Maniobra RCP y desfibriladores, claves para salvar vidas tras un infarto

0
222

En España más de 30.000 personas fallecen todos los años debido a una parada cardíaca. En muchos casos, se hubiese podido evitar la muerte si alguien hubiera iniciado una maniobra de resucitación cardiopulmonar (RCP) y se hubiese utilizado un desfibrilador público de manera inmediata. Está demostrado que más del 20% de las personas que sufren estas paradas cardíacas podrían sobrevivir si se aplica una RCP básica y se utiliza un desfibrilador público de manera inmediata. Cualquier ciudadano puede ser testigo de una parada cardíaca y tener en sus manos la posibilidad de salvar una vida, sin necesidad de tener conocimientos previos en medicina o asistencia sanitaria. Aprender a hacer comprensiones torácicas para suplir la función del corazón parado y conocer el sencillo funcionamiento de los desfibriladores automatizados (DEA) que se hayan en los lugares públicos, es fácil para personas de todas las edades. Hay estudios que demuestran que a partir de los 8 años los niños son capaces de aprender a hacer una RCP básica.

La Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias tiene una amplia experiencia en divulgación y formación de la RCP, cuyo máximo exponente es el Plan Nacional de RCP que organiza y avala cientos de cursos de formación cada año. Como iniciadora de esta formación, tanto a personal sanitario como a la ciudadanía, tiene entre sus objetivos divulgar la importancia de aprender estas maniobras, así como realizar jornadas de formación para que la población general aprenda a realizar una RCP básica y a utilizar los DEA.

“Si la mayor parte de la población fuese capaz de realizar RCP básica y a usar los desfibriladores automatizados (DEA) podríamos mejorar la supervivencia y disminuir las secuelas de las personas que sufren una parada cardíaca. Hay estimaciones que indican que se podrían salvar más de 100.000 vidas cada año en toda Europa” comenta la Doctora Isabel Ceniceros, Gerente del Plan Nacional de RCP de la SEMICYUC.

El Plan Nacional de Resucitación Cardiopulmonar de la SEMICYUC y el grupo de Trabajo de Cuidados Cardiológicos y RCP de la sociedad científica se unen a la iniciativa del European Resucitation Council y del Consejo Español de RCP, poniendo en marcha diferentes acciones a lo largo de todo el territorio español con el fin de concienciar a la ciudadanía de la importancia de saber actuar ante una parada cardíaca, bajo el lema “Todos los ciudadanos del mundo pueden salvar una vida”, a instancias de la Declaración del Parlamento de la Unión Europea del 14 de junio de 2012 donde se propuso la creación de una semana europea de concienciación de la parada cardíaca PCR.

El 16 de octubre es el Día Europeo de concienciación de la Parada Cardíaca (European Resuscitation Council), y por ello, a lo largo de esta semana se realizarán, en lugares públicos de varias ciudades españolas, talleres prácticos gratuitos para enseñar a la población las maniobras de RCP básico en niños y en adultos. También se organizan talleres en los hospitales para que los familiares de pacientes hospitalizados o que acuden a consultas, y el personal propio del hospital, aprendan a realizar una RCP básica. Habrá talleres dirigidos a diferentes asociaciones de pacientes, de vecinos, deportivas, etc. para seguir concienciando de la importancia de saber realizar estas maniobras y aprender a realizarlas allí donde se produzca la parada cardíaca.

Y, por supuesto, habrá actividades dirigidas a los más pequeños. Los niños pueden salvar vidas, ya que pueden enfrentarse a situaciones de paradas cardíacas de familiares y deben saber a quién tienen que llamar y cómo deben actuar.

Comenta Isabel Ceniceros que “uno de nuestros principales objetivos como sociedad científica al frente del Plan Nacional de RCP es continuar con esta labor divulgativa de informar de la importancia que tiene para la supervivencia el hecho de que toda la población esté formada en las técnicas de reanimación y uso de desfibriladores automatizados, así como favorecer las políticas de implantación de DEA de uso público.”

El objetivo de la SEMICYUC a través del PNRCP es formar a la población en cómo detectar una parada cardíaca, activar los servicios de emergencia, iniciar compresiones torácicas de forma precoz y efectiva, así como aprender el funcionamiento de los DEA. Desde la sociedad científica también existe el firme compromiso de conseguir la implantación de más desfibriladores en lugares públicos para poder obtener los mismos resultados que en otros países, es decir, conseguir aumentar la supervivencia de las víctimas de una parada cardíaca. Se ha demostrado que en los casos de parada, sin desfibrilador ni formación en RCP básica de la población, solo se consigue la supervivencia en un 6% de los casos, en cambio, cuando se hace uso de desfibriladores semiautomáticos (DEA) y se forma a los ciudadanos el número de supervivientes aumenta a un 20%.

Por este motivo la SEMICYUC ha puesto en marcha la iniciativa “Centros Cardioprotegidos SEMICYUC”, un proyecto que nace con la intención de ampliar la implantación de los Desfibriladores Externos Automatizados (DEA) con personal formado en Soporte Vital Básico (SVB).

“Las posibilidades de supervivencia a una parada cardiaca secundaria a una arritmia ventricular están en torno a un 10% en nuestro país, según el registro nacional OHSCAR de parada cardiaca extrahospitalaria y sólo a una cuarta parte de los pacientes con ritmo desfibrilable se les había aplicado la desfibrilación antes de la llegada del equipo sanitario. Las estadísticas cambian cuando se aplican programas de implantación de DEA públicos con formación simultanea a la población, un 20% de supervivencia con buen pronóstico neurológico como demuestran los registros de Dinamarca y Japón, junto con formación a la población”, declara la Dra. Ceniceros. Los nuevos “Centros Cardioprotegidos SEMICYUC” permitirán mejorar la seguridad y la calidad de la ciudadanía en lugares públicos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here