Seis recomendaciones para prevenir las resistencias antimicrobianas

0
121

PUBLIRREPORTAJE PFIZER

Los medicamentos antimicrobianos, especialmente los antibióticos que actúan contra las bacterias, están perdiendo su eficacia de manera alarmante porque los microorganismos mutan o adquieren genes de resistencia y encuentran maneras de resistir a los efectos de los antibióticos. Así, el desarrollo y diseminación de las bacterias multirresistentes (BMR) constituye actualmente una amenaza real para la salud pública mundial, reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS), produciendo 700.000 muertes anuales en el mundo. 

Hay muchos factores que han acelerado la amenaza de la resistencia a los antimicrobianos en todo el mundo, entre ellos el uso excesivo e indebido de medicamentos en los seres humanos y en la ganadería y la agricultura. Además, el uso indebido de antibióticos durante la pandemia de COVID-19 podría conducir a la aparición y propagación aceleradas de resistencia a los antimicrobianos.

Conscientes de la magnitud del problema, Pfizer, en colaboración con las sociedades médicas SEIMC, SEMICYUC, SEMPSPH, SEFH, y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP) ha lanzado la campaña Actúa Ahora, Stop Resistencias, cimentada sobre la base de un Documento de Compromiso, que mediante una serie de recomendaciones, busca ser una llamada a la acción de la sociedad en su conjunto y de todos los agentes involucrados en este problema de salud pública para impulsar la sensibilización sobre la resistencia a los antimicrobianos.

Para prevenir y controlar la propagación de la resistencia a los antibióticos, se recomienda a la población general:

  • Tomar antibióticos únicamente cuando los prescriba un profesional sanitario. Nunca automedicarse.
  • No pedir antibióticos si los profesionales sanitarios consideran que no son necesarios.
  • Seguir siempre las instrucciones de los profesionales sanitarios con respecto al uso de los antibióticos y no interrumpir nunca el tratamiento antibiótico, aunque los síntomas mejoren.
  • No utilizar los antibióticos que le hayan sobrado a otras personas.
  • Prevenir las infecciones lavándose frecuentemente las manos, preparando los alimentos en condiciones higiénicas, evitando el contacto cercano con enfermos, adoptando medidas de protección en las relaciones sexuales y manteniendo las vacunaciones al día.
  • Preparar los alimentos en condiciones higiénicas tomando como modelo las cinco claves para la inocuidad de los alimentos de la OMS (mantener la limpieza; separar alimentos crudos y cocinados; cocinar completamente; mantener los alimentos a temperaturas seguras; y usar agua y materias primas inocuas), así como elegir alimentos para cuya producción no se hayan utilizado antibióticos con el fin de estimular el crecimiento ni de prevenir enfermedades en animales sanos.

Mitos y Realidades sobre la resistencia a los antimicrobianos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here