ESTÁS LEYENDO...

El libro “Inhalando sonrisas” refleja las carencia...

El libro “Inhalando sonrisas” refleja las carencias sobre el uso de inhaladores y el nivel de educación sanitaria de los pacientes

El libro “Inhalando sonrisas” refleja las carencias sobre el uso de inhaladores y el nivel de educación sanitaria de los pacientes
La falta de destreza en el manejo de los inhaladores que se observa en muchos pacientes es la responsable de un gran número de fracasos terapéuticos. Son muchas las situaciones anecdóticas que se dan, en el día a día, con el manejo de los inhaladores; el paciente que usa el inhalador tapado, el paciente que confunde la posología de su inhalador, o el paciente que presiona demasiadas dosis.

Inhalando sonrisas. Algo más sobre inhaladores,  coordinado por Esperanza Sánchez, del Área de Enfermería y Fisioterapia de SEPAR, pretende reflejar con el idioma universal de la sonrisa situaciones, en ocasiones anecdóticas y reales, producidas en el día a día del trabajo de una enfermera asistencial.

El libro, que ha contado con la colaboración de Chiesi, refleja con claridad las carencias sobre el uso de la técnica de inhalación y el nivel de educación sanitaria de nuestros pacientes.  “Aporta trabajos, estudios, conocimientos e información de los nuevos avances en dispositivos (por ejemplo Nexthaler), para que se pueda mejorar la Educación Sanitaria de los pacientes y la realización óptima de la inhalación, técnica que como profesionales reconocemos como la más rápida, sencilla y eficaz”, señala la coordinadora del libro.

La importancia de la educación
El conocimiento de los prescriptores sobre inhaladores y técnicas de inhalación sigue siendo insuficiente en España. Distintos estudios demuestran que los profesionales sanitarios deben de estar incluidos en programas de educación, al mejorar la técnica contribuyen a mejorar el  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentoscumplimiento y alcanzar la eficacia terapéutica deseable. En definitiva, el consenso entre el profesional sanitario y el paciente facilita la adherencia al tratamiento.

Según se pone de manifiesto en el libro, el profesional debe de informar claramente de las ventajas e inconvenientes de cada sistema. El dispositivo debe ser de uso y mantenimiento sencillo, resistente y que permita controlar las dosis inhaladas y las restantes.

En este sentido, la educación es un proceso progresivo y continuado, no se puede sobrecargar al paciente con un exceso de información y el lenguaje debe ser sencillo y directo con mensajes claros que se repitan constantemente.





ARTÍCULOS RELACIONADOS