ESTÁS LEYENDO...

Diarrea del viajero, ¡ponte en guardia!

Diarrea del viajero, ¡ponte en guardia!

Diarrea del viajero, ¡ponte en guardia!

Uno de los problemas más frecuentes con los que nos podemos encontrar, sobre todo si vamos a viajar a países con menores condiciones higiénico-sanitarias, es la “diarrea del viajero”. También llamada “diarrea del turista” o “gripe intestinal”, suelen padecerla alrededor del 40% de las personas que han viajado al trópico. La doctora Mileidis Sanjuan Acosta nos ayuda a entender este trastorno.

“La mayoría de las veces, la diarrea del viajero no encierra un problema grave, ya que el cuerpo acaba acostumbrándose a los cambios de microorganismos y de medio ambiente, pero pueden dificultar el viaje y obligar a permanecer en cama por 2-3 días”. Así se expresa la doctora Mileidis Sanjuan Acosta, especialista de la Fundación Española de Aparato Digestivo del hospital Xanit Internacional de Benalmádena, Málaga), al hablar de la diarrea del viajero. “Sólo un pequeño porcentaje de los viajeros sufrirá una diarrea con sangre (disentería), que puede acompañarse de fiebre, escalofríos, sudoración profusa e intensa debilidad cuyo origen responde a infecciones invasivas de la pared intestinal, como Shigellosis, fiebre tifoidea o Campylobacter”, continúa la doctora. Según esta experta, el cuadro comienza normalmente con cuatro o más evacuaciones sueltas en 24 horas, o tres o más en un periodo de 8 horas, si se acompaña de al menos de uno de los siguientes síntomas: náuseas, vómitos, calambres o dolores abdominales, fiebre, urgencia o dolor en la defecación.

Las personas más propensas a padecerla son los niños, adultos jóvenes entre15-30 años y ancianos, mujeres embarazadas, inmunodeprimidos (diabéticos, VIH), personas con enfermedad inflamatoria intestinal, y las personas en tratamiento con antiácidos o con cirugías gástricas (gastrectomizados). Los microorganismos causantes más frecuentes son: Echerichia coli, Shigela, Salmonella, Campylobacter, Rotavirus y Giardia Lamblia. En España, las más frecuentes en verano son las debidas a Salmonella, Staphylococcus o Campylobacter.

 Objetivo: volver sano

La infección se adquiere por la vía oral a través del consumo de alimentos o bebidas contaminadas con los microorganismos, comidas pasadas o estropeadas y/o ingestión de sustancias tóxicas. Por lo tanto, siguiendo las recomendaciones de la FEAD:

  1. Bebe siempre las bebidas embotelladas y cerradas.
  2. Lávate las manos con frecuencia y usando jabón.
  3. Evita las ensaladas y vegetales crudos y manipula tú mismo la fruta.
  4. Evita los cubitos de hielo en las bebidas.
  5. Evita alimentos crudos o poco cocinados.
  6. Evita helados, natillas, flanes, cremas y derivados lácteos no pasteurizados.
  7. La esterilización es el medio más seguro de obtener agua potable, hirviéndola durante diez minutos y filtrándola. La desinfección se consigue con lejía común (3 gotas de lejía de 12º por litro de agua), con productos que liberan cloro (una pastilla por litro de agua) y con sales de plata o yodo (10 gotas de tintura de yodo por litro de agua).
  8. Rehidrátate y sigue una dieta astringente. En cuanto la diarrea comienza, se debe aumentar la toma de líquidos. Si la diarrea continúa más allá de 24 horas prepara y bebe sobres de rehidratación oral (1 sobre en 1 litro de agua) y come normalmente, evitando inicialmente lácteos y optando preferentemente por alimentos como arroz cocido, fruta pelada, tostadas de pan, sopas y galletas saladas. En el botiquín debe haber siempre antidiarreicos como la loperamida, que puede utilizarse además de la rehidratación para la mejorar los síntomas porque disminuye la motilidad.

Según la especialista, hay que acudir al médico inmediatamente en caso de fiebre alta, náuseas, vómitos y dolor abdominal persistentes. Si la diarrea dura más de cinco días tras tratamiento dietético, si hay sangre y moco en las heces o si existen signos de deshidratación: sequedad de piel y boca, sed intensa, orinas muy oscuras y poca cantidad, ausencia de lágrimas en un niño que llora. Además, si persiste a la vuelta del viaje, es preciso consultar un servicio especializado.

 





ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.