ESTÁS LEYENDO...

Ejercicio físico: piedra angular para el hipertens...

Ejercicio físico: piedra angular para el hipertenso

Ejercicio físico: piedra angular para el hipertenso

‘FITTPRESS’ son las iniciales de Frecuencia, Intensidad, Tipo y Tiempo. Es decir, las variables que debe manejar el profesional sanitario a la hora de prescribir de forma individualizada ejercicio físico a los pacientes hipertensos, según sea su riesgo cardiovascular y el seguimiento de los objetivos a conseguir.

El 15% de los hipertensos españoles podrían prescindir de sus tratamientos con fármacos si realizaran con regularidad el ejercicio físico pautado por su médico. Así de contundentes se han mostrado el presidente de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), Julián Segura,  y julian segurael doctor José Abellán, experto en hipertensión, durante la XXI Reunión de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), celebrada recientemente en Valencia. Así, los expertos de la SEH-LELHA han definido el ejercicio físico como la piedra angular de cualquier tratamiento para pacientes hipertensos en España, donde entre el 35 y 40% de la población es hipertensa, porcentaje que aumenta hasta el 70% en los mayores de 65% años. El doctor Segura ha explicado que, además, el 47% de la población es España sedentaria, es decir, da menos de 10.000 pasos al día, o realiza menos de 150 minutos de ejercicio a la semana, si es adulto, y menos de 420 minutos, si es menor.

Una herramienta personalizada
Así pues, el ejercicio físico en pacientes hipertensos no solo produce una reducción de las presiones arteriales, sino que también tiene un efecto beneficioso sobre otros factores de riesgo cardiovascular, como la obesidad, la diabetes, colesterol alto, etc. Sin embargo, no todo ejercicio es válido para todo el mundo, ya que los requerimientos de estos pacientes varían en función del riesgo cardiovascular, la edad, el peso o el tipo de dieta que se siga. Actualmente, una aplicación informática pionera en España, presentada recientemente ofrece la posibilidad de estandarizar la prescripción personalizada de ejercicio físico, según sea el riesgo cardiovascular del paciente, al tiempo que ha hecho posible generar una base de datos de ámbito nacional que permita analizar la evolución del control metabólico y cardiovascular de los pacientes. ¿Y qué quiere decir esto? Que cada persona hipertensa sale con una receta impresa de prescripción individualizada de Ejercicio Físico, cuyos datos se guardan en una base, para seguir la evolución del control metabólico y cardiovascular en los pacientes que sigan el programa.

El ejercicio físico aporta energía y capacidad de trabajo, aumenta la vitalidad, ayuda a combatir el estrés, mejora la autoestima, incrementa la resistencia a la fatiga, ayuda a combatir la ansiedad y la depresión, mejora el tono de los músculos, ayuda a relajar tensiones, consume calorías y mejora el sueño.

Algunas recomendaciones para la práctica de EF
*Guía para la Prescripción de Ejercicio Físico en Pacientes con Riesgo Cardiovascular de la SEH-LEHLA

1.      Para que sea efectivo el plan de ejercicio debe ser individualizado, considerando: la edad, si se ha practicado ejercicio anteriormente, si se padece enfermedades que lo contraindiquen o el estado de salud actual.

2.      Debe mover grandes masas musculares.

3.      Que sea continuado en el tiempo.

4.      Es conveniente hacerlo 20-30 minutos al día, tres días a la semana como mínimo




Las cifras delatoras
En España, en los últimos 20 años, la hipertensión “ha ido escalando puestos en el ranking de factores implicados en mortalidad hasta situarse también en el primer puesto”. Por hipertensión arterial se entiende la elevación persistente de la presión arterial por encima de los valores establecidos como normales por consenso. En este sentido, se ha fijado en 140 mm Hg para la sistólica o máxima y 90 mm Hg para la diastólica o mínima. En la mayoría de los casos no se han encontrado causas específicas. Sin embargo, existen algunos factores que hacen que se tenga mayor riesgo de padecerla: antecedentes familiares, obesidad, consumo elevado de sal, alcohol, tabaco, falta de ejercicio y estrés, son algunos de ellos.

Tensión controlada
Un 25% menos de riesgo de infarto
Según los resultados del Estudio de Intervención de la Presión Arterial Sistólica (SPRINT), controlar los niveles de hipertensión por debajo de lo comúnmente recomendado (120mmHg en lugar de 140 mmHg) en pacientes mayores de 50 años  con  riesgo cardiovascular elevado, reduce hasta un 25% las tasas de enfermedades cardiovasculares, como el infarto de miocardio, el ictus, la insuficiencia cardiaca aguda o el síndrome coronario agudo. Además, según las conclusiones de este estudio, presentadas en la XXI Reunión de la SEH-LELHA, mantener la presión sistólica en 120 mmHg en este tipo de pacientes, también disminuye un 38% el riesgo relativo de insuficiencia cardiaca, un 43% el de muerte de causa cardiovascular, y un 27% el de muerte de cualquier causa.

Prevenir desde la farmacia
La mitad de los pacientes hipertensos no toma la medicación prescrita por su médico y en torno al 90% de ellos no sigue las recomendaciones que en materia de higiene o dieta le realiza el especialista
. Para denunciar esto, el pasado mes de enero, la Casa del Corazón acogió una jornada en la que se trató la importancia de la adherencia terapéutica y las variables a tener en cuenta a la hora de elegir los tratamientos por parte de los cardiólogos. En esta jornada se resaltó la preocupación de que, de todos los tratamientos crónicos, el 12% nunca llegaría a adquirirse en la farmacia, unos datos sobre los que la Organización Mundial de la Salud ya alertó en 2004. Este porcentaje ha puesto de manifiesto la preocupación entre los profesionales sanitarios, ya que en algunas ocasiones creen que un medicamento no funciona y tienen que buscar alternativas, cuando en realidad el paciente no lo administra correctamente, una realidad que repercute tanto en la salud del paciente como en los costes económicos. A este respecto, los cardiólogos aseguran que adquirir los medicamentos en el canal farmacia es fundamental, ya que gracias a las labores de seguimiento farmacoterapéutico que realizan estos establecimientos, la nekane murgaadherencia terapéutica de los tratamientos estaría asegurada. Según la doctora Nekane Murga, miembro de la Sociedad Española de Cardiología y jefa de la Sección de Cardiología Clínica del Hospital Universitario Basurto de Vizcaya, “la falta de adherencias en ocasiones puede ser voluntaria (sería necesario determinar si puede estar justificado que el paciente no tome la medicación por efectos secundarios evitables), pero en otras ocasiones los fármacos no se toman correctamente de forma involuntaria por el paciente. El motivo de la falta de adherencia involuntaria pueden ser las pautas terapeúticas complicadas o las dificultades del paciente para su comprensión. El problema de la falta de adherencia debe abordarse por múltiples vías, por una parte implicando a las enfermeras en la educación en el tratamiento y en el seguimiento; al farmacéutico cuando suministra los medicamentos; y a la administración facilitando los tratamientos”.

Según la SEH-LEHLA, las personas con mal carácter o que presentan una actitud hostil o desconfiada y con tendencia a mantener relaciones agresivas e inadaptadas, presentan un riesgo más elevado de desarrollar enfermedades cardiovasculares. Esta mayor propensión también se da en las personas con tendencia a experimentar emociones negativas y a inhibirse en la relación con los demás, especialmente si ya padecen una enfermedad cardiovascular.

 

 



COMPARTIR Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com