La mitad de las personas con alternaciones del tiroides no lo sabe

0
6711

La sal que se tome debe ser yodada

La tiroides y su hormona, la tiroxina, son muy importantes para que el cuerpo funcione correctamente. La tiroides, a diferencia de las otras glándulas, puede estar influenciada por nuestra dieta, según la SEEN, y para que la tiroides fabrique tiroxina necesita yodo. “Uno de los efectos más conocidos de la dieta baja en yodo es el bocio (aumento de volumen de la glándula tiroides). También sabemos que la deficiencia de yodo en la alimentación es la causa más frecuente de retraso mental en el mundo, que podría ser prevenible”, sostiene el Dr. Vila.

En general, los alimentos son pobres en yodo y tradicionalmente el alimento que más lo aporta, de manera natural, es el pescado, pero se debería comer cada día para cubrir las necesidades de nuestro organismo. Por eso, la Organización Mundial de la Salud recomienda que la población tome sal yodada, especialmente los niños, las mujeres que están en edad fértil y también las embarazadas. No se refiere a que se tome más sal, sino a que la que se tome sea yodada.

Asimismo, la leche (normal, semi o desnatada) lleva también yodo en cantidades bastante destacables, por lo que también se recomienda que se tome cada día. El Dr. Vila matiza: “Los últimos estudios realizados en España  muestran que la mayoría de niños tienen un consumo de yodo adecuado, especialmente relacionado con la toma de lácteos, pero en la población adulta y, especialmente las mujeres en edad fértil, la ingesta de yodo es más justa: consumen menos leche y el consumo de sal yodada no llega al 50% de la población”.

Por eso, la SEEN insiste en que es necesario el consumo de sal yodada en vez de la normal para garantizar un aporte suficiente de yodo, especialmente en niños, mujeres en edad fértil y embarazadas, sin olvidar la ayuda que pueden suponer los lácteos y la necesidad de dar comprimidos con yodo en las mujeres embarazadas que no tengan por costumbre tomar ni leche ni sal yodada.

Cáncer de tiroides

Entre las enfermedades que afectan al tiroides, el cáncer de tiroides está aumentando lentamente a lo largo de los últimos años. Esta neoplasia maligna es la quinta más frecuente en la mujer y su prevalencia es comparable a la del cáncer de útero, y sólo se ve superado en frecuencia por el de mama, pulmón y colon.

No obstante, tal y como apunta el Dr. José Carlos Fernández García, miembro también del área de tiroides de la SEEN, “aunque los nódulos tiroideos son comunes y aparecen en hasta un 20-30% de la población general, realmente el porcentaje de nódulos tiroideos que corresponden a un cáncer de tiroides es muy reducido (en torno a un 5% del todos los nódulos tiroideos). Asimismo, si un nódulo tiroideo no sufre cambios significativos en un plazo de 5-10 años, suele tener un riesgo de malignidad muy bajo”.




Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here