La flexibilidad laboral garantiza trabajar con enfermedad inflamatoria intestinal

0
128
Crohn syndrome disease or crohns illness and healthy colon as a medical concept with a close up of a human intestine with inflammation symptoms causing obstruction as a 3D illustration.

La enfermedad inflamatoria intestinal engloba a la enfermedad de Crohn y a la colitis ulcerosa, dos patologías inmunomediadas que afectan principalmente al aparato digestivo. Ninguna de las dos tienen cura, por lo que, incluso con tratamientos actuales, aún existen síntomas que siguen alterando en fechas concretas los diversos ámbitos de la vida a las
más de 300.000 diagnosticas personas en España, incluyendo el plano laboral. Por ello, con motivo de su día mundial, que se celebra el 19 de mayo, la Confederación de Asociaciones de enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa de España, ACCU España, señala que se puede trabajar con la enfermedad, y, sobre todo, que la flexibilidad laboral es la que lo garantiza.

Las personas con crohn y colitis ulcerosa que trabajan pueden tener una productividad igual, o mayor, que la población general, según datos de un estudio de Reino Unido. “Esto rompe algunas creencias sobre las personas trabajadoras con enfermedades crónicas, pero no me sorprende. Venimos demostrando que podemos dar lo mejor de nosotros mismos cuando tenemos la enfermedad controlada. Y a día de hoy es muy posible lograr esta condición”. explica Julio Roldán, presidente de ACCU España. Palabras que respalda Manuel Barreiro, responsable de la Unidad de Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) del Servicio de Aparato Digestivo del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS) y presidente del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa, GETECCU; quién además añade “La calidad asistencial requerida para lograr estabilizar la enfermedad inflamatoria intestinal existe y está contrastada en España. Prueba de ello son las certificaciones de excelencia que están recibiendo las unidades de enfermedad inflamatoria intestinal”.

En este contexto, ACCU España lanza el 19 de mayo #TrabajarConEII para dar a conocer de primera mano la experiencia que supone encontrarse con buenas prácticas de flexibilidad y conciliación en el entorno laboral. Esta campaña de sensibilización cuenta con el aval de GETECCU, y la colaboración de las empresas: MSD, AbbVie, Takeda, Janssen, Pfizer, Ferring y Dr. Falk Pharma.

La enfermedad inflamatoria intestinal afecta principalmente a personas en edad de trabajar, jóvenes y de mediana edad, ya que los síntomas suelen aparecen en esas edades. En torno a la mitad de las personas que tienen enfermedad inflamatoria intestinal se encuentran entre los 20 y los 39 años, con una edad media de diagnóstico se sitúa alrededor de los 30. “El crohn o la colitis ulcerosa llegan en momentos claves para el paciente; o bien está soñando con su futuro laboral, o se está preparando para conseguir o desarrollando todo su potencial en el puesto de trabajo. El talento y la capacidad de la persona siguen ahí, aunque ahora tenga un diagnóstico”, comenta Julio Roldán. Desde ACCU España se proponen fórmulas para facilitar el trabajo de las personas con enfermedad inflamatoria intestinal como la flexibilidad de horarios, reducción de jornada o mayor compresión, al igual que se valora positivamente a las empresas que están comprometidas y que fomentan ambientes inclusivos, llenos de empatía y tolerancia.

El incremento de la flexibilidad laboral y el teletrabajo en las últimas semanas, que se estima que ha llegado hasta el 34% de la población trabajadora, es un ejemplo de la adaptabilidad de las empresas. “Prácticas que venían siendo tendencia incluso antes de la aparición de la COVID-19, y, que ahora, se han visto aceleradas entre muchas de las empresas comprometidas con el objetivo de que sus plantillas tengan un mayor equilibrio entre vida personal y profesional, independientemente de que tengan una enfermedad crónica o no. Se demuestra que la flexibilidad es una realidad aplicable prácticamente a cualquier sector y que no debemos frenarla” puntualiza Roldán.

Daniel Martínez, paciente con enfermedad inflamatoria intestinal, se siente afortunado ya que “mi puesto de trabajo actual como ingeniero de preventa exige una gran responsabilidad y capacidad de organización individual, pero a cambio ofrece una amplísima libertad en cuanto a horarios. Excepto las reuniones con clientes, el resto de nuestro trabajo lo podemos desarrollar, no solo yo, sino todos mis compañeros, con una total libertad de horarios. Esta flexibilidad me permite tener la posibilidad de conciliar vida laboral, personal y diferentes tratamientos y pruebas médicas.” Así lo demuestra la experiencia de Estibaliz Cartón, paciente que trabaja en una empresa de servicios comparte la misma opinión: “Para mí ser responsable en mi puesto y el poder trabajar desde casa en determinadas ocasiones me permite dar el 300%”.

A pesar de afectar a un gran número de personas, al no dejar muchas señales visibles es una enfermedad de la que gran parte de la sociedad no ha oído hablar; de ahí la importancia de darla a conocer con campañas de sensibilización como #TrabajarconEII. Tanto la enfermedad de Crohn como la colitis ulcerosa intercalan periodos de actividad, que se suelen llamar brotes, e inactividad o remisión. Aunque puede darse en una forma grave, la mayor parte de las veces suele ser moderada o leve. Algunos de los síntomas de la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son el dolor abdominal, el cansancio o la incontinencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here