ESTÁS LEYENDO...

El tabaquismo paterno, la principal causa evitable...

El tabaquismo paterno, la principal causa evitable del asma infantil

El tabaquismo paterno, la principal causa evitable del asma infantil
Según la Organización Mundial de la Salud, el asma es la principal enfermedad crónica que afecta a la infancia y, en España, entre el 9 y el 11% de la población infantil sufre esta patología, lo que representa el doble de prevalencia que en adultos.

Alrededor del 80% de los casos de asma persistentes se desarrollan antes de los 6 años2. Por esta razón, es recomendable evitar que los niños se expongan a los principales factores de riesgo que, según la OMS, son los alérgenos y el humo del tabaco. El 15% de los casos de asma en niños de 6 y 7 años son atribuibles al tabaquismo paterno, por lo que el humo del tabaco podría considerarse la principal causa evitable del asma infantil.

Así, el doctor González Torralba, especialista en Neumología del Hospital del Tajo de Aranjuez, ha señalado que “existe una clara relación causal entre el tabaquismo de los padres y el desarrollo de patologías respiratorias en los hijos. Los lactantes y niños menores de 2 años, hijos de padres fumadores, sufren mayor número de enfermedades respiratorias, asma, bronquiolitis, bronquitis, neumonías, así como mayor número de agudizaciones de patologías respiratorias ya existentes, que los hijos de aquéllos progenitores que no fuman”. Por último, ha incidido en la gravedad de la exposición al humo del tabaco durante el embarazo, ya que “los fetos de madres fumadoras tienen un riesgo mayor de padecer asma y otras enfermedades respiratorias durante la infancia”.

En este sentido, hay que tener en cuenta que en España el 73% de los padres fumadores reconoce hacerlo en presencia de sus hijos4 y, por ello, cerca del 50% de los niños están expuestos diariamente al humo ambiental del tabaco en el medio familiar, una circunstancia prevenible según los expertos. Pero no sólo hay que tratar de evitar el humo del tabaco en el hogar, ya que un reciente estudio realizado en Cataluña y publicado por BMC Public Health4 demuestra que los bebés que duermen con padres fumadores presentan niveles de nicotina hasta tres veces superiores a los que lo hacen en otras estancias debido al denominado “humo de tercera mano”, que es aquel que queda adherido a la piel o a las prendas del fumador.

Un motivo para dejar de fumar
Según un reciente documento publicado sobre tabaco y asma para el profesional sanitario6, los motivos para dejar de fumar no deben apelar al sentido de responsabilidad de los padres  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentospor tener un niño con asma. Según los expertos, este sentimiento de culpa no hará el efecto pretendido. Sin embargo, presentar la enfermedad del hijo y su posible mejoría puede convertirse en un refuerzo positivo y así un motivo más para dejar de fumar.

“Cuando un paciente acude a la consulta para iniciar un tratamiento de cesación tabáquica, le facilitamos un cuestionario en el que, entre otras preguntas, figuran las motivaciones que tiene para dejar de fumar. La salud de los hijos es una motivación poco frecuente”, apunta el doctor González Torralba. Esta falta de motivación puede deberse a que “la mayoría de los padres que fuman delante de sus hijos, o de las madres que lo hacen durante el embarazo, no son conscientes del verdadero daño que están produciendo en ellos” incide el especialista.

La enfermedad asmática
Cerca de 300 millones de personas padecen asma, lo que supone que un 4,3% de la población mundial se ve afectada por los ataques frecuentes de disnea y sibilancias que provoca.

El asma es una enfermedad respiratoria crónica que está presente en todos los países, independientemente del grado de desarrollo, y que causa alrededor de 250.000 muertes al año, un dato que según la Organización Mundial de la Salud puede aumentar un 20% en los próximos diez años si no se toman medidas urgentes.

Según un estudio publicado en el American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine en 20098, la exposición al humo del tabaco aumenta los síntomas del asma en las personas que lo padecen. Este mismo estudio concluye que el humo del tabaco reduce el espesor del epitelio o revestimiento de las vías aéreas de los pulmones, la principal causa del agravamiento de los síntomas del asma.

 





ARTÍCULOS RELACIONADOS