarias. De lo contrario, su uso prolongado a lo largo de los años podría provocar problemas de sequedad ocular, conjuntivitis y rechazo de las lentillas por parte de los ojos.
  7. No prolongar la vida útil de las lentillas por encima de la recomendación del oftalmólogo. Reemplazar las lentes de contacto por otras nuevas siguiendo las fechas recomendadas puede ahorrar complicaciones y molestias en la salud ocular.
  8. No utilizar lentes de contacto en momento de infección, conjuntivitis, picor, irritación, visión borrosa, sensación de cuerpo extraño, alergia o dolor.
  9. Aplicar una solución oftálmica hidratante. Mantener los ojos constantemente hidratados es bueno en líneas generales pero si además usamos lentes de contacto o tenemos problemas de sequedad o irritación, se convierte en algo casi imprescindible. Se puede aplicar tanto encima de la lentilla para obtener un alivio inmediato o bien, cuando se hayan extraído.
  10. Se recomienda colocar las lentes de contacto antes de utilizar maquillaje y extraerlas antes de desmaquillarse.

 



COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.