Verano, estación en la que afloran más trastornos de la conducta alimentaria

0
276

El verano es la estación del año en la que tenemos más tiempo para nosotros. Es un momento en el que junto con las vacaciones, cambiamos horarios, rutinas y actividades. También exponemos más nuestro cuerpo, y esto puede ocasionar situaciones complicadas en personas con baja autoestima. Esta época del año, en la que la exposición del cuerpo es notable: vamos a la playa, a la piscina, usamos ropa más corta y mostramos más partes del cuerpo, es un momento en el que los padres y madres deben estar más atentos a los cambios físicos y emocionales que los jóvenes puedan sufrir.

Es importante que estemos atentos a los aumentos o bajadas de peso ya que los TCA no sólo se manifiestan en bajadas de peso considerables, si no que puede darse el efecto contrario. Los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA) son enfermedades mentales con graves consecuencias físicas y psíquicas para quienes los padecen y sus familias. Una detección temprana ayuda a tener un mejor diagnóstico que facilita el inicio de un tratamiento, si es necesario, o la corrección de conductas que pueden acabar siendo destructivas para la persona.

La detección de cambios en una de estas áreas, no implica que nuestro hijo/a esté sufriendo un TCA, pero si estos cambios se dan en varias áreas: comida, relaciones sociales o personales y cambios emocionales, es importante pedir ayuda con un especialista. La prevención en este tipo de trastornos reversibles, que suelen aparecer en la adolescencia, es clave para atajar el problema. Raquel Linares, Psicóloga Clínica especializada en el tratamiento de los TCA y Directora de la Fundación FITA, afirma que “cuanto antes detectemos uno de estos trastornos mejor será el diagnóstico. Esto evita que el problema se vaya alargando en el tiempo con las secuelas que este tipo de enfermedades suelen dejar”.

Algunas de las señales de alerta que pueden ayudaros a saber si vuestro hijo o hija sufre un TCA son:

Modificaciones en sus hábitos de alimentación: tienen muchas manías, se empieza a obsesionar por las calorías, no se acaba los platos, hace muchas referencias a los alimentos que engordan…
Oscilación de peso (de menos a más o de más a menos) las bajadas de peso se suelen relacionar con una posible Anorexia; las subidas con Bulimia o Trastorno por Atracón
• El no querer ir a la playa o a la piscina
Tipo de ropa que usa: ropa ancha aún estando delgado/a
Aislamiento social: no quiere quedar con sus amigos, está más triste o irritable
Relación con su imagen corporal: no se ve bien, hace comentarios como “estoy gordo”

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here