La hiperplasia endometrial se refiere al engrosamiento del endometrio. Esta es la capa de células que recubre el interior de su útero . Cuando su endometrio se espesa, puede provocar un sangrado inusual .

Si bien la afección no es cancerosa, a veces puede ser un precursor del cáncer de útero , por lo que es mejor trabajar con un médico para controlar cualquier cambio.

Tipos de Hiperplasia

Los tipos de hiperplasia endometrial difieren según las características de las células que se encuentran en la muestra de biopsia. Es importante identificar el tipo de hiperplasia porque algunas pacientes tendrán un riesgo significativo de cáncer de útero coexistente.

Los dos tipos son:

  • Hiperplasia endometrial sin atipia. Este tipo no involucra células inusuales.
  • Hiperplasia endometrial atípica. Este tipo está marcado por un crecimiento excesivo de células inusuales y se considera precanceroso. Precanceroso significa que existe la posibilidad de que se convierta en cáncer de útero sin tratamiento.

Conocer el tipo de hiperplasia endometrial que tiene puede ayudarlo a comprender mejor su riesgo de cáncer y elegir el tratamiento más eficaz.

Síntomas


El síntoma principal de la hiperplasia endometrial es el sangrado uterino inusual. Pero, ¿cómo se ve esto realmente?

Todos los siguientes pueden ser signos de hiperplasia endometrial:

  • Sus períodos son cada vez más largos y abundantes de lo habitual.
  • Hay menos de 21 días desde el primer día de un período hasta el primer día del siguiente.
  • Experimenta sangrado vaginal a pesar de haber llegado a la menopausia.

Y, por supuesto, un sangrado inusual no significa necesariamente que tenga hiperplasia endometrial. Pero también puede ser el resultado de otras afecciones, por lo que es mejor consultar con un médico.

Causas

La hiperplasia endometrial es causada por un exceso de la hormona estrógeno, que no se equilibra con la hormona progesterona. Ciertas afecciones hacen que sea más probable que tenga este desequilibrio, y la hiperplasia endometrial es más común si este es el caso. Sin embargo, cualquier mujer puede desarrollar hiperplasia endometrial. Es más común si:

  • Tiene sobrepeso.
  • Toma ciertos tipos de terapia de reemplazo hormonal (TRH) .
  • No has tenido hijos.
  • Tiene síndrome de ovario poliquístico (SOP) .
  • Tiene un tipo inusual de tumor de ovario , como un tumor de células de la granulosa.
  • Toma un medicamento llamado tamoxifeno (para el cáncer de mama) .
  • Tienes diabetes .

Diagnóstico

Si ha informado que ha tenido un sangrado inusual, es probable que su médico comience a hacerle preguntas sobre su historial médico.

Durante su cita, asegúrese de discutir:

  • Si hay coagulación en la sangre y si el flujo es abundante
  • Si el sangrado es doloroso
  • Cualquier otro síntoma que pueda tener, incluso si cree que no están relacionados
  • Otras condiciones de salud que tenga
  • Si podría estar embarazada o no
  • Si ha alcanzado la menopausia
  • Cualquier medicamento hormonal que tome o haya tomado
  • Si tiene antecedentes familiares de cáncer

Según su historial médico, es probable que procedan con algunas pruebas de diagnóstico. Estos pueden incluir uno o una combinación de los siguientes:

  • Ecografía transvaginal. Este procedimiento implica colocar un pequeño dispositivo en la vagina que convierte las ondas sonoras en imágenes en una pantalla. Puede ayudar a su médico a medir el grosor de su endometrio y ver su útero y ovarios.
  • Histeroscopia. Esto implica insertar un pequeño dispositivo con una luz y una cámara en el útero a través del cuello uterino para verificar si hay algo inusual dentro del útero.
  • Biopsia. Esto implica tomar una pequeña muestra de tejido de su útero para verificar si hay células cancerosas. La muestra de tejido se puede tomar durante una histeroscopia, una dilatación y legrado , o como un simple procedimiento en el consultorio. Luego, la muestra de tejido se envía a un patólogo para su análisis.

Tratamientos para la hiperplasia endometrial

El tratamiento generalmente consiste en terapia hormonal o cirugía. Sus opciones dependerán de algunos factores, como:

  • Si se encuentran células atípicas
  • Si ha llegado a la menopausia
  • Planes futuros de embarazo
  • Antecedentes personales y familiares de cáncer

Si tiene hiperplasia simple sin atipia, su médico podría sugerirle simplemente vigilar sus síntomas. A veces, no empeoran y la afección puede desaparecer por sí sola y se puede tratar con:

  • Terapia hormonal. La progestina, una forma sintética de progesterona, está disponible en forma de píldora, así como en forma de inyección o dispositivo intrauterino.
  • Histerectomía. Si tiene hiperplasia atípica, la extirpación del útero reducirá el riesgo de cáncer. Someterse a esta cirugía significa que no podrá quedar embarazada. Puede ser una buena opción si ha llegado a la menopausia, no planea quedar embarazada o tiene un alto riesgo de cáncer.

¿Cuál es el resultado (pronóstico)?

En la mayoría de los casos, la hiperplasia sin atipia se trata con éxito con hormonas.

La hiperplasia puede regresar después del tratamiento. Parece más probable que regrese si tiene sobrepeso con un índice de masa corporal, de más de 35.

La hiperplasia atípica puede convertirse en cáncer de útero. 20 años después del diagnóstico, alrededor de 28 de cada 100 mujeres diagnosticadas con hiperplasia atípica desarrollarán cáncer de útero. Sin embargo, la histerectomía es una cura completa si se realiza antes de que se desarrolle el cáncer.