ESTÁS LEYENDO...

Dermatitis atópica: protege tu escudo

Dermatitis atópica: protege tu escudo

Dermatitis atópica: protege tu escudo

Dermatitis atópica, “un picor insoportable”

Esa es la primera definición que les viene a la mente a las personas con dermatitis atópica cuando se les pregunta por sus síntomas. Algo que lleva al rascado impulsivo y termina por agravar el cuadro de descamación y sequedad.

Según una encuesta realizada por la Academia Europea de Dermatología y Venerología y un estudio de la Asociación Europea de Pacientes con Alergias y Enfermedades Respiratorias (EFA) la atopia afecta a un 30% de adultos y un 20% de niños, padeciendo la mayoría síntomas graves y presentando la piel seca o áspera a diario, mucho picor, grietas y descamación.

¡Pica mucho!

“El síntoma más importante y limitante de la dermatitis atópica es el prurito o picor”, señala la doctora Cristina García Millán, del Grupo de Dermatología Pedro Jaén. “Ocasiona el impulso del rascado, que, en muchas ocasiones, es involuntario, con exacerbación de los síntomas, empeoramiento y cronificación de la enfermedad. De hecho, a menudo, produce trastornos del sueño, morbilidad psicosocial y la calidad de vida se ve reducida, tanto en los niños como en sus familiares. Además, en épocas de picos de estrés, la consecuente falta de sueño puede exacerbar las vías del prurito. Además, en niños, el ciclo de picor-rascado puede afectar no solo en su piel, sino también en su rendimiento escolar. Con el rascado nocturno, el descanso suele ser de mala calidad y, por ende, repercute en sus alteraciones emocionales y concentración en el colegio”, apunta la experta.

Cuídate en 6 pasos

  • Además de aplicar productos que calmen y traten la dermatitis atópica, la doctora García Millán nos propone tratar el brote con contundencia, sin miedo al empleo de medicamentos siempre regulados por médicos.
  • Realizar baños o duchas diarias de corta duración (no más de 5 minutos) con agua tibia, nunca caliente y con jabones y aceites sin detergentes.
  • Hidratación diaria sin excepción, siempre y cuando la piel no presente eccemas o inflamación.
  • Se recomienda elegir prendas de algodón y evitar los sintéticos y las lanas que tienden a provocar reacciones alérgicas en la piel. No se recomienda el uso de suavizante en el lavado.
  • Las temperaturas extremas, tanto frío como calor, también son enemigos de la atopia.
  • Una cierta exposición al sol puede ser beneficiosa, siempre con protección solar y evitando las quemaduras.

*Recomendaciones de la doctora García Millán, del Grupo de Dermatología Pedro Jaén en colaboración con BIODERMA.

A tener siempre en cuenta

  1. Utiliza siempre productos adecuados para la higiene y la hidratación.
  2. Para la sequedad y el prurito intenso, usa a diario emolientes (aporte de lípidos) para espaciar los brotes y recidivas y para restaurar la capa córnea.
  3. Hidrátate siempre después del baño, con la piel un poco húmeda, ya que así el poro está abierto y el producto penetra mejor.
  4. Aplica los emolientes antes de salir al exterior, sobre todo en zonas de clima frío y especialmente sobre las zonas más expuestas, como la facial.
  5. Evita el secado con fricción con la toalla o el uso de secadores, que pueden irritar la piel. Sécate dando toques con la toalla.
  6. Córtate las uñas y límpialas para evitar infestaciones por el rascado.
  7. Elige algodón y lino para las prendas de vestir y en la cama, que facilitan la transpiración.
  8. No uses lana y tejidos sintéticos, que incrementan la temperatura corporal y acentúan el picor.
  9. Aclara la ropa bien después de cada lavado y evita el uso de lejías y suavizantes, que irritan la piel.
  10. Mantén la temperatura y la humedad de las habitaciones constantes, evitando excesos en la calefacción que aumenten la temperatura y resequen el ambiente.
  11. Evita siempre los cambios de temperatura.

*Fuente: Sociedad Española de Farmacia Comuntaria (SEFAC)





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.